Paco Buyo: “Piqué vive feliz en el fango”

3

 

Gonzalo Gómez, colaborador de esta publicación, creció adorando a Paco Buyo por encima de todas las cosas. Amaba el fútbol y el Madrid, pero su obsesión era el Tigre de Betanzos. Una madre de su amiga, a la sazón profesora en la Facultad de Magisterio, se ofreció para conseguirle un autógrafo del jugador del Rayo Vallecano Argenta, alumno suyo en la universidad. “Vale, pero pídele que ponga Paco Buyo”, respondió Gonzalo sin titubear. 

Le cuento la anécdota a Buyo (sin llegar a esos niveles de fanatismo, fue también uno de mis ídolos de adolescencia) y se ríe con un mohín de discreto orgullo. Polémico y polemista, es capaz de responder a la gallega cuando quiere o eso indica la primera impresión, porque enseguida se hace evidente que jamás se esconde. Acaba de jugar con los veteranos en Valdebebas. “Se te ve en una forma estupenda”. “No sé si estoy en forma. Pero estoy”.

Y tanto.

P: ¿Cómo juzgas este inicio de temporada?

R: El equipo, como es lógico, se focalizó mucho en las dos Supercopas (de Europa y de España), a lo que siguió una involuntaria relajación, quizá inevitable. Las Supercopas las ganó brillantemente y convenció del todo. Pero de esa relajación vivieron esos malos resultados del Bernabéu. El Valencia es un grande, venido a menos pero grande al fin, por lo que ese empate podía esperarse, pero no los otros dos resultados ante Levante y Betis. (Nota: la entrevista ha tenido lugar antes del empate ante el Tottenham).

P: ¿Sólo eso? Hay un madridismo que habla de mala planificación de la temporada, de bajas importantes que no se han cubierto en la plantilla.

R: La política de fichar talento joven está siendo un éxito. Mira a Asensio. Ahora se han unido jugadores como Ceballos o Theo, de enorme potencial ambos. También Llorente, que tiene un futuro envidiable. Pero sí me parece que el equipo se ha debilitado en la delantera. Recibimos una cantidad muy importante por Morata, pero la pérdida deportiva ha sido grande porque sus características no la tiene ningún otro jugador de la plantilla: es buen rematador, cae bien a las bandas, juega bien de espaldas, tiene movilidad y gol. Vamos a echar de menos a Morata en algún momento. De hecho, ya le hemos añorado durante la sanción de Cristiano. Con todo, sigo pensando que tenemos la mejor plantilla de Europa.

P: Se habla mucho del tema arbitral en estos primeros compases del campeonato. Al Madrid le han expulsado el mismo número de jugadores que al Barça en dos años. ¿Están los colegiados perjudicando al Madrid?

R: Los árbitros están muy sensibles contra el Madrid. Son de silbato ligero contra nosotros, pero más remisos contra otros como el Barça. No quiero pensar mal de los árbitros, pero la expulsión de Cristiano Ronaldo ante el propio Barça en la Supercopa, que le costó cinco partidos de sanción, fue completamente absurda, porque puedes discutir si era o no penalti pero es evidente que no lo fingió, no se tiró. Y luego están los comités, que no le quitaron al menos la tarjeta correspondiente al falso piscinazo. En fin, el Madrid tiene que luchar siempre contra los elementos, y siempre se rehace.

Echaremos de menos a morata

P: Está bien pelear contra los elementos, por ejemplo luchar contra un gran rival y hacer proezas como remontarle en un campo impracticable, pero ¿contra estos elementos de los que hablas también hay que luchar?

R: Parece que sí. (Risas).

P: Hay quien relaciona todo esto con las escuchas de la operación Soule y todo lo que se está descubriendo a raíz de las mismas.

R: Creo que los árbitros deberían estar organizados en un órgano independiente de la Federación, lo que les restaría presiones. Pero los colegiados, como pasa con los jugadores, salen al campo a hacerlo lo mejor posible. A impartir justicia.

P: Aun saliendo dispuestos a impartir justicia, ¿no podrían estar mentalmente predispuestos en algún sentido, si atendemos a lo revelado en esas escuchas?

R: Bueno, en algún momento el subconsciente les puede recordar alguna cosa, como aquella situación del Madrid en las elecciones de la Federación, pero en esencia son imparciales. También creo que el Madrid debe fijarse poco en los árbitros.

P: Y en general se fija poco, al menos públicamente. No suele pronunciarse. Zidane muy raramente lo hace, por no decir nunca. ¿Qué opinas de Zidane, por cierto? 7 títulos (entre ellos una Liga y dos Champions) en menos de dos años. ¿Cuál es su clave?

R: La principal es que tiene grandes jugadores. Y luego tiene un gran entendimiento del club y de esta plantilla. Su manejo del vestuario es esencial. Ha logrado un gran ambiente.

P: Conseguiste 13 títulos oficiales como jugador, entre ellos 6 Ligas. ¿Deberían haber sido 8?

R: (Risas). Por lo menos.

P: Tenerife…

R: Tenerife, sí.

P: ¿Estás harto de hablar de ello?

R: No. Otra vez los elementos. Ya conté aquella terrible experiencia en el avión hacia allá, no recuerdo si en el primer o en el segundo tenerife, con aquella despresurización en la cabina que nos hizo acabar medio desnudos y sudando. Todos perdimos varios kilos, y con eso tuvimos que salir a jugar. Y luego sobre el campo el resto de factores, claro.

P: Lo dices de un modo muy elegante…

R: Bueno, es que fueron un cúmulo de variables. En el primer Tenerife Puentes Leira, que entonces era linier, nos pitó un fuera de juego inexistente de Milla. Ese gol nos habría dado la Liga.

P: ¿Por qué no se dio nunca importancia a esa jugada, que costó una Liga? Ni siquiera a posteriori. Es una jugada que es como si nunca hubiera existido. Desapareció del debate.

R: Correcto.

P: Pasaron muchas más cosas raras. Los famosos maletines del Barça a los futbolistas del Tenerife.

R: Por ganar, sí. Entonces no eran ilegales, pero que no me cuenten, como me decía Pier en El Chiringuito hace algún tiempo, que no los hubo. El propio capitán del Tenerife, Toño, lo admitió.

P: Se habló de cosas más feas que maletines por ganar. El propio Milla contó en privado que un jugador del Barça le había ofrecido dinero, pero en este caso por perder.

R: De eso no sé nada.

P: ¿Nada?

R: Nada. No lo sé.

P: ¿Por qué casi nadie protestó después de aquel primer tenerife? (Sí se protestó más en el segundo, recuerdo a Zamorano especialmente iracundo).

R: Nah, no se podía protestar. Nos habrían dicho que era el recurso del perdedor. Pero todo el mundo vio lo que pasó: el gol mal anulado a Milla, una expulsión injusta en nuestra contra… El segundo arbitraje, de Gracia Redondo, fue por el estilo, con dos penaltis muy claros escamoteados a Zamorano, que en efecto se quejó. Gracia Redondo nos pidió perdón bastantes veces después, por aquella actuación suya. Y Zamorano se quejó ante los medios, sí, es que era muy evidente.

P: Un famosísimo locutor radiofónico dijo en antena un día que él sabía de buena tinta que uno de esos dos árbitros fue comprado. Su compañero en ese momento le impidió seguir hablando, pero aquello fue dicho.

R: Nah, yo no creo que pasara algo así. Los árbitros pueden equivocarse. Pueden tener un día caprichoso en que lo ven todo en contra del mismo equipo. Pero creo en su honradez.

P: ¿También ahora?

R: Sí. Decíamos antes que el club no se queja. Si el club no se queja, ¿por qué nos vamos a quejar nosotros?

P: Quizá precisamente por eso. Porque el club no se queja y alguien debe hacerlo. Pero cambiemos de tercio. ¿De qué entrenador guardas mejor recuerdo?

R: De la mayoría, pero tengo una debilidad por Leo Beenhakker. Junto a Cruyff, le dio otro aire al fútbol español. Siempre se habla de Cruyff pero no se hace justicia a Leo, que también contribuyó a modernizar nuestro fútbol. El dream team de Cruyff fue excelente, aunque no conviene olvidar que de las Ligas que ganó dos fueron las de Tenerife y otra la del penalti de Djukic en Coruña, una moneda al aire que les salió cara. Aquello me dolió por partida doble: por deportivista y por madridista.

siempre se habla de cruyff pero no se hace justicia a beenhakker, que también contribuyó a modernizar el fútbol español

P: Con tu larguísima trayectoria, solo fuiste 7 veces internacional con la absoluta.

R: Bueno, primero fui suplente de Arconada, por ejemplo en la Eurocopa del 84. Pero luego pasaron cosas raras. El portero del Madrid era el menos goleado y ganaba títulos, pero el titular en España era el portero del Barcelona. ¿Y el suplente? El suplente de España era el suplente del Madrid.

P: ¿Cañizares?

R: Cañizares.

P: ¿Cómo se explica eso?

R: Pues no sé. La cosa empezó con Suárez, con quien yo tenía una excelente relación desde mi época del Deportivo. Puede que se quedara sin llamarme a raíz de aquel incidente que tuve con Futre. Hubo mucha prensa en mi contra a resultas de eso y pudo influir. Los periodistas deportivos de entonces no confesaban sus preferencias futbolísticas, pero eso no les impedía ponerte a parir. (Risas).

P: Ahora sí confiesan esas preferencias. ¿Es mejor así?

R: Yo creo que sí. De este modo, cuando habla o escribe un determinado periodista, la gente se hace su composición de lugar.

P: Tú participas ahora de ese mundo en tu condición de tertuliano. ¿El Chiringuito es un ejemplo de eso?

R: Sí. Todo el mundo sabe de qué pie cojea cada colaborador. Y es un programa plural: hay uno del Madrid, otro del Barça, Atleti, Valencia… La gente lo critica diciendo que es el Sálvame del fútbol y tal. ¡Pero todo el mundo lo ve! Pedrerol lo lleva muy bien, hay un buen debate y de vez en cuando, incluso, se da alguna que otra primicia.

P: Antes te preguntabas si Beenhakker tiene el reconocimiento que merece por su trayectoria en el Madrid. ¿Y Paco Buyo? ¿Lo tiene?

R: No lo sé, pero no me preocupa en absoluto. Lo cierto es que la gente me recuerda con cariño, me paran, me saludan… En lo que respecta al club… (Vacila un segundo). Bueno, parece que el club tiene más en cuenta a los exjugadores que vinieron de los Galácticos para acá que a los que estuvimos antes que los Galácticos.

P: Antes hablábamos de los dos traumas de Tenerife pero hay dos grandes traumas europeos: la eliminación en semifinales ante el PSV y el 5-0 de Milan. ¿Cuál de las dos es un peor recuerdo?

R: Lo de Eindhoven. Cuando son superiores a ti y te golean es duro, pero lo aceptas y punto. Pero con el PSV fuimos superiores. Merecimos pasar. Por oportunidades, pudimos ganar 4-0 ambos partidos. Así es mucho más amargo.

P: ¿Pero no es más doloroso ser aplastado por un rival, el Milan, que demuestra ser muy superior a ti?

R: En el partido de ida no lo demostraron. Fuimos mejores, pero ellos marcaron un gol lleno de fortuna. En la vuelta planteamos un encuentro muy ofensivo, marcados por el mal resultado de la ida. Y no jugamos mal los primeros minutos, tuvimos nuestras ocasiones. pero nos agarraron en varias contras y se pusieron 2-0. A partir de ahí, nos desmoronamos. Ellos tenían un superequipo.

P: Se habla mucho de la actitud del Bernabéu con los jugadores. ¿A ti te pesaba el Bernabéu?

R: De ninguna manera. Me encantaba jugar allí. Siempre lo digo: a mí dame un Bernabéu exigente. Así es como tiene que ser. Eso te ayuda a no descuidarte, a prepararte, a estar siempre alerta. No entiendo las críticas al público. Es una gran afición. Sobre todo, porque llena todos los domingos el estadio.

P: ¿Y ser exigente, como dices, implica silbar a los jugadores propios? ¿Es inteligente hacerlo?

R: Es su forma de mostrar su disconformidad. Pero se habla de esto como si fuera exclusivo del público del Madrid. Todas las aficiones silban. Se dice por ejemplo que la del Atleti no silba, que es la mejor del mundo. Mentira. Todas lo hacen.

P: ¿Quién ha sido el mejor portero de la Historia del Madrid?

R: Ha habido tantos… Miguel Ángel, García remón, Iker…

P: Y Paco Buyo, ¿no?

R: Bueno… Lo que sí te puedo decir es que yo gané dos zamoras, pero en el actual equipo ganaría siete. Sé cómo hacerlo.

P: Ah, ¿sí?

R: Sí. Yo aportaría un carácter atrás, pondría orden. Yo ayudaría en eso. Si a este equipo lo ordenas bien, no te llegan. Yo siempre decía a mis defensas que debían guiarse más por lo que oyeran que por lo que viesen. “Atento”. “Arriba”. “Salta”. “No te muevas”. El portero debe impartir órdenes y la defensa obedecer.

gané dos zamoras. con el actual equipo ganaría siete.

P: Entonces parece condición indispensable el que el portero hable el mismo idioma que los defensas.

R: Sí. De contrario, lo tiene jodido.

P: Pues a ti te quitó el puesto un alemán que acababa de llegar y no hablaba el idioma.

R: Bueno, no me lo quitó. Fue un capricho de Capello, que decía que le gustaban los porteros altos.

P: ¿Es verdad que te subiste a una silla y le dijiste: “Míster, ¿le vale así”?

R: Sí, es cierto. Illgner era un gran portero y lo hizo muy bien. Pero en los partidos de entrenamiento todos querían venir conmigo. Yo era un ganador nato. Me jodía perder hasta en los entrenamientos.

P: ¿Estás harto de que te pregunten por Piqué?

R: Ya cansa. Y lo más importante: él es feliz viviendo en el barro. Lo que quiere es que hablen de él, aunque sea mal. Él quiere ser presidente del Barça o de la Generalitat. Empezaríamos a fastidiarle si le ignoráramos. O si le alabáramos, lo cual le desconcertaría mucho. Aquellos aficionados que fueron a increparle al entrenamiento de la selección deberían haber ido a aplaudirle y a corear “Piqué presidente”. Lo haces y acabas con él. Lo descolocas y se convierte en el cachondeo nacional. El insulto hace que el jugador se crezca. Cuando a mí me decían de todo en el Nou Camp, yo pensaba: “si no me temieran no me insultarían así. Esto es que soy la leche”. Por tanto, con Piqué hay que hacer lo contrario.

 

Entrevista: Jesús Bengoechea

Fotos: JB Vara de Rey

 

 

 

 

 

 

3 COMENTARIOS

  1. Buenas noches, yo ya me intuía que D. Paco Buyo era un poco cortito( algo raro en
    un gallego), pero después de leer la contestación a la pregunta de La Galerna, mis
    temores se han confirmado, no sólo no le cortaron a aquel periodista, sino que tanto
    D. José María García, como EL de La Morena, tuvieron los santos cojones de amenazar
    a los periodistas que tirasen de la manta, Esta es la pregunta
    Un famosísimo locutor radiofónico dijo en antena un día que él sabía de buena tinta que uno de esos dos árbitros fue comprado. Su compañero en ese momento le impidió seguir hablando, pero aquello fue dicho.

    R: Nah, yo no creo que pasara algo así. Los árbitros pueden equivocarse. Pueden tener un día caprichoso en que lo ven todo en contra del mismo equipo. Pero creo en su honradez.

    Por parte de Comunero nada más que decir, si D. Paco cree en la honradez del entonces
    modesto económicamente Gracia Redondo, es evidente que la conclusión lógica es que
    llevo dos años en La Galerna perdiendo el tiempo.
    Saludos blancos, castellanos y comuneros

  2. Los de Tenerife fueron 2 robos sonrojantes, absolutamente impresentables. El tiempo dicen que lo cura todo, pero después de tantos años, cuando hablan de aquello…
    ¡Dios, qué robos! Creo que por ahí empezó a atracar Villar y el Farsa. A los jóvenes madridistas les recomiendo buscar vídeos de esos encuentros, si los hay, y verán cómo al Madrid le faltan 2 ligas que fueron a parar a…
    Adivinen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí