Santillana: “Juanito hoy, públicamente, no criticaría a nadie del club”

6

En esta segunda parte de la entrevista con Carlos Alonso Santillana tocaremos más avatares de su mítica trayectoria profesional. También habrá lugar para la actualidad del club. Y para Juanito, por supuesto.

P: Cuéntanos cómo fue y qué sentiste cuando descubrieron que tenías un solo riñón y te enfrentaste a la posibilidad de tener que dejar el fútbol al inicio de tu carrera.

R: Jugamos contra el Español en Barcelona. Ese día me dieron un golpe enorme aquí, en la tripa (nos señala la zona). Yo intenté hacer una pared y me fui por el lado contrario del jugador, y él en lugar de ponerme el cuerpo levantó la rodilla y me pegó aquí en la tripa. Sabía que algo había pasado porque no me podía levantar del suelo y me sacaron en camilla. En el vestuario salió sangre al orinar. Casi me muero, casi me caigo patas arriba. En las pruebas se descubrió que tenía una malformación congénita y que tenía un solo riñón; muy grande, eso sí, porque el organismo es muy sabio y yo había tenido un hiperdesarrollo del riñón.

P: Para suplir el que faltaba.

R: Claro, pero yo no lo sabía. En aquella época hacías un electro, el pulso, la tensión, análisis de sangre y listo. Nadie me había encontrado esto. Había médicos que decían que no debía seguir jugando, que era un riesgo. Hasta que uno de los especialistas más importantes de España y el mundo me vio en Barcelona. Era el doctor Puigvert, que me recibió por mediación de Samaranch, porque no era fácil que te viera. Me hizo muchas pruebas y me dijo: “Carlos, todo está bien, se ha curado la herida, el riñón funciona. Es una cuestión psicológica por el temor de que te llegue a pasar algo”. Y me puso un ejemplo, que me convenció: “Vas por la acera andando, se cae un tiesto, te da en la cabeza, y te ha matado porque sólo tienes una cabeza; te dan un golpe en el hígado y como sólo hay un hígado puede matarte. Y resulta que tú sólo tienes un riñón”. ¡Yo tenía 20 años! Yo era un niño, ¿tú sabes lo que es? Psicológicamente me costó mucho recuperarme, estuve tres o cuatro meses que no… que no podía jugar, que tenía miedo. Pero al final el médico me dijo: “Si tienes una incidencia tienes más problemas que cualquier otra persona, pero tú has vivido toda la vida así, te funciona perfectamente, tú decides”. Y yo tiré pa’lante y hasta hoy, gracias a Dios.

_DSC1673

P: El aspecto psicológico, se dice, es fundamental para la recuperación de lesiones, y se apunta a ese factor cuando se habla de las recuperaciones tan largas de Jesé, de Varane, se dice también un poco de Bale…

R: Pero fíjate que psicológicamente esto era peor que una lesión. Tú sabes que de un músculo o un hueso roto con el tiempo te recuperas. Esto no, lo mío era un tema de salud de verdad, de mi vida. Y, claro, con veinte años te dicen eso con toda la ilusión que yo tenía…

P: Te coge con 30 años y a lo peor no vuelves al fútbol.

R: Claro, ya tendría mi carrera hecha, probablemente no hubiese vuelto. Ese ha sido el mayor problema que he tenido en mi carrera deportiva, lo del riñón. No sabía qué hacer. Pero prueba superada, hasta el punto que hoy día sigo jugando partidos con los veteranos.

P: Además de la angustia con el descubrimiento de lo del riñón, ¿la dos fechas más negras en tu vida deportiva serían cuando, en el 81, perdéis esa final de la Copa de Europa contra el Liverpool, y en el 84 con la derrota ante la Francia de Platini en la final de la Eurocopa? 

R: La final contra el Liverpool fue terrible. Recuerdo que nos costó mucho llegar a la final. La semifinal fue con el Inter, ganamos 2-0 en el Bernabéu y perdimos 1-0 allí, y nos clasificamos. Yo era capitán del equipo y tenía que subir a coger la Copa. Después de tantos años que no ganábamos la Copa de Europa, la ilusión que teníamos por ganarla, las veces que yo soñé por las noches con subir las escaleras del Parque de los Príncipes a cogerla… Y, claro, cuando ves a los demás a cogerla y tú con una medallita que te dan… Está muy bien, porque quedas segundo, pero no.

P: Además, con un gol de Kennedy, que creo que era el lateral izquierdo.

R: Que no había metido un gol en su vida. Pero bueno, circunstancias del partido. Fue un error nuestro, pero el fútbol está lleno de errores. Conclusión: perdimos la final y para mí fue una desilusión muy grande, como para cualquiera de mis compañeros y de los socios del Madrid que se trasladaron a París. Yo muchas veces le digo a mi hijo cuando coge el avión a ver una final de Champions: “¡Que ganen, que ganen, porque si no ya verás la vuelta que vas a tener!”. La gente en el aeropuerto por ahí, todos tristes… Bueno, bueno… Te cargas de una responsabilidad enorme, porque sabes que se han desplazado cuarenta mil personas desde Madrid al partido, y para todos es una desilusión que te mueres porque te sientes responsable.

P: ¿Qué se siente cuando eres, junto con Juanito, el único jugador que tiene una canción de guerra que se canta todos los partidos en el minuto 7?

R: Para mí es muy emocionante, me recuerda siempre a Juan. A ver, la canción se ha hecho fundamentalmente por Juanito, el que mi nombre esté ligado a él en esa canción pues es un orgullo. Nosotros hacíamos un tándem, ahora se habla de Cristiano, Bale y Benzema; o en su época, de Puskás y Gento. Nosotros éramos los dos delanteros que jugábamos en el Madrid. Terminaba la alineación: Juanito y Santillana. La relación tanto personal como la profesional era muy buena, nos conocíamos muy bien, sabíamos cada uno lo que íbamos a hacer en cada momento en el partido… El hecho es que Juan se nos fue, nos dejó, y para mí es muy importante que el aficionado del Madrid se acuerde de un hombre que vivía el madridismo y el Madrid muy intensamente, exageradamente. Y eso le trajo muchísimos problemas en su vida personal y en su vida profesional, porque él no se paraba a pensar las cosas. Yo era más tranquilo, y a mí me apetecía hacer lo que hizo Juanito en algunas ocasiones, pero yo contaba hasta tres: no, porque dejas al equipo con diez, te expulsan y ya no puedes jugar el otro partido. Pero Juanito era corazón e impulso. Y si tenía que pisar la cabeza a uno, la pisaba, porque habían sido injustos con él o con el equipo, o porque le parecía que un tío (Mathaus) se estaba riendo de nosotros, ¿no?

P: Pero cuentan que a los dos días de ese incidente va al colegio de su hijo y les dice a los niños: “Eso que hice no se hace, que sepáis que está muy mal y estoy muy arrepentido”. Tras la hecatombe, bajaba a la tierra y reconocía su error. Era un hombre de contrastes, dicen…

R: Sí, se arrepentía enseguida, al poco rato. Lo que pasa es que para entonces ya le había caído el castigo, o le habían expulsado unos años de Europa, o…

P: ¿Qué pensaría Juanito de este Madrid, el Madrid actual?

R: Juanito era muy madridista. Por eso, animaría y estaría conforme con el Madrid. Le gustase más o menos el juego que ahora mismo hace el equipo, él siempre diría que es bueno.  Juanito sería ahora mismo un forofo del Madrid más, iría todos los días con su bufanda. Seguro que resaltaría la labor de los jugadores y públicamente no haría críticas a nadie.

P: Su forofismo le podría…

R: Sí. Hombre, como aficionado se sentiría un poco decepcionado por la marcha actual, pero seguro que ahora mismo estaría diciendo: “No vamos a ganar la Liga, pero vamos a ganar la Copa de Europa”.

P: Aparte de con los jugadores o el entrenador, ¿con el club tampoco sería crítico? 

R: No. En su fuero interno, tendría su valoración de lo que le gusta más o menos. Además, como entrenador que era, tendría una visión de cómo querría que jugase su Real Madrid. Pero se lo guardaría para sí.

Juanito ahora mismo estaría diciendo: “No vamos a ganar la Liga, pero vamos a ganar la Copa de Europa”

P: ¿Nunca, por ejemplo, criticaría a la directiva? 

R: Por supuesto que no. Otros, como yo, vivimos el fútbol menos apasionadamente. Pero él, insisto, era un forofo de los de bufanda y camiseta del Madrid. Ahora mismo obviaría los defectos que tiene el equipo e insistiría en que vamos a ganar la Copa de Europa. Otros que somos menos forofos podemos analizar más, pero él no vería ningún defecto.

P: ¿Qué le dirías a estos madridistas que muchas veces pitan a los jugadores en medio del partido, quizás porque no ven la entrega o la pasión que desearían ver en el campo?

R: El socio del Madrid está acostumbrado a tener los mejores jugadores del mundo, a ganar muchas Copas, muchas Ligas; está acostumbrado a lo mejor. Entonces, exige mucho a los jugadores de todas las épocas, de antes y de ahora. Hay una cosa que yo tengo clara: el aficionado puede animar al Madrid, pero el que tiene que animar al aficionado es el equipo. Si el equipo sale al campo con una actitud positiva y esa actitud de presionar al rival, de querer el balón, la afición lo palpa enseguida. Pero si ve a un equipo que se viene atrás, que deja jugar, eso al socio del Madrid no le gusta. Al Madrid en el Bernabéu le gusta ir a por el partido, ir a por el equipo contrario y decir: aquí somos nosotros los mejores y vamos a ganar. Claro, el fútbol cambia y hay cosas que nosotros podíamos hacer en nuestra época y ahora es más difícil, porque hay mucha calidad en todos los equipos, tienen mejor preparación física. Pero lo que es importante es que los jugadores animen a la afición. Lo que el público no perdona es la actitud pasiva.

Los jugadores tienen que animar a la afición

P: Tú como delantero centro nato, ahora que parece que Cristiano está perdiendo parte de ese poderío físico, ¿crees que se puede reconvertir en un delantero centro al uso? ¿Le ves condiciones, o le puede faltar algo de juego de espaldas al marco?

R: Yo creo que Cristiano físicamente todavía está muy bien, y además es un hombre que tiene pocas lesiones y puede perdurar. Hombre, lógicamente a medida que van pasando los años uno va perdiendo velocidad; pero eso no le pasa a él, le pasa a todo el mundo. A Messi también le pasa, a todos les va a pasar. Pero Cristiano se puede amoldar perfectamente al nueve. Puede no ser el jugador más completo del mundo, pero es el mejor rematador del mundo, lo tengo clarísimo. Le pega bien con la derecha, con la izquierda, remata de cabeza, todo. Entonces, a poco que esté bien físicamente puede jugar más adelante sin hacer tanto desgaste. Su calidad como rematador no la va a perder nunca.

P: ¿Lo venderías? 

R: ¿Sabes qué pasa? Es muy importante que haya jugadores que metan muchos goles, pero lo fundamental es que el equipo gane títulos, y hay que hacer un equipo para ganar títulos. Si en ese equipo está metido Cristiano, fenomenal porque es un crack. O sea, es un supercrack, no lo vamos a poner en duda nadie. Yo no estoy de acuerdo con que la gente muchas veces le haga responsable de algo porque esté tres días sin meter gol. ¡Yo he estado seis partidos o siete sin meter un gol! Si eres delantero, muchas veces estás negado y no metes un gol, y de repente empiezas a meterlos como churros. Yo lo que creo es que el aficionado debe ver en Cristiano un jugador importante, rematador, que va a hacer siempre toda su vida muchísimos goles. Lo que tiene que exigir al Presidente, a la Junta Directiva, al club es que traigan jugadores para hacer un equipo de fútbol compacto, homogéneo, duradero, con un proyecto de fútbol para más tiempo. ¿Que está Cristiano? ¡Fenomenal! Pero que Cristiano no sea el fundamento. Di Stéfano ha sido en su época el mejor jugador del mundo, pero si no hubiera tenido a gente que rascaba en medio del campo, Zárraga, Muñoz, Santamaría atrás, Pachín, trabajadores y gente del fútbol, no hubiera ganado nunca nada. Entonces, ¿por qué a veces la gente señala a este jugador porque no ha metido goles? No pasa nada, un delantero meterá goles siempre, lo importante es que el equipo ayude a Cristiano a tener ocasiones. Ya verás que, si no lo mete hoy, lo mete mañana.

Lo que hay que exigir al Presidente es que traiga jugadores para hacer un equipo de fútbol compacto, homogéneo, duradero.

P: En La Galerna somos muy de Modrić porque vemos en él parte de lo que estás diciendo. Es un jugador de indudable calidad y además brega, parece que se adaptaría a cualquier equipo.

R: Bueno, Bale es un mediocampista todo terreno, o sea, que juega por todas las partes del medio campo. Modrić es un jugador muy, muy importante en el Madrid, claro que sí. Y Kroos, pero creo que el alemán puede dar mucho más de lo que da. Por eso digo que lo importante es que haya jugadores con la calidad suficiente  -que la hay- para ocupar todos los puestos del equipo. Y como decía antes, no puede haber siete Ronaldos, porque si hay siete Ronaldos no ganamos ningún título. Sí, serán máximos goleadores los siete, pero a lo mejor no ganamos nada.

santillana vintage

P: La portería. ¿Necesitaríamos a De Gea o nos quedamos con Keylor?

R: Hombre, yo creo que Keylor lo está haciendo muy bien desde que ha empezado. ¿Qué es lo que ocurre? Ha estado Iker muchos años. Iker era san Iker, pero aquí en este país pasamos de San Iker a que no vale para nada, somos un desastre para este tipo de cosas. Y me da mucha pena que Iker no haya terminado su carrera deportiva aquí. Porque, claro, yo veo cómo se ha tratado a Iker en España y veo cómo se trata a Buffon en Italia, y me da una envidia que me puedo morir, y Buffon tiene 40 años. ¿Y por qué no puede estar Iker jugando con 39 años si están Buffon y otros jugadores? Ahora si tú estás que si se le escapa, le pita todo el campo… Y mirándole todos así con prismáticos a ver si falla aquí, falla allí, falla lo otro. Pobrecito. No tenía confianza en nada cuando jugó sus últimos partidos. Eso no puede ser. A mí el tema de Iker…, Porque además el chico no se lo merece, es un portero mítico para el Madrid y para la Selección Española y que haya salido así de aquí, no parece justo, ¿no? Keylor tiene ese problema, pero yo creo que poco a poco va a ir cogiendo más confianza. Lo que pasa es que el Madrid tiene que tener buenos porteros, todos. Porque las temporadas son largas, hay que jugar tres competiciones. Y si viene De Gea, pues bienvenido sea. Y luego que se disputen el puesto, porque ya es cuestión del entrenador. Cuando hablamos de un nivel tan alto como tienen estos porteros, son pequeños detalles y el entrenador decide. Yo siempre digo lo mismo: el técnico no se va a tirar nunca piedras contra su tejado, va a poner siempre al que considera el mejor. ¿Que está equivocado? Pues ya se lo reclamarán. Pero el entrenador no va a poner a alguien en quien no confíe.

Si viene De Gea, pues bienvenido. Y luego que se dispute el puesto con Keylor.

P: Zidane. 

R: Los jugadores le van a hacer bueno. Veo la intención de no dar tantos balones largos, de mantener la posesión. Yo creo que Zidane tiene un crédito más allá de esta temporada. La Copa de Europa la podemos ganar perfectamente porque el Madrid tiene una plantilla con jugadores para ganar a cualquiera en cualquier momento. A mí no me extrañaría nada que el Madrid ganara ahora la Champions. Pero Zidane en este momento tiene margen de maniobra para que no se le mire con lupa esta temporada, sino que se le dé un poquito más de margen, creo.

P: ¿Hay algún jugador en el mercado que, en esa idea que tienes de crear un equipo de verdad y tener unos roles determinados para cada jugador, te gustaría que el Madrid fichase?

R: Joder, me lo pones… [risas].

P: Complicado, ¿no?

R: No, no, vamos a ver, todos tenemos ideas, pero no me voy a meter en la tarea de la gente técnica del club.

P: Algún tipo de jugador, no me tienes por qué decir nombres.

R: No, no sé, no me atrevería a decir.

P: ¿O alguna posición que fortalecerías?

R: Es que el Madrid tiene casi todas, porque estando bien Sergio Ramos, Pepe, Varane tenemos unos centrales fenomenales; ¿dónde vas a encontrar mejores centrales? Estando (repito) en condiciones normales. Luego, tienes a un Marcelo, a un Carvajal. O sea, es que dónde los encuentras. ¿Que Alves puede ser un poquito mejor que no sé quién…? Bueno, sí pero tampoco es que haya unas diferencias tan grandes. Donde había más problema era en medio campo porque nosotros no éramos capaces tiempo atrás de llevar la hegemonía del juego durante noventa minutos, ochenta minutos, y ahí nos perdíamos a veces. Se difuminaba Modrić, se difuminaba Kroos, pero yo creo que ahora están cogiendo el rol que Zidane les está diciendo. Yo creo que poco a poco vamos a ver cómo el equipo va mejorando.

P: La cantera. ¿Sigues su evolución?

R: Sí. Yo creo que ha habido unos años que a la cantera posiblemente no se le haya dado toda la importancia o todos los apoyos, o todos los medios que se supone que puede tener una cantera como la del Real Madrid. Porque ves jugar a los juveniles, al Juvenil A y juegan primorosamente bien, hay jugadores fantásticos. Ahora se ha fichado a Víctor Fernández, que no es un jugador de la casa, pero ha sido entrenador. Supongo que intentará poner orden ahí lo mejor posible para que salgan jugadores. Porque al final la cantera siempre es muy importante. Que salgan jugadores para el primer equipo, que es la función general. Y si no, que salgan jugadores que vayan a otros equipos, pero que el Madrid los rentabilice. Porque el Madrid se gasta mucho dinero ahí, pero si vende tres jugadores al Sevilla, al otro y al otro, por lo menos recibe contraprestaciones, ¿no? Parece que ahora está mejorando el trato a la cantera.

P: Se diría que también el club, dentro de que se sigue manteniendo el tener muchos jugadores españoles y madrileños en la cantera, también está intentando localizar talentos muy jóvenes en el extranjero, captarlos para la cantera y que se empapen de eso. Ødegaard, por ejemplo.

R: Eso está muy bien. Lo que pasa es que me quedo asustado por las cantidades que cobran siendo juveniles. Yo insisto en que ha sido una cantera muy buena la que históricamente hemos tenido. Pero estaba un poco abandonada los últimos años porque la filosofía de nuestro Presidente ha sido fichar jugadores ya hechos que, aparte de jugar muy bien al fútbol  -que juegan-, vendieran muchas camisetas, jugadores con un nombre, con una imagen. Y eso está bien, pero hay que buscar un hueco para la cantera. Seguro que van a ir saliendo jugadores porque los hay muy buenos en todas las categorías.

Está mejorando el trato a la cantera.

P: Tú has manifestado echar de menos un Director Deportivo en el organigrama del Madrid.

R: Yo no sé cómo hacen los fichajes ahora. Se dice que es muy presidencialista. Supongo que el Presidente considerará que no hace falta, pero yo considero que lo normal sería que hubiera una Dirección General Deportiva, entre otras cosas para que el presidente no tenga que entrar al trapo en ruedas de prensa sobre cosas de vestuario, el presidente del Madrid está para otras cosas importantes. Hay muchas cosas que ha hecho muy bien en el Real Madrid Florentino Pérez, no hay que quitarle valor. Este club, cuando llegó Florentino, estaba casi en ruinas; y ha sacado al equipo para arriba, ha hecho Valdebebas… El club funciona como una gran empresa, se vende mucho merchandising, camisetas, etcétera, etcétera. Cuando Florentino llegó al Madrid vino como agua de mayo al club. Ahora la cuestión deportiva es lo que estamos intentando analizar. y ahí debería haber una Dirección Deportiva para que el Presidente no se quemara dando explicaciones de cosas que no le competen porque él está por encima.

P: ¿Cómo crees que es el trato de la prensa con el Real Madrid?

R: A ver, al Madrid siempre se le va a exigir mucho, igual que al Barça.

P: ¿Pero no te parece que hay periodistas, no vamos a decir que toda la prensa pero sí muchos periodistas, que lo que buscan es vender un conflicto permanente?

R: Sí, y dentro del Barça, y dentro del Valencia; hay que ver las que lían en Valencia. Yo creo que eso es general.

P: ¿Pero no tiene el Barça, a diferencia del Madrid, la ventaja de una prensa que le apoya incondicionalmente?

R: Pero es mejor prensa (la madrileña), quiero decir, es más libre, no es tan localista. A ver, lo que pasa hoy, ha pasado siempre con el Madrid: meterse con jugadores en momentos determinados que no estaban muy en forma, que no metían goles, que tal…

P: ¿No hay por ejemplo una campaña contra Bale desde el momento mismo de su fichaje?

R: Bueno, porque a lo mejor muchos consideran que no era el jugador… Pero la culpa no la tiene Bale. Aquí enseguida se rasgan las vestiduras. Yo he estado durante 14 años siendo titular del Madrid, titular sí o sí. En muchas de las temporadas he estado en el banquillo y no ha pasado nada. Es decir, aquí meten un día a Cristiano en el banquillo y se organiza la de Dios. Yo estas cosas no las entiendo. Yo he estado en el banquillo muchas veces no por darme descanso, no, y el primero que lo entendía era yo, porque a lo mejor llevaba una temporada que no metía un gol aunque no hubiera portero. Y eso a los delanteros nos pasa. Yo he sido suplente con Di Stéfano, con Beenhakker, con todos los entrenadores en algún momento determinado.

P: Una decisión técnica deportiva.

R: Decisión técnica deportiva. Eso hoy es impensable.

P: A eso nos referimos. Pero ahí está la diferencia: es un escándalo cuando eso se hace en el Real Madrid. Cuando se hace en el Barça no hay escándalo, es algo normal. ¿No hay una doble vara?

R: Pero en el entorno del Barça se defiende todo, toda la prensa es más local. Aquí son más universales , por decirlo de alguna manera.

P: Tú has tenido a Santiago Bernabéu de Presidente. Háblanos de él.

R: Claro, yo lo tuve siete años, por lo menos. Don Santiago es un Presidente atípico para hoy. No podría vivir hoy. Había sido jugador, era abogado; no se metía en nada. Siempre estaba con nosotros, con el equipo, aunque no hubiésemos ganado. Siempre bajaba al vestuario: “vale, chicos, habéis trabajado, habéis corrido, no pasa nada”. Muy cercano. Paternalista. Y él no sabía lo que yo ganaba ni lo que ganaba aquel. Era un Presidente que estaba un poco al margen de los temas deportivos e incluso económicos.

P: Nos estás dando una visión algo diferente a lo que ha llegado a estos días.

R: Él tenía una Junta Directiva, Saporta, Calderón. Ellos eran los que negociaban los contratos conmigo; el Presidente no estaba nunca en ninguna negociación de contrato ni de nada. Era yo, que sin representante, porque yo era un chavalín, tenía que ir allí a reunirme con un señor de corbata, mayor, a negociar mis contratos. Él lo que hacía era poner la guinda del pastel cuando tenía que ponerla; cuando tenía, no siempre. Cuando veía que en el equipo había problemas, que no ganábamos, pues un día bajaba a hablar con nosotros en el vestuario: “Bueno, chicos, esto hay que sacarlo todos juntos adelante”.

P: O sea, las santiaguinas eran muy de vez en cuando.

R: Sí, muy de vez en cuando y no como cuentan. Las santiaguinas famosas eran: “venga, chicos, tenemos que ganar, hay que estar juntos”. Lo básico. Bajaba a darnos su apoyo moral. Porque realmente era eso, no era otra cosa. Ahora él sería completamente atípico. Él subía alguna vez a ver el entrenamiento en la Ciudad deportiva. Se quedaba un ratito, iba con varios de su Junta Directiva y luego se marchaba. O nos saludaba en el vestuario. Y para que veáis lo que es el fútbol de antes y el de ahora, y un Presidente de antes y de ahora. Cómo cambia todo. A mí siempre que me veía Don Santiago me trataba con mucho cariño, porque yo era un crío; y siempre me preguntaba cómo estaba mi familia, si estaban contentos en Santander conmigo, qué decían mis padres… Me decía siempre tres cosas, esa la primera. La segunda: “Oye, Carlos, hay que ser humildes; en la vida y en el fútbol hay que ser humildes”. Y luego la tercera cosa era: “¿A ti no te molesta el pelo largo ese cuando rematas de cabeza?” [Risas]. Yo tenía una melena… Había muchos partidos que en el vestuario me cortaba el flequillo para que no me molestara. “¿Y cuando sudas, no te molesta el sudor?” [Risas]. “Le juro que no”. Y un año bajó y además de decirme eso, me dice: “Oye, Carlos, ¿tú cuánto ganas?”. Y yo le dije “Tanto”. Y me dice: “Eso es muy poco. Don Antonio Calderón –que era el gerente y el que sabía de dinero, Bernabéu estaba para otras cosas-, me acaba de decir el chico que gana esto y eso es muy poco, ya sabe usted lo que tiene que hacer”. Me llegó una carta y recibí el doble de lo que indicaba el contrato que tenía. Sólo con esa anécdota podéis extrapolar, o sea, es impensable, no se puede trasladar aquí. Ese era Don Santiago. Muchas veces se ha dicho que era muy ogro, muy dictatorial; con nosotros nunca. Ahora, eso sí, como hicieras una faena al club, por ejemplo, que te marcharas sin permiso un lunes,  o como te fueras a comer con unos amigos a Valladolid sin pedir permiso al club y se enteraran, te ponía una cruz. Cuando tú no cumplías con la disciplina y la organización del club, ahí te mataba.

_DSC1676

P: Seguimos con momentos relevantes en tu carrera. Hugo Sánchez amenazó con su salida si no le aumentaban el sueldo, y tú dijiste públicamente que le había hecho un daño al club que no olvidaríais… Esa actitud de apoyo al club en contra del interés personal de un compañero también es impensable hoy.

R: Claro, pero se lo dijimos todos en el vestuario, nosotros éramos así. Hugo Sánchez plantea cuando faltan 8 partidos para terminar la Liga –y estábamos luchando por el campeonato-, que “mi periplo aquí ya se ha terminado y quiero buscar sitios nuevos”, o algo así, y decía la prensa que se iba a Italia. Estaba Mendoza de Presidente. Entonces tuvimos una reunión, estaba Beenhakker y toda la plantilla. Beenhakker dice: “Tenemos el problema de Hugo Sánchez, ¿qué hacemos?”. Yo me levanto. y respondo: “¿Que qué hacemos? Mire, este señor, y este, y este, y este, y este, y yo, que era suplente, queremos jugar en este equipo. Si este no quiere jugar aquí, que se vaya a donde quiera”. Bueno, Beenhakker se puso rojo como un tomate. Porque, claro, hablábamos de un jugador importantísimo en el equipo, el máximo goleador. Pero yo como capitán no me podía callar, y dije: “Mira a todos estos que no juegan y entrenan todos los días como cabrones para llegar a jugar algún día. Si este no quiere jugar, pues que se vaya”.

(Sobre Hugo Sánchez, a Beenhakker) <<Todos queremos jugar en el Madrid. Si este no quiere, que se vaya>>.

P: ¿Y estaba Hugo en la reunión?

R: Sí, delante de todos. Hugo sólo buscaba que le mejoraran su contrato, pero en esas circunstancias ponía al equipo contra la pared, porque el equipo necesitaba a Hugo como el comer, porque metía muchísimos goles, era el mejor delantero centro que había en España o en Europa, lo necesitábamos. Él jugaba sus bazas, pero volvemos a lo de antes: a mí me daba igual que Hugo fuera el máximo goleador, ¡nosotros queríamos la Liga!

P: Y ya que hablamos de mejoras de contratos, ¿cómo viste la negociación del contrato de Sergio Ramos? 

R: Yo ahí yo no te puedo decir nada, yo te puedo contar lo que viví.

P: Entiendo, pero desde fuera.

R: A ver, es que cuando yo tenía un contrato lo cumplía. Y dos años antes nunca renové mi contrato. El club esperaba que termináramos el contrato y entonces renovábamos, o no. A mí, desde fuera, me parece impensable que a un jugador que le queden dos o tres años de contrato se le vuelva a renovar otra vez más, con una cláusula mayor, más dinero, cuando tiene un contrato por cumplir, que lo ha firmado. Claro, yo estaba acostumbrado a cumplir con lo rubricado. Y el club tenía que pagar lo que yo le pedía y yo tenía que jugar hasta que yo cumpliera mi contrato, es que no había otra. Ahora esta situación de Sergio Ramos y de otros…

P: Y de Messi, Neymar…

R: De Messi, Neymar. Chicos, es que para mí no es entendible, en mi mente, en mi época. Vale, son los mejores jugadores del mundo y que no se los lleven, y que los tengas en casa y tal. Pero, chico, ¿entonces para qué sirven los contratos? ¿Para nada? ¿Para qué se firma un contrato?

P: Nadie ve que el club te sigue pagando cuando te lesionas, cuando no metes goles, cuando no juegas bien o cuando no se ganan títulos.

R: También entiendo que en mi época el mercado estaba así, ahora el mercado está de otra manera. Entonces todos los presidentes se tienen que adaptar al mercado. Que lo hagan ahora como está la situación me parece bien, porque lo hacen todos. Me parece bien también que los jugadores tensen la cuerda para ganar más dinero, porque el fútbol se termina en pocos años. Y me parece que el Presidente del Madrid no se puede quedar sin hacer nada si Sergio Ramos dice que se va y se le pueda marchar. Tendrá que ponerse ahí y negociar, llegar a un acuerdo para que un activo tan importante como es un jugador de esos no se vaya. Ahora bien, personalmente yo no lo entiendo, porque los contratos se supone que hay que cumplirlos.

Si no el jugador más completo, Cristiano es el mejor rematador del mundo sin duda.

 

P: ¿Qué significa jugar en el Madrid, Carlos? 

R: Un día Grosso me coge en la Ciudad Deportiva antigua, cuando salíamos a entrenar, y me dice: “¿Has visto qué día hace hoy?” Era un día azul, precioso. “Una hora y media de entrenamiento en el césped con todos los compañeros y amigos, con este clima, ¡y encima nos pagan!”. Es un regalo: estar con los amigos, jugar en el Madrid. Grosso. Otro que se nos fue. Como Zoco o Manolo Velázquez. Qué te voy a decir. Manolo era un pedazo de pan. Manolo era uno de los jugadores de más clase de todo el equipo; físicamente no era tan fuerte. El minuto de silencio en su honor en el Bernabéu fue muy emocionante, muy emotivo. Los echo de menos. Pirri también estaba muy afectado, él coincidió más con él. Yo coincidí con ellos poco tiempo. Pirri tenía mucha relación con Zoco también. Y, claro, ves cómo se están yendo los de tu generación… Pero es la vida.

 

Entrevista: Ramón Álvarez de Mon, Francis García Hechi

Fotos: Pablo Estellés

 

6 COMENTARIOS

  1. ¡Qué tiempos, otra filosofía, otra generación que se nos va…! Leo a Santillana y recuerdo mi niñez, pero no el fútbol, sino mi entorno, mis vecinos, mis abuelos, mis tíos, mis padres…Y lo veo desde los ojos y Mentalidad de un niño. Añoro la humanidad que había y ahora cuesta encontrar, vi que para la gente mayor la palabra dada tenía mucha fuerza, que los vecinos se apoyaban, eran una familia. Viví la sencillez…Ahora veo cómo los jóvenes, que no los mayores, no ceden su asiento en el autobús, cómo entras en los comercios, das los buenos días y casi nadie te responde, veo la soledad de una viuda de mi portal y la frialdad del vecindario…y luego se habla de solidaridad. Y la solidaridad no es una ley, no es un acto administrativo y, por tanto, coercitivo, sino que la solidaridad, prefiero decir ayuda, humanidad porque es más real, ha de ser voluntaria. Todo esto es lo que he “obtenido” de esta entrevista. Saludos, Don Santillana, ustedes deberían dar charlas de historia viva a la cantera y a la primera plantilla…Florentino, por favor, escuché esta sugerencia… Porque esto es el verdadero Madrid, y que también les hablem los socios muy antiguos. Son un patrimonio humano que debe mantenerse y mimar.

  2. Y otro comentario, pero dirigido a Santillana, porque creo que lo leerá. Me estoy emocionando, pero de gusto…La primera vez que le vi en vivo, año 1977, mañana día 20 se cumplirá 39 años…yo tenía 11 añitos. Y le vi en el mítico Atocha, ante una Real que apuntaba muy alto…y recuerdo su gol de cabeza, cómo no, a pase de Del Bosque desde lejos…yo estaba en el otro fondo. Y recuerdo a un fabuloso Vitoria, no sé cómo no triunfó, y a un Pirri mariscal, y a un Sol de central muy elegante y efectivo, y a un Camacho que se comía el barro, y a un Uría que era una locomotora, y a Jensen, R. Martínez, Breitner, Miguel Ángel…Enfín, fui muy feliz, y después de regreso a mi ciudad.Y, sobre todo, los comentarios de los aficionados cuando salíamos del campo: “El Madrid es el Madrid, nunca se le debe dar por muerto, son especiales”. Nunca me olvidaré de estas palabras, grabadas a fuego, ellos se las veían felices, 20 años sin ganarnos y una liga aquella muy mala por nuestra parte. Gracias, Don Carlos Alonso porque hizo muy feliz s un niño.

  3. Me gusta el sentido de club que tenían Santillana en aquella época, aunque claro, eran otros tiempos. Algunos detalles.
    -Bien por Juanito. Madridistas así, siempre
    -La culpa de que Casillas acabe su carrera en el Madrid es sólo de Casillas. Si no hubiese querido jugar por decreto, ahora sería el Arbeloa pipero. No me da ninguna pena.
    -Creo que no acabo de entender el rol de Director Deportivo. Según Santillana, sus funciones serían las de portavoz. Siendo así, un sueldo que nos podemos ahorrar.
    -Sorprende la descripción de Santiago Bernabéu. Hablando con los jugadores con frecuencia, tratandolos como hijos. Luego critican a Florentino porque dicen que se mete en el vestuario. A más de uno le da un infarto si se entera cómo era el patriarca madridista.

  4. @Juezo
    Fácil, el rol de director deportivo sirve para tratar una estrategia deportiva a largo plazo y tener una estructura deportiva para localizar mejor los jóvenes talentos y que sea acorde a los tiempos del profesionalismo.
    Lo que critico de Florentino no es que hable con los jugadores en tono maternal, sino que se rige en lo deportivo por sus filias y sus fobias. Para Bernabéu sería incomprensible que los jugadores chantajeasen al club con irse a otro por dinero, o suspender los entrenamientos por tener compromisos publicitarios, o no poner lo deportivo por encima de lo demás. Bernabéu dejaba hacer a los que saben haciendo del Madrid una gran familia y estaba lejos de la pompa y el artificio para desviar la atención sobre los malos resultados deporgivos.

    Lo dice Santillana en la entrevista: Bernabéu nos trataba como a hijos pero ay del pobre que no se dedicase cien por cien al club y no fuese un profesional como Dios manda…

    • ¿Está usted seguro que Florentino hace y deshace en función de sus filias y fobias?
      Porque creo que la falta de planificicación de la que se acusa al equipo tiene más que ver con repetir la mentira muchas veces hasta que cala. No creo que los Lucas Vazquez, Casemiro y tantos otros sean fichados porque a FP les gusten o para hacer carreteras en Galicia, ni me creo que no se planee una estrategia deportiva, ni se consulte con los diversos técnicos de la casa.
      Florentino lo ha explicado muchas veces el modelo del Madrid, que gustará más o menos, pero estrategia sin duda, hay.
      Además, comparar la época de Bernabéu con la nuestra me parece un error que la gente comete con frecuencia. Compromisos comerciales tiene todos los jugadores, los nuestros y los de los demás equipos.

  5. @ Juezo
    Así es. Estoy seguro que Florentino se mueve por filias y fobias. Por eso Di María está fuera por pesetero pero se queda con Ramos, Benzema y Cristiano porque son sus niñas bonitas. Por eso no echará a James aunque también haya pedido un aumento de sueldo, como hizo el argentino.

    Los Lucas Vázquez y Casemiro son caramelitos que les da Florentino a los entrenadores para que se crean que pintan algo en el club. Él es más de fichajes estratégicos rimbombantes como James, Cristiano, Bale, etc. Y luego el entrenador ya se partirá los cuernos para encajarlos en el equipo.

    Y sí, compromisos comerciales tienen todos los equipos, pero no en todos los equipos priman estos por encima de los deportivos. Por eso Eduardo Fernández de Blas señala que el Madrid es el “club más importante del mundo en lo económico y que lo deportivo no es tan importante”. Palabras textuales del señor De Blas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí