Posesión infernal

23

La posesión en el fútbol no puede ser un fin en sí mismo. No se trata de monopolizar la pelota sino de dónde la tienes y qué haces con ella. Esos axiomas los tienen ya aceptados la mayoría de aficionados y, desde luego, los profesionales que, salvo algunas excepciones ya cercanas al integrismo, repudian la posesión como única Religión Monoteísta Futbolística. Pep Guardiola, sin ir más lejos, por citar a uno de los técnicos a los que se suele asociar con el tiki taka. Término, por cierto, que suena más a cóctel hawaiano que a otra cosa.

Sin embargo, años de lucha contra cierta intención de instalar el juego de posesión como Pensamiento Único Futbolístico han acabado por producir una paradoja un tanto extraña: algunos han terminado por creer que tener la posesión es malo. Hombre, pues eso tampoco. Viene a cuento porque ya se percibe que una de las ideas básicas de Julen Lopetegui es controlar el partido a partir de la pelota. En este inicio de temporada, el Real Madrid se ha convertido en el equipo de las grandes ligas europeas con mayor porcentaje de balón, y eso no parece ser casual.

Si no reduces la manida posesión al absurdo, te encuentras con una realidad obvia: si tienes la pelota, hay menos posibilidades de que el rival te marque gol. Teniendo en cuenta que otra de las -lógicas- obsesiones que circulan en el imaginario colectivo madridista en este comienzo de año es la necesidad, casi obsesión, de lograr una mayor fortaleza defensiva, la intención de Lope se entiende perfectamente.

Al contrario de lo que en los años 90 y primera década del presente siglo se transmitía desde algunos púlpitos mediáticos (en aquella época pre-redes sociales toda información táctica venía de los medios tradicionales), la posesión es en la mayoría de ocasiones un recurso más defensivo que otra cosa. Pocos equipos resultaban tan acorazados como la España de Del Bosque que ganó el Mundial a base de unoceros. Al Barça de Guardiola, por seguir la línea, tampoco le llegaban. Resultaba tan increíblemente difícil hacerle ocasiones que Mourinho se inventó el repliegue más ofensivo de la historia: el Madrid no tenía la bola en los Clásicos, pero estaba cerca del gol.

Aquello estuvo bien. El mourinhismo se conserva en un formol mental del que queda el regusto de lucha de guerrilla diaria, de sacudida eléctrica que despertó a club y afición. Pero, tras cuatro Copas de Europa en cinco años -aunque sea ya raro decirlo, se trata de una hazaña que quizá nadie iguale-, el Madrid necesita otra cosa. Mejor dicho, los jugadores que conforman la plantilla del Madrid requieren otra cosa. La apuesta de Lope por la posesión no tiene, por tanto, una intención filosófica (aunque en secreto el madridismo sí disfruta de esa forma de apabullar al rival y habla de posesión en la intimidad) sino de proyectar las características de sus jugadores. Kroos, Ramos, Isco, Benzema, Modric, Ceballos, Asensio, Bale (sí, Bale), Marcelo… son futbolistas que disfrutan con ese estilo de juego y que pueden dar lo mejor de sí de esa manera.

Obviamente, el plan se completa con velocidad en los pases, presión tras pérdida, desmarques de ruptura, transiciones rápidas con lanzadores de primer nivel (Benzema, Isco) y delanteros que pueden amenazar al espacio (Mariano) y en conducción (Asensio, Gareth). Pero, como punto de partida, quizá priorizar la posesión no sea tan infernal.

23 COMENTARIOS

  1. “Si tienes la pelota, hay menos posibilidades de que el rival te marque gol”. De primero de sofismas valdanianos. Falso: Hay menos TIEMPO, no menos posibilidades. Las posibilidades se definen de manera crítica por los pases que superan rivales (ver artículo de Hughes en ABC). Si se acula la defensa rival es más difícil superar rivales. Saturación del juego, lentidtud, previsibilidad. Si se sube demasiado la línea defensiva es más fácil ser superado.

    Juego total. Jogo bonito. Tiqui taca (atraca). Jugar “bien”. Es un recurso más publciitario que otra cosa. Si te ganan siempre quedará el recurso de decir que tú jugaste “bien” y que los otros “sólo se defendieron”. O que el césped estaba largo, o seco o demasiado verde.

    Jugar BIEN es GANAR y no una filosofía/religión de juego excluyente.

    • El texto que copia-pega viene precedido de una frase: ”
      Si no reduces la manida posesión al absurdo, te encuentras con una realidad obvia:” Para saber a qué se refiere, habría que añadir aquella con la que concluye: “Obviamente, el plan se completa con velocidad en los pases, presión tras pérdida, desmarques de ruptura, transiciones rápidas con lanzadores de primer nivel (Benzema, Isco) y delanteros que pueden amenazar al espacio (Mariano) y en conducción (Asensio, Gareth).” Esto le lleva a su conclusión: “como punto de partida, quizá priorizar la posesión no sea tan infernal.” Desde luego, muy lejos de entenderlo como una “filosofía/religión de juego excluyente”. De hecho entiendo que una de las intenciones del artículo es no dar a entender eso. A mi me parece un gran artículo pleno de sentido común.

      • He comprendido el texto perfectamente, gracias, Juan. Lo que no parece estar tan claro es que esta manera de jugar -tan válida como cualquier otra- acaba por convertirse siempre en una religión para algunos. Una religión obligatoria además. Esto es así porque una camarilla de antimadridistas PRISA comenzó a deslizarlo hace años desde programas como “El Día Después” entre otros. Camarilla que ahora se esparce casi por cualquier medio que se consulte. Y al final, adscribirse a una única manera de jugar limita tus posibilidades de victoria. De nuevo, te vuelves previsible. Hay que improvisar, adaptarse, vencer.

        (Espero que no se entienda que mi opinión es una crítica personal hacia Emil, con el que estoy de acuerdo más a menudo que no).

    • Ha dado usted en el clavo.
      Jugar bien es encontrar la manera de ganar y lograr ejecutarlo. Y la forma depende de cada partido. A veces hay varias formas de ganar, otras solo una. Y si esa una no le gusta a según qué medios y aficionados, ya la tenemos montada en el Real Madrid.
      Porqur haga lo que haga el Real Madrid, NUNCA es suficiente.

  2. Tener la posesión es útil en muchas fases del juego, agotas al rival físico, o aletargas a la defensa ordenada. Pero sin jugadores que muevan la pelota con rapidez y precisión, sin desmarques continuos y alguien que envíe esos balones a tiempo y/o con regates absurdos y pérdidas de balón innecesarias se puede convertir en el peor de los verdugos. Esos superdotados los tenemos, hacerles dominar y ganar un partido mediante la posesión es tarea realizable, pero no debemos olvidar a los enemigos con pies de barro, lanzar rápidos contragolpes a enemigos bien armados en su delantera resuelve partidos y evita lesiones. A esos superdotados del contragolpe mortal los tenemos también. Con esos mimbres, compromiso y concentración no hay dios que le tosa a mi equipo.

    • Pues a mí me está gustando la manera en la que desactivamos la presión adelantada (que tanto daño nos hacía la temporada pasada) por medio de un movimiento de balón acompañado de un ensanchamiento del campo hacia los laterales. En esa circulación participa también el portero, pero a la primera ocasión se lanza el balón en largo hacia alguno de nuestros veloces puntas.

  3. Yo entiendo que la posesión es buena a veces, como dice Toni Madriles, en algunas fases del partido…pero en general a mí me parece un coñazo…no sólo agotas al rival sino a los aficionados…porque menudo tostón cuando ves que renuncian al ataque para no perderla y la secuestran….y la esconden…empiezan a desplegar el abanico…y a mover el balón de derecha a izquierda y de izquierda a derecha…y a lo mejor después de 300 pases han avanzado 15 centímetros en el campo contrario….

    Entiendo los momentos y los partidos, en un partido que ya ganas por dos o más goles de diferencia puede ser lo lógico y tampoco no siempre, dependiendo del rival pues es más inteligente ser reservón, no lanzarte como un loco a tumba abierta a buscar más goles y poner en peligro el marcador…..pues en eso caso pues vale, marea al rival….todo depende….pero vamos, que a mí como sistema me parece el antifútbol…tan antifútbol como lo que hace el Cholo…para mí ambos sistemas son las dos caras de la misma moneda….dos sistemas defensivos por antonomasia…los dos bendecidos, el primero porque lo llevó hasta sus últimas consecuencias el dalaigrana y el otro también defendido porque lo abandera el macarra de los banquillos españoles e ídolo de la prensa madrileña.

    En suma, que todo está bien en su justa medida…pero puestos a abusar yo prefiero que abusen del fútbol ofensivo y alegre…

    Saludos

    • Yo evidentemente no me refiero al tostonazo de la selección que todos recordamos, que espero que lo de ahora no sea un espejismo y haya cambiado algo. El caso es que cuando el rival sale fresco y presiona arriba si tu medio campo maneja con soltura y rapidez el balón, se ve claramente cómo cualquier contrario retrasa líneas y empieza a defender cada vez más atrás. Entonces aparecen las bandas, los pases entre líneas y los tiros desde el borde del área. Y parece fácil pero hace falta una gran inversión, y algo de suerte, para que tu equipo pueda hacer eso. Si alguien entiende de boxeo sabrá que no consiste en golpes definitivos continuamente como nos hacen creer en el cine, sino esgrima, distancia, golpeo continuo y colocado y esquivas y fintas. El dominio del ring que ahoga y asfixia al contrario. Eso es el dominio del partido, que el rival genere sus fallos.

  4. El halago hasta el infinito y más allá de la posesión se hace con un propósito: afear al Realmadrid. Más aún cuando al Barça lo entrena Guardiola y al RM lo entrena Mou.

    Quiero recordar que nada más llegar Mouriño al RM, Alfredo Relaño enterró su “villarato”, esa ayuda arbitral al Barça, par no dar munición al enemigo, ¿Y quién es el enemigo? Pues sí, Florentino ficha al pérfido portugués y ese tándem hace las delicias del director de AS como el dupla perfecta para golpear. Pero no es el único, Julio Pulido intervenía en las tertulias de ondamadrid repitiendo la misma consigna: “hay que alecciónar al madridismo que meterse con Mouriño no es meterse ocn el RM”, y se quedaba tan pancho. Así se las gastaba ya el jerifalte de deportes de mediaset y claro, sus cachorros aprenden la línea editorial de este sujeto.

    El linchamiento mediático a MOu gana adeptos y para despreciar, minusvalorar, desprestigiar cualquier posible logro que hiciera el RM con Mou al frente, se elevo a los altares el manido tema de la posesión. Por eso la opinión del espectador, aficionado, usuario, ciudadano que, como es lógico, se informa de las radios, televisiones y prensa, está contaminada con el tema d ela posesión. Y de ahí la esquizofrenia de si es buena o mala, o el rondo infinito a ninguna parte es más importante que meter un gol al contraataque, que ya sabemos que si lo hace el RM es algo vergonzoso pero en el Atleti un arma y en el Barça un recurso. (Hay montones de ejemplos de lo que estoy diciendo que tan bien ha recogido en el último lustro Richard Dees para su programa ElRadio).

    De aquellos barros estos lodos, señores.

    Si los porteros del Real Madrid uno juega la liga y el otro Champions y Copa, es una aberración (dicho en radiomarca, ser, cope, ondacero y Cuatro), pero si al año siguiente hace lo mismo Luis Enrique en el Barça, entonces “es algo a lo que hay que acostumbrarse” (dicho también en los mismos medios). Extrapolarlo al juego, es igual: si lo hace el RM hay que ponerle peros pero si lo hace el Cholo o el BArça está fenomenalmente hecho.

    No os engañéis, como todo, depende de quién practique la posesión es buena o mala, y ya sabéis cómo es la posesión, el contraataque, la rotación, los cambios y las alineaciones en el Real Madrid, algo malo.

    Ellos siguen jugando su partido. Sí, esos periodistas que en las tertulias y debates proponen estas absurdeces de elevar a filosofía el mantener el balón a toda costa para que no me hagan gol. Y cómo se ha usado tanto, de forma torticera y falaz, que la posesión es lo mejor del mundo mundial, pero si ahora, algo parecido lo hace el enemigo, el RM, pues hay que darle otra vuelta, y claro, las cosas cambian y lo que antes era bueno ahora es malo y viceversa. Lo vimos cuando llegó Luis Enrique al Barcelona, resulta que ya no tenía tanta posesión y el contraataque empezó a ganar protagonismo, entonces el discurso periodístico nos machacó con “evolución”. Al final es un tema de semántica para atizar y rellenar por parte de nuestra prensa y gurús (Segurola y Valdano, por ejemplo son amigos de Pep, así que las loas son constantes y para siempre, porque ellos son los que sí que saben de fútbol). Recuerdo también perfectamente afirmaciones en tertulias de radio que si Toni Kroos jugaba de mediocentro lo hacía fuera de posición, si era Koke el que lo probaba entonces era polivalencia, y si Sergi Roberto, el heredero de Xavi, pasaba de mediocentro a lateral derecho, era evolución. Este permanente doblerasero ha abonado y propiciado este caldo de cultivo en el que haora nos movemos de forma esquizofrénica o mejor dicho, un trastorno de múltiple personalidad.

    Mientras en el campo está el rival a batir, ya sea al contraataque o sin posesión, el enemigo sigue exigiendo desde los medios, de forma exacerbada y vehemente, lo que debe hacer el RealMadrid, por ejemplo el 11 que debe alinear y si no pone a fulano o zutano es algo GRAVE. Tal cual, no me lo invento lo ha dicho hace una ora aproximadamente Julio PUlido , jefazo de deportes de mediaset, en Deportes Cuatro. Así se las gastan.

    p.d.: no podemos obviar el torticero papel y su pérfida voluntad para intoxicar, de la legión de “ciudadanos periodistas” que pululan en los medios y conforman su línea editorial. 😉

    • p.d.: perdonad las faltas de ortografía que en realidad son errores mecanográficos porque escribo de tirón, vomitando el sapo que llevo dentro por la insidia, desfachatez e impunidad con que actúan los caraduras de la prensa que desgraciadamente, generan opinión. 😉

      • Vagawain, eso lo tienes presente desde los tiempos de tu blog??? Creo que son los principales temas de los cuales se habla ahi; al menos que yo haya visto. Un dia si te animas nos haces una compilación??? Recalco el ”si te animas”, vale??? Muy interesante e instructiva tu exposición, como complemento del artículo.
        Saludos.

  5. A mi eso del toquenaccio siempre me pareció un tostón insufrible. Siempre me gustó más el estilo rock and roll, a veces heavy, de los equipos de Mou. Cuando Mou tenía equipo. Con el toquenaccio tienes que tener a los mejores y en su mejor momento para ganar. Con el estilo fuerte y rápido de Mou es preciso tener un tipo de jugadores determinados, pero no necesariamente deben ser los mejores.

  6. Dice el autor que “…en secreto el madridismo sí disfruta de esa forma de apabullar al rival y habla de posesión en la intimidad”.
    Pues que quiere que le diga, yo no disfruto especialmente de las posesiones infinitas. Sólo me convence una jugada muy hilvanada si lleva a alguna parte. Eso de tener el balón para que no lo tenga el rival es una de las cosas que más me irritan en el campo. Es más, tengo al madridismo por una afición ‘impaciente’ en varios sentidos, y uno de ellos es que no le gusta que el equipo se demore en llegar al area rival.
    Y ya entrando en mis preferencias personales, me siento más realizado como seguidor si el equipo corta un balón y lo introduce en la portería rival en tres o cuatro toques. Manías que tiene uno.

    • Estoy de acuerdo.

      Hay algo que veo particularmente peligroso en el nuevo estilo, y es la imposición de salir con el balón jugado en defensa, ya se vio en la supercopa porque es mala idea.

      • Sin embargo ante Leganés se vio cómo desactivó las ganas de presionar arriba. No es tocar por tocar, -quizá en la Supercopa aún estábamos “verdes”-, son movimientos ensayados en cierto modo. Con la defensa muy abierta para obligar al rival a pegarse un palizón a correr si quieren intentar robártela, no aguantan más de diez minutos jugando a eso. Además no nos limitamos a tocar en corto, sino que también si se tiene la ocasión se lanza en largo a gente como Bale o Asensio.

  7. La posesión “no es mala de suyo”, que diría el padre bonete (QEPD).
    Yo también hablo de la posesión en la intimidad. Y estoy de acuerdo con el autor en su planteamiento.
    El modo de jugar debe acompasarse a los jugadores que tiene el equipo. Con Modric, Kross, Benzema, Isco, Asensio, Ceballos, y hasta Bale, el juego combinativo no es un disparate, sino casi una consecuencia.
    Posesión con el sentido de generar los huecos que permitan abrir la defensa. Para eso las combinaciones tienen que ser muy rápidas y precisas. Y estos jugadores pueden.
    No se trata del gili taka infinito para no llegar a ninguna parte, y del que el partido de la selección en el mundial contra Rusia es el mejor exponente. Esa sí que es una posesión infernal, por lo aburrida.
    A mí también me gusta el contaataque vertiginoso que llega a la portería contraria en tres toques. Recordemos el gol de Bale en Gerona, tras el pase largo y preciso de Isco. Pero, ¿por qué tenemos que escoger entre un tipo de juego y el otro, si tenemos jugadores que pueden jugar de las dos maneras?
    Creo que no hay que condenar “la posesión” porque el Barcelona de Guardiola jugó a eso hasta la náusea. Hay que jugar según los jugadores que se tengan, y aprovechar sus condiciones como mejor convenga.
    Saludos.

  8. Hablando de la selección, lo mejor y lo peor del fútbol de toque se ha visto en dos partidos ante Rusia: uno en las semifinales de la Euro 2008, y el otro en octavos de final del Mundial 2018.

  9. Gracias a Mou se ganaron las últimas 4 copas de Europa, desperto el espíritu madridista y a rebujo se ganaron las orejonas, la posesion aburre vale igual el gol de Bale en Gerona que el del año pasado al Coruña con 54 toques

    • Ya de eso se hablo una vez… Digamos que Mou nos enseñó la importancia de defendernos de la prensa. Y ciertamente le dio al Madridismo un cierto empuje de ánimo, pero de ahí a que incidió en las Champions… Yo creo aportó tu grano de arena, como muchos otros (jugadores y cuerpo técnico), pero no tanto. Ahora, frente a la prensa, si tiene todas las medallas. Critican sus desplantes, y yo, ni los justifico ni los suscribo, pero aquel que esté en su posicion de ojo del huracan periolístico, y se detenga a enfrenterase con medios leales a los más desleales de todos, no le auguro un buen final… He ahí el aporte principal de Mou, a mi parecer. Para la 10ma Mou tuvo n oportunidades, no solo frente al Barca, y no cuajó. Luego, con Ancelotti… Tú mismo.
      Saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí