Jugar y ser

8

El partido fue divertidísimo, porque el Melilla mostró hasta qué punto cunde el oficio desde tercera división para arriba, con gente fuerte y habilidosa que pudo marcar en tres ocasiones, mientras el Real hacía lo propio en un toma y daca donde se sucedieron lances vistosos. Hacia los veinte minutos su zaga y su sala de máquinas se afianzaron, el juego empezó a hacerse en campo del contrario y las ocasiones fueron cayendo como fruto de un engranaje por momentos exquisito, donde solo precipitarse o elegir mal impidió a Mariano sacar algo en limpio. Algo parecido ocurrió con Vinicius, que por momentos me recordó a Drenthe, aunque hiciera un gol -algo tortuoso e inmerecido- y ante todo fuese capaz de internarse con gran estilo más de una vez, entre ellas la concluida en asistencia.

Ambos tienen potencia y ganas -se diría que el brasileño más variedad de recursos-, sin perjuicio de andar lejos todavía de quien decide serenamente, y puede ejecutar con frialdad. De ahí embriagarse con los propios logros, y tras un gran regate o control perderla de manera infantil, porque egos imperiosos tienden a sabotear sus ansias de reconocimiento, como una pescadilla que se muerde la cola en vez de cazar. Madurar depende siempre de que merme la autoimportancia, disfraz a su vez de inseguridades, y se diría que en este orden de cosas el carácter es el destino. Solo quien sea capaz de adaptar su yo al nosotros logrará escalar hasta cima.

Por su parte, Isco y Asensio dieron un curso avanzado de madurez, porque son jugadores espléndidos cuando se enchufan, y en vano intentaremos jerarquizar sus cuatro dianas, cada cual más destacada por esto o lo otro. Muy buena también me pareció la aportación de Llorente y Valverde, y prometedora la de Vallejo, tras tanta inactividad. Solari está poniendo de relieve lo profundo de su plantilla, y me sorprendió la combinación de electricidad y criterio exhibida por Fran García, un perfecto desconocido que emula la pinta excelente de otro novel como Reguilón. Lo mismo cabe decir del central Sánchez, una torre de tío con finura suficiente para marcar el gol más difícil de la tarde. Chavales con esas facultades muestran hasta qué punto las cosas se hacen con rigor en la esfera de juveniles, y qué alto anda el listón para jugar en primera.

También sabemos que todos los mencionados deberán saltar a estrellas, como corresponde a un equipo tan condenadamente exigente. Fuerza es lo mínimo, clase lo imprescindible, pero antes y después todo pende del carácter. Ya lo decía Heráclito.

8 COMENTARIOS

  1. Pensaba yo ayer, viendo a esa centella recién descubierta que es Fran García (primo de Koke y con diecinueve veranos), asistido con presencia por Valverde en el mediocentro, escoltados ambos por dos titanes en posición de central, con cantera en la punta y aun más en el banco, y acompañados todos por juventud en ciernes, que qué importante es en fútbol que se junten hambre y ganas de comer.

    Contra un segunda B poca euforia se admite, no obstante tácticamente no recuerdo haber visto a Asensio en la posición de Modric. En términos de ajedrez – sabemos don Antonio de su afición -, es maniobra de dos admiraciones para el técnico. Qué lección de fútbol, de colocación, de conducción de balón con sentido ofensivo (¿hay alguien más parecido a Messi hoy en la conducción?), de llegar por el centro justo como le falta llegar al croata y también a Kroos, ya lo comentamos. En la segunda parte subió a la punta derecha, su juego se resintió (no es su sitio), pero permitió por fin a Isco descolgarse y participar mejor del partido.

    A mi Asensio me gusta de punta por la izquierda, se entiende a la perfección con Marcelo e intercambia posiciones con Benzema, quien cayendo también a ese lado es quizá el mejor del mundo, así las llegadas de Asensio por el centro se producen con facilidad pues es un futbolista con fijación de portería. Pero ayer Solari me sorprendió, una vez más porque ya lo venía haciendo, con esa disposición del mediocampo, con atreverse a mandar a Isco a la punta derecha en la primera parte (donde se perdió un poco buscando una inexistente media punta, lo que llevó al técnico a intercambiar por momentos su posición con la de Vinicius) para incluir a Valverde de volante por la izquierda (fue en la primera parte y estuvo impreciso, en la segunda salió Ceballos por Llorente, el uruguayo bajó al mediocentro y demostró dónde sabe jugar), y sobre todo, con el trabajo táctico que seguro está realizando en Valdebebas con el suricato Vinicius.

    Cuenta Johan Cruyff en su maravilloso libro “Me gusta el fútbol”, que al Romario niño jamás le dieron un repaso después de un partido en el que hubiera marcado cuatro goles y que eso se notaba mucho en el futbolista adulto. Y me da la sensación de que con el suricato ha pasado lo mismo. Por eso es tan importante el trabajo de Solari y, a la vista de la colocación y el esfuerzo defensivo de ayer, parece que va viento en popa. Creo que fue su mejor partido hasta ahora, el más completo, y me parecen geniales los palos a su vanidad de atacante. Marcó y asistió pero pudo marcar más y, sobre todo, asistir mejor. A trabajar, suricato, que hay que sacar a la pantera.

    Por cierto, Pintus los va afilando, se mantiene la presión alta y ya no se ven esos bofes al final de los partidos. Solari me tiene, de momento, de lo más contento.

    • Al hilo de la posición de Asensio, siempre he pensado de él (también de Bale) que podía jugar en la posición de mediocentro “llegador” que ocupaba Di María, ya que les veo condiciones parecidas.
      En cuanto a Fran Garcia, entre este y Reguilón yo no volvería a poner a Marcelo en la defensa, sino más arriba.

      • ¿Y a quién sienta el míster?, por esa punta juegan Bale, Asensio, Vinicius, en casos Isco y hablan de traer a Neymar 😀 Los mirlos están saliendo del cascarón, ninguno lleva la calidad técnica a la excelencia como Marcelo pero usan más los pulmones sin pecar en absoluto de tuercebotismo. No les viene mal ir despacio, están además apretando las clavijas al brasileño a base de bien para que no se duerma. La cantera blanca navega a son de mar.

        • Creo que deberíamos dejar ya de pensar en términos cortoplacistas a la hora de pensar en quién juega y quién se sienta. En el fútbol actual un equipo como el Real Madrid necesita disponer de 22 jugadores que jueguen casi lo mismo a lo largo de la temporada. Tanto por el número de competiciones como por compromisos con diferentes selecciones.
          Por otro lado, tenemos que reconocer dos cosas en Marcelo: la primera es que es casi nuestro mayor agujero en defensa, la segunda que marca goles decisivos y está un poco por encima del resto en cuanto a definición en partidos con la defensa cerrada.

          • Bien, cierto es que el equipo disfruta futbolistas polivalentes y así debe ser, pero si de 22 jugadores utilizamos cinco en el mismo puesto, en algún sitio habrá desequilibrio. De hecho ya lo hay en la punta derecha, no es el puesto ni de Asensio ni de Bale. Me extrañará mucho si, después del Éibar, Solari emplea a Bale en esa banda. El mejor del mundo ahí es Mbappé, Lucas tácticamente es el que mejor conoce el puesto, habrá que esperar a ver si viene el francés. Me gustaría ver a Vinicius en esa punta, a ver a pierna natural qué sabe hacer.

  2. El artículo me parece una pieza excelente.
    Pero ese parangón con Drenthe me produce escalofríos, sólo de pensarlo.
    Ojalá Vinicius tenga más sentido común que el holandés.
    Saludos.

  3. Vinicius puede y debe ir aprendiendo a ser un jugador determinante, y poco a poco irá mejorando en los últimos metros, para ser más resolutivo.
    Me encantan Javi Sánchez, Reguilón, Valverde y compañía (aire fresco para apretar las tuercas s los veteranos que se duerman) y Llorente, ahora que vuelve Casemiro, hay que seguir dándole algo de continuidad, porque se volverá a marchitar.
    Tengo más dudas sobre Mariano, al que veo muy atolondrado y con mucha ansiedad (algún gol, le devolvería la tranquilidad).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí