Liverpool: un equipo de autor con dinamita arriba

19

El Liverpool Football Club se ha clasificado para la final de la Liga de Campeones esta temporada, lo cual ha sido una sorpresa para la mayoría de analistas. ¿Cómo este club tan particular, que ha ganado 5 Copas de Europa pero no consigue un título desde la Copa de la liga (la copa no importante de Inglaterra) en el año 2012 ni una liga desde 1990 va a jugar el partido más importante a nivel de clubes que se disputa en el mundo del fútbol? Vamos a intentar explicarlo.

La mayor máquina ofensiva que ha visto Europa

Las cifras no engañan. La estadística acusa. El Liverpool 2017/18 se ha convertido en el equipo más goleador de la historia de la Liga de Campeones, que se dice pronto. 46 goles en 14 partidos, porque sí. El Liverpool disputó la fase previa esta temporada, eliminando por un global de 6-3 al Hoffenheim. El récord anterior lo tenía el Fútbol Club Barcelona, que marcó 45 goles en 16 partidos en la temporada 1999/2000.

Además, el tridente Mané, Salah y Firmino es también el más goleador de la historia de la competición, y con sus 29 goles supera en un tanto a los que marcó la BBC en la temporada 2013/14. 29 goles sin contar esta fase previa contra el Hoffenhein, con la cual la cifra se iría a 31. Y mientras que en los 28 goles de la BBC fue Cristiano el que marcó más que sus dos compañeros juntos, en este caso se reparten protagonismo: Firmino y Salah han anotado 10 tantos cada uno, y Sadio Mané, 9.

Otro detalle importante sobre las cifras goleadoras del Liverpool es que, pese a lo que pudiera parecer, al equipo de Jurgen Klopp no le importa el escenario ni jugar lejos de Anfield. De hecho, ha igualado otro récord: 20 goles fuera de casa en Champions League, cifra que sólo había alcanzado el Real Madrid en la temporada de la Décima.

El tridente más goleador del mundo

El titular suena rimbombante, pero es la realidad. La clave absoluta de este Liverpool, el hecho que ha permitido a este equipo alcanzar esta instancia, es el tridente formado por Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané. Ya hemos comentado que es el trío más goleador de la historia de la Liga de Campeones, pero, además, como supondremos, es el que más tantos ha anotado en toda Europa en todas las competiciones.

Y es que, estos tres genios no solamente han aplastado récords en Europa. Salah ha sido el máximo anotador esta temporada de la Premier League, anotando 31 goles en 34 partidos, ganando el premio a mejor jugador de la competición y rivalizando con Leo Messi para la Bota de Oro. Mané y Firmino han aportado 10 y 15 goles en la Premier respectivamente. Ni Neymar-Mbappe-Cavani, ni la BBC, ni las delanteras del Barcelona, el Bayern o el Manchester City llegan a esas cifras totales.

El tridente del Liverpool es una invención de Jurgen Klopp, que apostó por ellos frente a jugadores con más trayectoria como Sturridge o, en su tiempo Benteke, jóvenes prometedores como Origi o Solanke, o siquiera un esquema de juego menos arriesgado. Y es que, los tres cracks se complementan a la perfección.

el tridente del liverpool es una invención de jurgen klopp

Mohamed Salah es el más mediático. Ha destrozado todos los registros de goles anotados por un debutante en el Liverpool. Su adaptación en su retorno a la liga inglesa desde la muy diferente competición italiana no ha podido ser mejor.

Salah es un jugador muy especial. Los únicos hombres que han marcado esta cantidad de goles en una temporada sin jugar como delantero centro de referencia son Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Parte desde la posición de extremo derecho pero cae por todo el frente de ataque. Tiene desborde, tiene velocidad, tiene potencia física y tiene muchísimo gol. Con toda justicia se habla de él como candidato a Balón de Oro esta temporada.

La temporada de Salah arroja una duda: ¿el nivel de esta curso, comparable a los mejores años de leyendas del deporte como Cristiano y Messi, es sostenible en el tiempo? Parece difícil, pero sus cifras goleadoras en Italia ya eran buenas y es probable que, manteniéndose en el equipo de Klopp -con todo lo que le genera el técnico alemán y de lo que hablaremos más adelante- aunque baje el nivel en un futuro éste siga siendo muy alto.

¿el nivel de salah es sostenible en el tiempo?

Roberto Firmino es el jugador más infravalorado del Liverpool y quizás del panorama futbolístico europeo. Verle jugar es una delicia, y los benzemistas como un servidor no encontramos un jugador más parecido al francés que el brasileño que porta el 9 en el Liverpool, sin ser ese 9 clásico. Pero hay que dejar claro una diferencia: Roberto Firmino ve puerta con mucha más facilidad que Karim Benzema.

Firmino es un escándalo de futbolista. Parte desde el puesto de delantero centro para asociarse con sus compañeros tanto de espaldas como girándose y de cara, arrastra defensas con sus diagonales y genera espacios para la llegada de sus compañeros del tridente. Pero, aparte de eso, vuelve a llegar a zona de remate, se desmarca con inteligencia y dispara a puerta con acierto. Las cifras de récord del Liverpool en ataque se generan gracias al extraordinario talento de Roberto Firmino.

Sadio Mané es seguramente el jugador de menos nivel del tridente, pero sigue siendo notable. Originalmente extremo derecho, desde la llegada de Salah parte como extremo izquierdo. Es muy rápido, muy potente y, aunque sea más físico que técnico, no le falta calidad. Desborda mezclando velocidad y fortaleza, va muy bien en el juego aéreo y también marca goles muy fácilmente.

El único problema de la delantera del Liverpool, y un tema que será recurrente en este artículo, es la falta de revulsivos en el banquillo. Tanto Ings como Solanke, los delanteros suplentes -Sturridge salió en diciembre tras no jugar apenas entre lesiones y bajo nivel- son sumamente inferiores al de los titulares. Para que el lector madridista se haga la idea, es pasar de Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Marco Asensio a jugadores del nivel de Borja Mayoral. Si disputan minutos en Kiev será que las cosas no marchan bien para los hombres de Klopp.

Un centro del campo cogido con alfileres

Dejamos la delantera y el Liverpool pasa a ser un equipo que, por calidad, es casi del montón. Y nos paramos en primer lugar en el centro del campo porque es donde la situación está más al límite.

El Liverpool, a fecha de hoy, solo presenta tres centrocampistas de la primera plantilla sanos: James Milner, el capitán Jordan Henderson y Georgino Wijnaldum. Los tres son jugadores muy intensos y bastante desordenados. No es un perfil que le desagrade a Klopp.

Henderson a priori es el mediocentro, pero no es un ancla clásico a lo Casemiro o Busquets. Mueve bien el balón en largo y va al suelo con facilidad. Milner sorprenderá a muchos, es el máximo asistente en Copa de Europa esta temporada. Líder del vestuario, derrocha físico y tiene más talento del que aparenta. Wijnaldum es un interior clásico de ida y vuelta, potente, que llega a las dos áreas y que presiona al límite. Los tres presionan, ganan rebotes y rematan.

james milner es el máximo asistente en copa de europa esta temporada

¿Y qué ha pasado con el resto de centrocampistas para que sólo haya tres sanos? Oxlade-Chamberlain, que era interior titular y seguramente el de más nivel de la plantilla, ha tenido una lesión que le dejará seis meses fuera. Lallana, el centrocampista más técnico del equipo, apenas ha jugado este año también por lesiones y es difícil que llegue a Kiev. Emre Can acaba contrato en verano y acarrea unas molestias que recuerdan a las de Pepe o Khedira sus últimas temporadas en el Real Madrid. Grujic salió en invierno y Keita, el fichaje estrella proveniente del Red Bull Leipzig, no llega hasta verano.

Quedan como únicos suplentes los jóvenes Camacho o Woodburn que apenas cuentan para Klopp. Si hay lesiones en el medio campo, entrará a jugar en esa posición uno de los laterales suplentes de la plantilla, de los que hablaremos a continuación, Moreno o Clyne; o se pasará a un esquema de tres centrales introduciendo a Klavan.

Una defensa vulnerable

Si hablamos de que la defensa del Liverpool es vulnerable y no un adjetivo mucho más contundente es por un nombre: Virgil Van Dijk. Su presencia desde que llegó en invierno ha convertido a un equipo que ciertamente era muy flojo atrás en uno que sí, tiene en la defensa su parte más débil, pero que ha dado un salto de calidad capaz de hacerle encajar solamente un gol en 180 minutos contra un Manchester City de Guardiola que anotaba con muchísima facilidad.

Van Dijk ha sido uno de los centrales más caros de la historia, pero, francamente, es un jugador que marca la diferencia, una pieza individual que automáticamete mejora al equipo y aumenta el nivel de sus compañeros. Es fuerte, despeja cualquier balón en el área, va bien al corte, es poderosísimo en el juego aéreo, es más rápido de lo que aparenta, tiene cierta calidad para sacar el balón jugado y es muy inteligente. Es, sencillamente, buenísimo. ¿Defectos? Puede sufrir ante transiciones y le cuesta acudir a tapar espacios dejados por los laterales.

Otra pieza defensiva del Liverpool merece nuestra atención y una alabanza por su nivel: Andrew Robertson. Se ha convertido, sin medias tintas, en uno de los mejores laterales izquierdos de Europa. No brilla mucho, pero es férreo en defensa, rápido para transitar y se incorpora con mucha inteligencia al ataque. No tiene el nombre o la calidad de Marcelo o Alaba, pero todos los equipos de Europa querrían tener un valor tan seguro para ese puesto.

andrew robertson se ha convertido en uno de los mejores laterales izquierdos de europa

El resto de jugadores titulares del Liverpool sencillamente no son fiables. El joven Alexander-Arnold es casi un extremo reconvertido: pensemos en Lucas Vázquez de lateral y nos quedará algo parecido. Se esfuerza, es muy veloz… pero no conoce la posición y es mucho mejor en ataque que en defensa. Lovren es un central con muchas carencias que sobrevive gracias a las ayudas de Van Dijk. Es inferior a cualquiera de los defensores que puede alinear en ese puesto el Real Madrid. Y el portero, Karius, aunque le ha ganado finalmente el puesto a Mignolet, rinde bien, pero sencillamente no marca la diferencia y está lejos del nivel de los mejores del mundo.

Al menos en defensa, a diferencia del resto de puestos de ataque, Klopp cuenta con alternativas. Clyne, lateral derecho, es el mejor suplente que presenta la plantilla y no es inferior a Alexander-Arnold. Alberto Moreno, lateral izquierdo, es un agujero defensivo pero se proyecta muy bien en ataque. El tercer central, Joel Matip (ex compañero de Raúl en el Schalke 04), quizás de más nivel que Lovren, está lesionado; Ragnar Klavan, el cuarto, es físico y cumplidor. Mignolet es un portero irregular capaz de actuaciones de época y también de fallos groseros.

Cómo juega el Liverpool de Jurgen Klopp

Jurgen Klopp no necesita presentación. Pocos técnicos más radicales en Europa, con su amor por las transiciones. Sus equipos se desordenan con la premisa de desordenar también al rival y matarle en el ida y vuelta gracias al físico de sus jugadores, su alta capacidad para robar arriba tras pérdida y unos atacantes que con espacios son ultradominantes. Pocos toques, nunca abusar de la posesión y generar muchas ocasiones. El rival siempre cae en el juego. La mayor virtud de Klopp es crear espacios a su equipo incluso cuando el oponente no se presta a ello.

Todo equipo ataca mejor con espacios, con una defensa desordenada, con jugadores fuera de sitio, con laterales que no están en su puesto y centrocampistas que no llegan a la cobertura. Klopp consigue que el Liverpool se encuentre en este escenario muchas veces por partido gracias a una clave fácil de entender: Gegenpressing, es decir, ahogar al rival cuando tu equipo ha perdido el balón. La defensa se adelanta, los centrocampistas y delanteros muerden al rival y la salida del oponente es tan sucia que se pierde rápido o en una zona inadecuada. Y allí, las balas del Liverpool en ataque, por potencia y velocidad, son mortales.

la mayor virtud de klopp es crear espacios a su equipo incluso cuando el rival no se presta a ello

Por supuesto, esto tiene un lado malo. Si la presión del Liverpool no es exitosa, el equipo queda desguarnecido y muy vulnerable en defensa. Y estos ataques tan rápidos son poco precisos. El Liverpool tiene calidad en sus piezas para ello, pero no deseará normalmente hacer un ataque posicional con una posesión larga. A cambio, sabe bien cuándo presionar y cómo hacerlo manteniendo líneas juntas.

¿Es este estilo una ventaja para el Real Madrid? Es difícil saberlo: el Madrid esta temporada ha sufrido tanto ante ataques verticales como ante algunos más pausados. En cualquier caso, este Liverpool ultraofensivo es muy diferente al Atlético de Madrid y la Juventus de anteriores finales de Champions League.

Consideraciones finales pensando en Kiev

El Real Madrid es favorito para esta final. Así lo dicen las casas de apuestas y muchos expertos. Pero este Liverpool es un equipo que tiene todas las armas para hacerle daño. Y va a generar muchísimas ocasiones.

Por si había dudas, el Liverpool es mucho más rápido que un Real Madrid al que le faltan piernas (solo Asensio, Lucas y Bale son veloces en ataque) y cuando está en plena efervescencia es muy fácil que marque en esos 30 minutos de vorágine. Al Madrid le perdonaron la vida, fallando muchas ocasiones, el PSG en Madrid, la Juventus en Turín y el Bayern tanto a la ida como a la vuelta. Sería un milagro que el Liverpool no castigara con dureza esta debilidad defensiva notoria que ha presentado el equipo esta temporada.

Pero si el Madrid es favorito es por algo. Más allá de la incomparable diferencia en experiencia europea y en finales, la desigual calidad de los jugadores es evidente. El Liverpool puede sufrir muchísimo si el Madrid saca el balón de manera ordenada, si acumula posesión y si las presiones de la delantera y de un centro del campo con más físico que rigor posicional no tiene éxito. Isco o Asensio recibiendo a la espalda de Henderson y Wijnaldum serían armas letales. Y el escenario de enfrentar a Lovren o Alexander-Arnold ante cualquier atacante blanco debe hace sonreír a un madridista. Y Klopp, a diferencia de ZZ, no tiene revulsivos de nivel.

el real madrid es favorito en kiev

Tres detalles más. Primero: el Liverpool de Klopp no se ha enfrentado a un equipo como el Madrid de Zidane. Ha eliminado en Champions a un equipazo inglés pero que conocía muy bien como el Manchester City de Guardiola y dos conjuntos que eran los más débiles en esos sorteos. Segundo: Klopp lleva una experiencia perdiendo finales destacada, dos en 2016 con el Liverpool y una final de la Champions en 2013. Y tercero: Klopp ya sabe lo que es derrotar y eliminar al Real Madrid, precisamente en 2013. Ningún conjunto, salvo el Barcelona de Messi, le ha creado más problemas al Real Madrid este lustro que el BVB de Klopp.

Es una final, y el Real Madrid acostumbra a ganar las finales. Y por equipo, juego, e historia, debe ganar. Pero aunque mucho ha llovido y ambos equipos son radicalmente distintos, viendo la trayectoria de ambos conjuntos esta temporada, no sería una sopresa que, como en la última derrota del Real Madrid en una final de Copa de Europa, el duelo entre reds y blancos volviera a llevárselo el equipo del Mersey.

19 COMENTARIOS

  1. Bravísimo, qué perfecta exposición!
    No he encontrado un estudio tan serio y bien escrito en toda la prensa “profesional”.
    Felicidades.

  2. Relativicemos un poco el mensaje.El “temible” Liverpool está en la Premier en el 5° puesto con 72 puntos ( a 27 del lider) los mismos que nosotros, con un partido mas , y en goles marcados y recibidos estamos a la par. Esto en una competición que del 6° para abajo es notablemente inferior a la Liga.
    En Champions salvo al City (equipo de gordos Segurola dixit) se ha enfrentado a equipos menores.
    Y lo de equipo con un ataque demoledor es una música que ya la hemos escuchado este año (PSG con Neymar y Mbappe; Bayer con Lewandowski y Robben etc) y luego pasó lo que pasó.
    No se si algún jugador del Lvpool habrá jugado una final de Champions pero es un partido especial y la experiencia condiciona mucho ( que le pregunten al Valencia o al Atlético).
    Dicho esto respeto al rival todo, pero miedo ninguno.

  3. El verdadero problema es que el Real Madrid este año ha llegado a la final sufriendo muchísimo y tirando de la mística de la camiseta. No es, para nada, el equipo arrollador de la temporada pasada.

    Si se analiza friamente, ha concedido numerosas ocasiones en todas las eliminatorias y ha estado agarrado a las cuerdas del cuadrilátero durante muchos minutos. Que sí, que somos el Madrid, pero yo veo una final con mucha incertidumbre.

  4. Pues yo a esta final le tengo más miedo que a un nublado…es cierto que todas me ponen muy nerviosa…y ya ni os cuento cuando el rival han sido los cansinos colchoneros, que de haberlas perdido hubiera sido insoportable aguantarlos….si ya sacan pecho con las derrotas no os imagináis de lo que serían capaces de haber ganado una champions, sí ese título que sólo han olido de lejos, al Real Madrid….me estresaba sólo pensar en el post-partido jeje.

    Pero mi miedo ahora es de desconfianza hacia el equipo…no hemos llegado nada bien….ni estamos bien…es cierto que nos hemos deshecho de grandísimos rivales….pero no veo bien al equipo…contra el Bayern aquí fue una agonía casi como contra la Juve…..tengo miedo de la dinamita que tiene el Liverpool y lo mal que defendemos, sé que ellos tampoco pero atacan como demonios….y tampoco tenemos mucho gol más allá de Cristiano…

    Pues eso, que tengo miedo, mucho miedo….

    Saludos

    • No tendría casi ninguna duda de que el Madrid del año pasado vencería a este Liverpool. El de esta temporada arroja muchas más dudas.

  5. El análisis es estupendo. Estoy especialmente de acuerdo en lo de Roberto Firmino. En muchas cosas de lo demás, sinceramente lo desconocía…
    Por cierto, leí en un artículo también que Coutinho lo vendieron porque no entraba en el esquema de Klopp, lo cual me sorprendió un poco. Si es tan bueno como para pagar 150 kilos, debería entrar en cualquier esquema, ¿no?

    Muchas gracias, gran trabajo.

  6. Buenas Nacho. Coutinho era titularísimo. Se le vendió porque la oferta era casi irrechazable económicamente y el jugador tenía la intención de irse, pues ir al Barcelona es ciertamente un salto adelante.

  7. Uno de los peores equipos que podía tocar. Prefería al City y su posesión.
    Solo de pensar en Salah cogiendo la espalda de Marcelo, me entran sudores fríos.
    Y lo peor, es que Zidane no ha corregido en toda la temporada la fragilidad del sistema defensivo.
    No entiendo que el Madrid sea favorito.
    Solo he visto perder una Copa de Europa al Madrid, precisamente contra el Liverpool.
    Me temo que este año será la segunda.

  8. Extraordinario análisis. Coincido con Juan y con lo que implícitamente se deduce del artículo. El Real Madrid, si juega al nivel que pueden dar sus jugadores, con su experiencia y esa camiseta va a ganar la final. El temor está en la debilidad, especialmente defensiva, que ha mostrado este año, en el que no ha llegado a la excelencia que demostró la pasada campaña.
    Por supuesto que no se llega a una final de Champions sin un magnífico equipo y el Liverpool lo es.
    Yo sé lo que les pasa a los pesimistas. Como dice Paz, cada uno lleva el miedo como puede o sabe.
    Valor madridistas. Los nuestros son muy buenos. Esto va a terminar como casi siempre, o sea con la 13ª.

  9. Necesito más de esto, queda mucho, estoy concentrándome demasiado, todo el mundo al que hago caso, que no es todo el mundo, está no hablando de esto, ……., cuantos días quedan aún, ……. 🙂

  10. Pues nada lo que necesita el madrid es CONCENTRACIÓN principalmente en Defensa, con Ramos y Varane en su máximo esplendor y un San Keylor, sin embargo esta Final se va a jugar en lo Táctico, porque jugar al contraataque “a ver quien corre más´´ como en la Vuelta vs Bayern es peligrosísimo por mucho que Bale esté en su mejor Forma, pero de que vamos a sufrir vamos a sufrir ojalá no. Hala Madrid.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí