El Madrid liga el doblete

24

El Madrid rubricó un final de temporada extraordinario en el que dejó patente, sin ningún lugar a la discusión, que es el mejor equipo de Europa. Hay victorias que solo ganan un partido y hay victorias que consiguen títulos; pero hay otras victorias que marcan la hegemonía de un campeón. Estas son las que los anales resaltan con mayúsculas. El Madrid 2017-18 ya es Historia.

La final contra el Baskonia ha sido una de las mejores que este humilde cronista recuerda y quizá con más nivel del que nadie pudo imaginar. Cuatro partidos de tanteos elevados, con defensas atosigantes, al galope y con destellos intermitentes de los grandes jugadores. En esta última circunstancia ha radicado el meollo del asunto: ya que ambas plantillas son largas y de calidad, tarde o temprano, todos los esperados -y alguna revelación, como el baskonista Vildoza, fantástico los tres primeros partidos-, se han unido al festival. Solo hemos echado de menos Shengelia, lastrado por una repentina pérdida de confianza en su tiro exterior y por la presencia del cancerbero más intimidador que haya pisado las canchas europeas en las inmediaciones del aro que defendía el Madrid, Tavares. El pánico que suscita en los ataques rivales no tiene parangón, porque además de su envergadura estratosférica, sus botas de siete leguas acortan las distancias en un visto y no visto. No solo Shengelia ha sufrido el domino del caboverdiano. El Baskonia se ha visto obligado a forzar el tiro exterior en muchas ocasiones, y, solo merced a su gran acierto, se ha mantenido vivo en la batalla.

Pero también el Madrid ha sufrido durante la final, requerido por un rival exigente y un entrenador que cambiaba de planes en función de los vaivenes del partido. Aunque menos apreciable, la partida de ajedrez de Pablo Laso y Pedro Martínez ha revelado la categoría de los grandes maestros.

Por cierto que, las declaraciones del entrenador baskonista al final del partido, dando las gracias a los suyos por el esfuerzo diario y reconociendo la superioridad del rival, fueron ejemplares. Educado, sencillo y sentido, el preparador estuvo, también magistral fuera del banquillo.

Volviendo al tablero de los partidos, y exigido por el rival, Laso se ha visto obligado a mover sus piezas con precisión. Y Carroll ha sido su favorita. En los momentos más difíciles, cuando el equipo se diluía o, cuando se necesita abrir brecha, Jaycee se ha mostrado como un anotador implacable. El galardón de mejor jugador ha sido para Rudy Fernández, superlativo en la final, -¡tanto en ataque como en defensa!-, pero si hubiera recaído sobre Tavares o sobre Carroll también habría sido justo.

la partida de ajedrez de pablo laso y pedro martínez ha revelado la categoría de los grandes maestros

Tantos jugadores de calidad tiene el Madrid que van desfilando por los partidos con el paso firme de un ejército sincronizado para derrotar al rival. Casi sin inmutarse, con tranquilidad pero con fiereza, los madridistas, despiadados, entran en batalla con la confianza de que, si no son ellos, tarde o temprano algún compañero acudirá al rescate. Rezuman una confianza colectiva abrumadora, la que destilan los equipos que han sorteado los más difíciles e imprevisibles obstáculos y vencido en mil batallas. Al frente, Laso, astuto, humilde, inteligente, con la sencillez de quien sabe que el éxito es fruto del trabajo y resbaladizo como la cartera de un ministerio en estos tiempos. Su labor al frente del equipo está superando todas las expectativas y centrando su figura como una de las más decisivas del baloncesto español de todos los tiempos. Laso cambió el paso al estilo del juego, hace no demasiado controlado, lento y aburrido, y generó un baloncesto con sabor añejo y músculo moderno. Es él el principal responsable de que hayamos presenciado estos partidos vibrantes y eléctricos en el que los jugadores han desarrollado todo su talento y los espectadores hemos disfrutado como enanos.

El Madrid, en definitiva, ha apuntalado su supremacía indiscutible. En su Palacio, en cancha ajena, contra los mejores de Europa, el equipo de Juan Carlos Sánchez, Alberto Herreros y Pablo Laso ha cerrado una temporada de ensueño. Vadeando uno y mil problemas, la dirección atinada de los responsables del proyecto han estabilizado los vaivenes para navegar con viento favorable casi en cualquier circunstancia. Ajenos al mundo exterior, enfocados en su tarea, el triunvirato del Madrid ha encabezado, una temporada más, un equipo del que todos los madridistas podemos estar orgullosos sin reparos. No se puede pedir más.

24 COMENTARIOS

  1. Así es, Joe (joder, parece un anuncio de teletienda xD) este año el Madrid ha sabido reinventarse como pocos lo han hecho, superando mil y una adversidades (comenzando desde hace justo un año con la lesión de Llull) y siempre con espíritu de equipo y confianza ciega en lo que hacían. Tiene más mérito este año que el del repóker.

  2. Leer a un jugador de baloncesto decir que ha disfrutado como un enano me resulta inquietante… jajaja. Completamente de acuerdo con Kevin Costner de Jesús: este año ha sido magistral. También me quité el sombrero ante las declaraciones del entrenador del Baskonia. De haber sido fútbol, probablemente se habría dejado llevar por el sentimiento de una grada fanática y habría caído en la descalificación del vencedor.

  3. Qué orgullo más grande ser del Madrid. Qué orgullo más grande tener a estos jugadores. No creo que sean los mejores, ni los más grandes (salvo Eddy), ni los más fuertes (salvo Eddy), en cada posición hay siempre uno o dos mejores por europa, y aún así, siempre dan la batalla hasta el final. Qué huevos le ponen, qué orgullo más grande.

    Y la afición del MAdrid de Baloncesto, aunque siga siendo muy sobria y fría en el palacio, es infinítamente mejor que la del futbol. Esa ovación hace un par de temporadas cuando nos arrasó el ¿Fenerbace? en los cuartos de euroliga, fue inmenso. A mi se me puso la piel de gallina. Pocas veces se ha agradecido el esfuerzo a un campeón caido de esa forma. Y en el futbol olvídense.

    Felicidades a los madridistas, y a los amantes del buen baloncesto, aunque, extrañamente, tengo amigos a los que les gusta el baloncesto, adoran a los warrios y sin embargo dicen que el baloncesto ACB (o FIBA) es una mierda, que todo son triples.

    Un saludo.

  4. Enhorabuena a la sección de baloncesto del Real Madrid, en particular a Pablo Laso, a los responsables de la sección, al Gran Jefe, y a los jugadores, claro.
    Magníficos Rudy, Carrol, Tavares, y grandes momentos de Doncic (que te vaya bien si das el salto), y de Campazzo, Thompkins y Taylor.
    Enhorabuena a LLull por su recuperación física, a la que espero siga su recuperación en el juego, la próxima temporada. Y enhorabuena al capitán, el gran Felipón.
    ¿Que ha pasado con Randolph en la final?, ¿por qué no ha jugado?. ¿Estaba lesionado, o es que Laso ha perdido la confianza en él?.
    En todo caso reitero la felicitación por una temporada extraordinaria, a pesar de las dificultades.
    Saludos.

    • Con Randolph pasa que Laso lo unico que no perdona es el pasotismo y la poca implicación; con el, un jugador puede estar mas o menos acertado pero no apático; y como tiene personalidad de sobra, si tiene que dejar a una de las estrella sin jugar, la deja . Ya pasó con Bourousis, en la Final Four de la Euroliga de 2015, y el mensaje es claro, la meritocracia por encima de todo.

      • Y exactamente eso es la meritocracia: se reparten los minutos entre los que se dejan todo (los más acertados tendrán más, según el día, lógico pq no son máquinas). Pero el que no de todo lo que tenga, a casa.
        Lo ha definido Vd perfectamente.

      • Es una pena, porque clase y físico tiene para repartir.
        Pero si no está en la NBA con las condiciones que tiene, será por algo.
        Saludos.

      • “si tiene que dejar a una de las estrella sin jugar, la deja”

        Eso en el Madrid es facil jajaja, porque a cualquiera que dejes en el banquillo es una estrella y puedes estar siendo injusto con él. Hasta este año consideraba más o menos prescindibles a Taylor y Thompkins, sobre todo al 2º, puesto que el primero el año pasado ya rindió bien. Pero es que no hay ni un sólo jugador ahora mismo del que yo prescindiera. Son todos buenísimos. Lo increible es que tipos como Reyes o Carrol, con la edad que tiene sigan rindiendo como lo hacen, o rudy tambíen. Es increible.

        • ¿Cree que Laso es injusto con Randolph? Y todos son grandes jugadores, pero unos son especialistas (Taylor, Carrol) otros complementos (Caseur) y las estrellas son las que por sus condiciones físicas y técnicas aportan el salto cualitativo para lograr títulos (Doncic, Randolph, Rudy) y a estos es más difícil sentarnos.

          • No he dicho eso, y tampoco he querido insinuarlo. Si lo ha sentado porque no rendía, bien por Laso.

            A mi sinceramente no me parece tan estrella Randolph. Cuando vino, y los primeros partidos que jugó sí, luego le he visto súmamente irregular. Si tuviera que hacer un orden de importancia en este año en el equipo mi orden sería más o menos este:

            Doncic
            Ayon
            Tavares
            Carroll
            Rudy
            Thompkins
            Campazzo
            Felipe Reyes
            Taylor
            Randolph
            Causeur
            Llull
            Yusta
            Randle
            Radoncic
            Kuzmic

            Es evidente que es muy dificil hacer este listado y que muchas veces te lleva más los gustos y las filias, pero llevado de las sensaciones diría que más o menos ese ha sido el orden de importancia. ¿Usted pondría a Randolph mucho más arriba de donde yo lo puse? Y ojo, que le haya puesto tan abajo tampoco significa que no me parezca buen jugador o que no haya hecho buena temporada, sólo que los que he puesto por encima, en mi opinión han aportado más. Lo que pasa es que como le decía en mi anterior mensaje, son todos tan buenos que resulta dificil desprenderse de alguno.

            Es evidente por ejemplo que Llull no ha jugado mucho y tampoco ha estado muy bien, por eso le puse tan abajo, e incluso probablemente haya sido injusto también porque Causeur tampoco cre oque se merezca estar tan abajo… Es muy complicado.

  5. Por los tiempos en los que disfrutaba como una enana del basket y por mi sentimiento madridista siempre vigente, dar las gracias y la enhorabuena a esta sección y felicitar a todo el madridismo

    ¡Hala Madrid!

  6. ENHORABUENA SON UNOS AUTENTICOS VALIENTES MI PASION POR EL REL MADRID NO ME PERMITE VERLOS DE OTRA FORMA, SON UN EQUIPO LEYENDA, Y MUCHAS GRACIAS POR LO QUE NOS HABEIS DADO, EN FIN SIEMPRE SON LOS MEJORES. ” H A L A M A D R I D “

  7. Temporada sencillamente extraordinaria. Apostillar el análisis de José Luis Llorente sería pretencioso y estúpido por mi parte. Permitidme, pues, que me limite a felicitar a toda la sección, desde el primero al último y a añadir un apunte sentimental. Desde Walter Szczerbiak (y era aún un chiquillo) no había vuelto a sentir la sensación que me produce ver el juego en ataque y los tiros de Jaycee Carroll, al menos en la ACB. Nos dais muchas alegrías. Da miedo pensar cuánto le queda a esta era.

  8. Perdimos el primer partido en casa y hemos ganado los 3 siguientes en grandes partidos.¡Cómo he gozado esta final!¡Y además competida, reñida, dura y nos hemos impuesto. ¡Y qué me decis de Rudy! Los viejos rockeros nunca mueren. Sensacional en ataque y brillante en defensa. ¡Qué época dorada de baloncesto junto a la fútbol estamos escribiendo!!!

    Estoy encantado, la verdad. 😉

  9. Yo, pecador, me confieso a vos, y reconozco haber deseado la defenestración de Pablo Laso, a quien veía como culpable del fracaso (sí, así lo veía; me estoy confesando, contrito) por su rigidez al cambiar jugadores cuando estaban en racha, y por lo mal que gestionaba los finales igualados.

    Pero arrepentidos los quiere Dios, y yo abjuro de mi anterior fobia y declaro aquí que este equipo de baloncesto me está haciendo feliz, por sus éxitos (sin ellos no hay dicha), por el empuje con el que se desempeñan en la cancha los jugadores (mención de honor para Felipe Reyes, a quien también quise jubilar hace años; mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa), y por lo bonito que lo hacen.

    Gracias por habernos rescatado del baloncesto insufrible que ganó copas de Europa a mansalva en los últimos decenios (¡aquel insufrible Limoges, que nos eliminó hace 25 años con un juego rácano a más no poder!) y devolvernos la alegría del baloncesto antiguo, de correr y tirar y entrar a canasta y disfrutar en el parquet, en el graderío y en el sofá.

    Gracias porque no lo pasaba tan bien desde que jugaba aquel Real Madrid de Luyk, de Brabender, de Corbalán, de Walter, … (iba a escribir, de Emiliano, pero casi no me acuerdo de aquella época).

    Ganar esta liga 3 a 1, habiendo perdido el primer partido en casa, y después de haber conseguido la copa de Europa (remontando la humillación del primer partido contra los griegos) tiene un valor incalculable y deja en los labios un regusto delicioso.

    Estamos ante un equipo legendario, lo mismo que en fútbol, lo cual supone una conjunción planetaria de las que se dan una vez cada varios siglos. A disfrutarlo, madridistas.

  10. Con permiso, dejo aquí unas coplillas en recuerdo de la doble hazaña de los chicos de Zidane y los chicarrones de Laso:

    ¡Gol! gritaron en Ucrania
    Cuando Bale marcó el segundo
    ¡Gol! Coreó medio mundo
    De Singapur a Britania
    Y en el corazón de Hispania
    Seguimos haciendo historia
    Reconquistando la gloria,
    Y nuestra leyenda crece
    Ya no son doce, son trece
    Si no falla mi memoria.

    ¿Y en baloncesto? ¡Pardiez
    Que no es mérito menguado
    La conquista de Belgrado!
    ¡Ganar la copa otra vez!
    (Y con ésta, ya son diez)
    Campeones, ¡qué proeza!
    ¡Qué equipo, pieza por pieza!:
    Llull, Doncic, Reyes ¡brillantes!
    Ayón, Tavares ¡gigantes!
    Real Madrid ¡qué grandeza!

    N. B.: Las estrofas son décimas (o espinelas) en alusión al número de copas de Europa que tenemos en baloncesto. No conozco estrofa con trece versos; a ver si el próximo año me veo obligado a componer un soneto (Dios lo quiera).

  11. Diga vd. mejor que a ver si el año que viene puede componer un tetrátrofo monorrimo, que sería la mejor señal. Por lo de las catorce sílabas y por lo de monorrimo, que si el Madrid gana la 14ª el año que viene no podrá venir más al pelo.

  12. Pues qué decir, cuando caímos en el primero me temí una debacle estilo Valencia del año pasado. Pero este año ha sido justo lo opuesto, de menos a más, hasta terminar en lo alto otra vez.

    MVP de Rodolfo, sobre todo por la exhibición del 4º y último partido, pero merecidísimo. Llull y Reyes ya estaban, pero fueron los fichajes del Chacho y el de Rudy los que engancharon el carro de la ilusión en el Lolasismo que tantas alegrías nos han dado. Gracias, Lockout de la NBA.

    • Nada que ver con el año pasado, esta vez había un equilibrio entre los dos finalistas en cuanto a los partidos jugados, aproximadamente los mismos. En la final contra el Valencia llegamos con 15 partidos más que ellos, sin contar el nivel de exigencia de los los rivales europeos, y además era la primera Euroliga con el nuevo formato y no teníamos experiencia en el reparto de los minutos. Este año hemos llegado muchísimo mejor físicamente.

  13. Yo con Lolaso he tenido mis crisis de fe, aún sigo manteniendo que hay defectos (gestionar finales apretados, las últimas posesiones, el no aprovechamiento de los interiores – Tomic, Bouroussis, Randolph …) pero la clave, como en todo en la vida, está en que las virtudes sean muchas más que los defectos, y con Lolaso ésto es así. Esta gran generación sigue haciendo historia (Rudy, Carroll, Felipón, estos 3 son el auténtico núcleo duro del equipo), y Lolaso sigue evolucionando poco a poco.

    • Sobre todo lo de los interiores, no hay nada más que ver las carreras triunfales de Tomic y Bourousis desde que se marcharon, no han dejado de ganar títulos. Y sobre los finales apretados sólo hay que ver está serie para darse cuenta que Laso es un piernas.

      • Pues sobre lo de los interiores yo estuve de acuerdo hasta hace 3 o 4 años, pero en los últimos años he cambiado de opinión. El Madrid ha cambiado totalmente de estilo de juego. Antes jugaba a defensa pegajosa y contraataque el 80% del partido. Vean si no la temporada de las 36 victorias consecutivas y que acabamos por no ganar nada más allá de la copa. A partir del año siguiente donde se ganó todo se comenzó a jugar cada vez menos al contraataque. Y se comenzó a tirar más de los interiores (fichajes de Ayon y Nocioni), e incluso uno de los grandes artífices de ese tipo de juego tan rapido en ataque, que era el Chacho se fue. Si bien es cierto que vino Campazzo que es un jugador “similar”.

        En fin, que a pesar del intento de zasca yo he de decir que no le falta razón a Kevin Costner de jesús, aunque es cierto que eso ha ido cambiando los últimos años. En cuanto a los finales apretados, creo que este año también ha cambiado, pero es cierto que hemos adolecido de eso bastantes temporadas, aunque ha sido únicamente en momentos puntuales, y quizá más debido al cansancio que otra cosa.

        Señores, desde que llegó Laso, hemos jugado:

        1ª temporada: 66 partidos (72,7% de victorias) (Títulos: 1)
        2ª temporada: 76 partidos (80,2% de victorias) (Títulos: 2)
        3ª temporada: 80 partidos (85% de victorias) (Títulos: 2)
        4ª temporada: 78 partidos (82% de victorias) (Títulos: 4)
        5ª temporada: 78 partidos (67,9% de victorias) (Títulos: 3)
        6ª temporada: 82 partidos (73,2% de victorias) (Títulos: 1)
        7ª temporada: 83 partidos (77,1% de victorias) (Títulos: 2)

        Es decir, una media de 77,6 partidos por temporada.
        3 Supercopas
        4 copas
        2 euroligas
        4 ligas
        1 intercontinental
        Y perdiendo 5 finales entre copa, liga y euroliga.

        Claro que Laso ha fallado a veces, claro que en los finales apretados a veces no dio con la tecla, pero jugando casi 78 partidos por temporada, es normal que los jugadores a veces estén cansados y no funcionen como se espera, o que Laso se pueda equivocar en las elecciones que haga. 418 partidos ganados de 540 jugados, un 77,4% de partidos ganados. Y alcanzando siempre como mínimo los 4 de euroliga, y la final de liga y de copa.

        Por supuesto que puede fallar, pero se ha merecido nuestro respeto, agradecimiento y nuestra paciencia en los errores que pueda haber cometido y seguir cometiendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí