La historia interminable

3

El fichaje de Rafa Benítez por el Real Madrid me ilusionó menos que llegar a un bar y recibir Ron Barceló porque no queda Brugal. Fue como si el pesimismo se plantase en mi puerta con traje gris, gesto añoso y pronunciadas arrugas para hacerme compañía. Lo digo en octubre justo antes de añadir que mi confianza en Benítez es plena. Me lo enseñó Mourinho, ese al que muchos nombran cada día en Twitter sin luego hacer caso a los mensajes ocultos que dejó su paso por el Santiago Bernabéu.

Hay un ‘Mourinhismo’ rancio, pasado de vueltas, que pone fotos del portugués en su perfil y lo elevan a los altares creyendo que ‘Mourinhismo’ es adorar a un ser y nada más. Lo cierto es que Mou inyectó un mensaje en el que la unión era el pilar sobre el que giraba todo. Enseñó que había que confiar en los proyectos, en las personas comprometidas. Que el Real Madrid no era un tren de alta velocidad con viajes de hora y media de duración. Años después de su legado, muchos caminan en dirección contraria y se comportan como esos periodistas a los que tanto censuraban en su momento.

Pasó con Carlo Ancelotti, al que algunos nunca tragaron por ser el primer capítulo ‘después de’, y pasa ahora con Rafa Benítez, cuya figura no cala porque en octubre no ha ganado ningún título y el equipo ha decepcionado en algunos encuentros.

Benítez ha tenido fallos, pero también aciertos. Dicen que el Real Madrid ha perdido dinamita arriba en lugar de analizar los partidos y ver que, en varios de ellos, hubo disparos como para desmoralizar al joven protagonista de ‘Whiplash’. También dicen que rota demasiado sin pararse a pensar que la primavera existe y sería conveniente llegar a ella de pie. Muchas de las críticas esconden el vomitivo deseo de algunos de ver a Benítez fracasando en el club blanco.

¿Debería tener más tacto con Benzema? Sí. ¿Podría haberse ahorrado el debate sobre Cristiano Ronaldo? Quizás. ¿Tiene que trabajar mejor defensivamente para que no dependamos de que Keylor Navas tenga la luz encendida? Posiblemente. Pero todo en el fútbol tiene un proceso y nadie conquistó el cielo en otoño. Ni siquiera Guardiola en el Barcelona.

Tampoco Mourinho en la Liga de los récords. Lo único que puedes hacer en estas fechas es perder títulos, cosa que Benítez no ha hecho. Arriba en Liga -menos puntos de los que nos gustaría, eso sí- y firme en Champions. Mi gran pega es que tengamos al Barça de rodillas y no hagamos caso cuando Roma nos pide su cabeza.

En definitiva, el madridismo vive inmerso en un bucle de tintes autodestructivos en el que se abraza lo que otrora se denunció y se niega lo que en su momento se pidió. La historia interminable.

la historia interminable

Compartir
Artículo anteriorEn tromba
Artículo siguientePeriodismo de investigación
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

3 COMENTARIOS

  1. Estuve decepcionado con Ancelotti, un entrenador sin rigor táctica que acaba perdiendo en Sevilla porque se le descontrola el partido y no lo sabe leer desde el banquillo, tuvo dos avisos antes del gol que supuso la derrota y no movió ficha. El partido de Sevilla sólo es un ejemplo de Ancelotti, un entrenador que queda bien con todos en el vestuario y que evita tomar decisiones conflictivas para no tener problemas con los jugadores, pues eso es lo que critiqué durante todo el tiempo que estuvo en el Madrid, fue un cobarde para no decirle a Casillas en verano de 2014 que no contaba con él, que ni siquiera iba a jugar un minuto, que tenía por delante a Diego Lopez o Keylor Navas, pero aceptó lo que imponían los pesos pesados del vestuario. Hemos estado dos años sin entrenador, no tomaba decisiones, man tenia a su 11 a cualquier precio y eso nos pasó factura, y lo de dar instrucciones tampoco era su fuera, basta con recordar que los dos últimos partidos de Hierro dio más gritos que él en toda la temporada.
    Compararme el caso de Ancelotti con Benitez, es una chorrada impresionante, mientras uno es un entrenador, toma las decisiones que cree que son convenientes para que el equipo llegue al final con posibilidades de competir, el otro era un maniquí, que se vendió a los pesos pesados del vestuario y prefería no tomar riesgos para que no le hicieran la cama como al anterior.
    La prensa está aprovechando el cabreo de gran parte del madridismo por el empate porque quiere desestabilizar al Madrid como sea, porque este Madrid es un equipo serie y temen que pueda ganar títulos, porque la mayoría de los medios de comunicación deportivos están controlados por antimadridistas y quieren que gane el Barça o cualquier otro equipo antes que el Madrid. Por eso la petición de dimisión en algunos medios y el intento de tapar las vergüenzas de Ramos, pero a los mejor la prensa se encuentra con lo que pasó en febrero de este año, pitan de nuevo a su niño bonito, el de los 10 millones.
    Si eso es mourinhismo rancio, pues lo soy y con orgullo, lo que no voy a aceptar un entrenador títere como Ancelotti que era incapaz de corregir sus propios errores.

    • En general de acuerdo contigo, pero no creo que Quillo Barrios llame mourinhismo rancio a lo que tú expones, que está perfectamente razonado y ni siquiera hace alusión al portugués. A veces se dice que tal o cual razonamiento es mourinhista cuando quizás lo único que se hace es apelar al sentido común sin que nada tenga que ver Mourinho con ello.

  2. 100 por 100 de acuerdo aunque considero que tampoco nadie se va a suicidar por ser sustituido y que no es necesario andar todo el día con miramientos a la hora de tomar y comunicar decisiones de equipo cotidianas. Oye , te cambio porque es lo mejor para el equipo y no hay más que hablar, que parecemos ursulinas.

    La pena es que estamos teniendo oportunidades de apuntillar al equipo de los imputados y al del pueblo y estamos perdonando. Sólo espero que no nos arrepintamos de no haber aprovechado mejor los tropiezos de nuestros rivales. ;(

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí