Hágase la luz

43

La última vez que escribí aquí fue para lamentar la inesperada marcha de Zidane. No entendí entonces por qué nos dejaba el entrenador que tanta gloria nos estaba deparando. Sigo sin entenderlo ahora, meses más tarde. Nadie abandona el equipo al que ama –y Zidane ha dado innumerables muestras de amarlo, explícitas e implícitas–, cuando está consiguiendo al frente de la plantilla victorias históricas que lo convierten en el artífice de una proeza deportiva sin precedentes, o con el único precedente de la etapa mítica de ese mismo equipo en el siglo pasado. No me vale que se fuera para retirarse en lo más alto, porque Zidane sabe mejor que cualquier madridista que la expectativa de triunfos del Madrid no tiene límites. Y porque, además, Zidane no tiene edad de retirarse y seguro que volverá a entrenar. Le quedaban muchos retos por afrontar: seguir ganando Champions, rompiendo récords, ganar Ligas, hacer dobletes y tripletes… No, Zidane se fue porque no estaba a gusto, y ese es el verdadero problema. ¿Cómo es posible que una leyenda del club como jugador, que conoce a la perfección el vestuario, los despachos y a la afición, no se sienta a gusto sentándose en el banquillo y dirigiendo al equipo de sus amores cuando está obteniendo unos resultados absolutamente incontestables?

No es una pregunta retórica, pero casi. Me refiero a que seguro que, incluso compartiendo mi estupefacción, a cualquiera de ustedes se le ocurren múltiples respuestas. Ése es el problema, que una pregunta aparentemente retórica no tenga una respuesta evidente, sino variedad de posibles explicaciones a lo que no debería tener explicación alguna. Quiere decir que navegamos por las traicioneras aguas del sinsentido. Porque un sinsentido es que a Zidane se le pusiera en duda todos y cada uno de los días que pasó como entrenador del Madrid. Se puso en duda su capacidad técnica, se discutieron sus alineaciones y se habló de su buena estrella, la famosa flor, como única explicación a sus éxitos. Y no hablo sólo de la prensa deportiva, que debe su nombre más a su eficacia hidráulica para intentar aplastar la grandeza del Madrid que a su condición periodística; no, me refiero sobre todo a esa afición de látigo y pitos, a tantos aspirantes a dominatrix y verdugos dispuestos a cortar cabezas cada domingo, tan exigentes como ridículos, pero tan numerosos, ruidosos y faltos de pudor que parecen legión y ponen en bandeja la sinécdoque a los de la prensa hidraúlica, que no dudan en atribuirnos a todos los madridistas su antipática personalidad: “el Bernabéu pita a fulanito”, dicen y titulan. Hasta se les cede en ocasiones la tribuna en La Galerna, qué le vamos a hacer. Se trata de pluralismo, me han explicado alguna vez. Como también me dejan decir a mí lo que me da la gana, no me voy a quejar (más).

El caso es que Zidane se fue porque no estaba a gusto. Millones de madridistas, entre los que me encuentro, le demostramos partido tras partido nuestro apoyo incondicional. Lean cualquier artículo de mis hermanos y de un servidor y en todos ellos verán reflejado ese respaldo, cuando no la adulación más descarada (y merecida), y el agradecimiento a su trabajo. No podíamos hacer más. Quien podía hacer más, quien debería haber impedido que Zidane se marchara, fue el presidente. Su cara durante la rueda de prensa en la que Zizou comunicó su decisión era elocuente: no creo que a nadie le quepa ninguna duda de que Florentino Pérez también habría preferido que Zidane se quedara. ¿Por qué se fue, entonces? El presidente sí que tenía en su mano proporcionar a Zidane las condiciones que fuera que necesitara para seguir haciendo el trabajo que de manera tan absolutamente sobresaliente y excelsa venía haciendo. Florentino sí que podía conseguir que Zidane estuviera a gusto. Y si esas condiciones eran, lo dudo, inadmisibles, creo que los madridistas nos merecíamos alguna explicación. Los madridistas nos merecemos en general muchísimas más explicaciones de las que se nos dan. La política de comunicación del club es de un hermetismo que requiere del socio y del aficionado una fe ciega en sus criterios. Nos dejan desasistidos frente a esa prensa que no disimula su antimadridismo y dan pábulo a los aficionados más cejijuntos y vociferantes, los del látigo y los pitos. Ahora que está tan de moda hablar del relato, el club ha renunciado, no digo a imponer, pero sí a proponer el suyo. Tiene herramientas, es obvio, pero por alguna razón no las emplea, las emplea muy mal o, lo que es peor, las pone en manos del enemigo. Otros equipos rivales administran mucho mejor sus nada comparables triunfos y, por descontado, también amortizan mucho antes sus más numerosas derrotas.

Acaba de comunicarse oficialmente la destitución del actual entrenador, el sucesor de Zidane, un Lopetegui que no se merece lo que le está pasando. Se apostó por él en verano, generando una absurda polémica que dejó una vez más en evidencia la pésima gestión de comunicación del club. Perdió entonces Lopetegui la posibilidad de terminar su trabajo en la selección, despedido injustamente en mitad del Mundial, espachurrado por la hidráulica prensa convertida en martillo pilón; y ahora, tan sólo unos pocos meses más tarde, paga con su puesto las consecuencias como si fuera el máximo responsable del lamentable inicio de temporada. Y no lo es. Y si lo fuera, ¿por qué se le eligió en verano? Cuando pierdes la confianza en quien la depositaste hace apenas dos meses, la culpa es tuya por escoger con tan poco tino al candidato a un puesto de tal relevancia. Le va a sustituir, en una solución interina, Santiago Solari. Se dice que el deseado era Conte, pero que no se ha llegado a un acuerdo. Una solución provisional no es una solución; es retrasar el momento de tomarla. Tampoco se merece esto Solari, al que por supuesto deseo toda la suerte del mundo. Ningún madridista se merece nada de lo que está ocurriendo.

Dice San Juan, y es lo primero que dice, que “al principio era el Verbo”. Nuestro presidente haría bien en tomar la palabra y proponernos a los madridistas un relato, el que sea, pero uno que se entienda y que no haya que extraer de filtraciones a oráculos más o menos autorizados. Algo más extenso que un comunicado oficial. Sólo así volverá la luz, que viene después del Verbo. Lo dice la Biblia, presidente, no lo digo yo.

Número Tres

43 COMENTARIOS

  1. Pues Si ! Toda la razón ! No soy contrario a Florentino , porque pienso que ha levantado y mucho al club , pero el Sr Floren tiene muchos defectos , sobretodo de humanidad , y , humildad ! .
    Las últimas declaraciones de Cristiano ( ” Florentino lo que me dijo nunca me lo dijo desde el corazón ” ) y conste que no hablo de si debió retenerlo , comentarlo . . . eso es otro tema , pero si dicen mucho de como es Florentino . Igual que con el tema Zidane , algo pasó , y no nos lo contará el club para que Zizú se marchase así .
    Floren tampoco hace mucho por la comunicación del club , nos pisan a diario , y , el club da la callada por repuesta , creando estos medios de ¿ comunicación? una imagen que está dañando y mucho a nuestro club . Hay algo turbio y oscuro detrás de estos temas , y Floren jamás da la cara , se hace el ” Ser Superior ” .
    Sr Florentino , baje un poquito a la vida cotidiana de tantos y tantos madridistas , y vea un poco la realidad fuera de ese mundo de núm€ros !!!

  2. Suscribo totalmente lo que has escrito, Nacho. Desde la primera letra hasta la última. El club lleva años sin discurso propio; muchos pensamos que con RMTV en abierto las cosas cambiarían y no ha sido así (90 minuti se ha convertido en un espejismo para calmar algo a la afición que exige que el club no siga callando).

    La prensa hidráulica y esa parte bárvara de la afición (de pitos en el Bernabeu e insultos y batallitas tuiteras) han pretendido construir (?) ese discurso, ante el silencio institucional. Y el club los ha dejado. Y los sigue dejando. Solo calla. Un comunicado como el de hoy, cuando lo que tocaba era una rueda de prensa, ni siquiera es necesario cuando ya medios y tuiteros habían dado y discutido la primicia. Sacar un comunicado como ese es un sinsentido. Y sacarlo ofendiendo a Julen Lopetegui es cuando menos faltón, ventajista y descortés.

    Zidane vio venir todo esto. Y se fue porque no le ofrecieron soluciones suficientes para quedarse. ¿Las ha tenido acaso Lopetegui? ¿El vestuario va a asumir su parte de responsabilidad? ¿Y la junta directiva la suya?

    Pobre Solari, no se merece esto. Una parte de la afición, la barbara y justiciera, lleva años diciendo que no es entrenador para el Castilla. Ahora sube a la primera plantilla en las peores circunstancias. Vaya patata caliente le ha tocado…

    • Pues si Francis , pobre Solari ! al menos sólo son 15 días , por lo que parece , tendrá que estar en el banquillo. Pero este club está siendo un depósito en muchos temas desde hace ya tiempo . Cuando ” ganábamos ” y ahora cuando se pierde, también . No se ha sabido mantener el nivel . No digo en todo lo alto , pero si en un nivel decente , y que no de vergüenza. Siempre se puede perder , claro !
      Si el equipo ganase siempre esto sería hasta aburrido , pero , por lo menos mantener un nivel que no sea un hazmerreír.

  3. Ha sido un placer. Me despido de todos vosotros. Gracias por aceptar y soportar mis comentarios a diferentes artículos. Me bajo de este mundo de locos. Cultivaré otras aficiones (que las tengo) mucho menos destructivas y mucho más edificantes y equilibradas. Un abrazo a todos. Adiós, fútbol, adiós. Adiós, Real Madrid, adiós.

  4. Muchas gracias señor Faerna por este artículo. Sufrí con la derrota y también con el despido de Julen Lopetegui. En cuatro meses se le ha vapuleado miserablemente y lamentablemente nuestro presidente no ha sabido estar a la altura ni defender una apuesta que él mismo hizo al traérselo en verano con los sucesos que todos conocemos. También estoy desilusionado con gran parte de la afición que se deja arrastrar por esa corriente periodística, que con sus malas artes y sus violencia verbal consiguen a diario su único propósito, el desprestigiar al mejor club de fútbol del mundo. Sinceramente no esperaba determinados comentarios de lectores de La Galerna, donde si bien la crítica es sana y necesaria, el respeto tiene que ir de la mano de la misma. Tampoco del señor Jesús Bengoechea, que creo que tras el partido del domingo no estuvo acertado en los dos artículos publicados.
    Comentar por acabar que estoy totalmente de acuerdo con el señor Faerna, la política de comunicación del presidente y el club debe mejorar y mucho, sobre todo si queremos que la afición no se acabe convirtiendo en una masa borreguil, estúpida y “ronceriana”. A veces el enemigo parece que lo tenemos en casa.
    Saludos y siempre, Hala Madrid!

    • ¡Es tremendo! Aquí cuando sale una voz discrepante la tachan de traidora o poco menos que de idiota. Éstos seres superiores que se erigen en depositarios de las esencias del club que dirige con mano férrea y tics dictatoriales don Florentino Pérez piensan que no tenemos criterio ni ojos para ver u oídos para escuchar. Voy al Bernabéu cuando mi economía me lo permite y, cuando no, sigo los partidos por cable sin perderme ni uno, desde hace años. Y si expreso mi parecer lo hago con conocimiento de causa. Y en mi dictamen coincido más o menos con la mayoría de madridistas que, preocupados cuando no super cabreados por la situación que atravesamos, dejan aquí sus reflexiones. En este Madrid y ahora existen varios y serios problemas, además de la falta de comunicación rayana en el despotismo.
      La oficialidad no quiso abrir el debate de la marcha de ZZ o de CR7. Tampoco se nos dijo nada sobre el supuesto deseo de Modric de abandonar el equipo. Está cortado de raíz cualquier conato de debate sobre los fichajes y rendimiento de James y Bale (comprados a precio de super crack en su momento), Kovacic, Morata, Ceballos, Asensio, Llorente, Theo… y dentro del último ejercicio los de Valverde o Vinicius.
      No, no somos voceros de la prensa o los chiringuitos que viven a costa del Real Madrid. Tenemos ojos y vemos y entendemos la actitud de Bale, Benzema o Marcelo cuando pierden el balón y se quedan mirando como se lo llevan. Y la falta total de presión de los delanteros y medios en el área rival. Y el absurdo tiki taka que termina en nada. Y la falta de concentración. Y el mal estado físico. Y…

      • Sr Andrew, entre criticar el juego o la desidia de un jugador, a mentar de manera grotesca a su madre, creo que hay un gran margen. Sinceramente, que aparezcan comentarios de ese tipo en la galerna es anecdótico, que no los eliminen, preocupante.

          • Creo que no se refiere a usted. De todos modos, la pluralidad es necesaria y, dado el problema que el sr. Faerna expone tan acertadamente, inevitable. A falta de información clara, al menos de una clara exposición de la postura y la visión del club ante tantos problemas, los demás no hacemos más que dar palos de ciego. El sr. Richard Dees suele acusar a los periodistas de inventarse cosas por no tener ni idea de lo que pasa, pero… la tiene alguien?

          • No me refería a usted Andrew, sino a los comentarios que aparecieron en la crónica del partido, con insultos a los jugadores y a sus madres.

  5. Artículo certero, que va más allá de la crisis actual y busca las razones del descalabro. Se agradece que más allá de los errores cometidos por Lopetegui, los cañones apunten a los que le ficharon y confeccionaron esta plantilla. Florentino pasará a la historia con sus 6 copas de Europa, pero muchas de sus decisiones han sido lamentables y no pasa nada por decirlo.

  6. Pues yo cada día tengo más claro porqué se fue Zidane y cada día le entiendo más….sólo me faltaría determinar porqué no avisó antes de lo irremediable de su marcha….podría escribir una tesis sobre lo que atisbo de su marcha y en ningún caso fue por “esa afición de látigo y pitos, a tantos aspirantes a dominatrix y verdugos dispuestos a cortar cabezas cada domingo, tan exigentes como ridículos, pero tan numerosos, ruidosos y faltos de pudor”…..no, esa afición no ha sido la culpable de su precipitada e inesperada, para todos, marcha. La culpa no sé si la tiene toda y en exclusiva Florentino o a medias con los jugadores porque muchos de estos sí que le decepcionaron y lo dejó bien clarito…sospecho que entre todos la mataron y ella sola se murió…

    Y qué decir del injusto, penoso y de mal gusto comunicado con el que el Madrid de Florentino despacha la destitución de Lopetegui….para mí bien destituido y muy mal contado….pero bueno, esperar que Florentino salga a explicarnos nada es mucho esperar….supongo que él sigue instalado que con esos 8 candidatos al balón de oro no tiene más que añadir y el que no triunfe aquí como entrenador es que es un inútil, porque él ya más no puede hacer…

    Saludos

    • Ole Paz, te has salido. Y hoy aqui los ánimos están peores que el domingo… aunque seamos sinceros, no es tanto por el mal comunicado, sino por la impotencia que tiene detrás el aficionado pasivo de bien, frente a la poca claridad ante situaciones y realidad evidentemente preocupantes, cuando no dañinas, del club… Que somos personas, no robots!!! Que no pueden pretender que callemos siempre!!! Agradezcan que Lopetegui no habra la boca… Ya vemos como CR7 mucho no se la aguantó….
      Saludos.

    • Aunque no suelo escribir en el foro, siempre estoy bastante de acuerdo con las cosas que dices, y hoy también. Simplemente un apunte desde el desconocimiento. Si dices conocer la respuesta a la marcha de Zidane, me gustaría saber qué responsabilidad tiene él en lo que está ocurriendo hoy. Si advirtió lo que se le podía venir encima en este año, porqué tuvo tan nefasta actitud con los fichajes durante tres años?.

      • Pues para mí no tiene ninguna responsabilidad, si acaso haber esperado tanto a anunciar al presidente su marcha….pero yo creo que se fue porque Florentino no atendió sus peticiones y nos dijo, os quiero mucho, pero ahí os quedáis porque yo soy un ganador…

        A mí los entrenadores que no son exigentes no me gustan…también te tienes que hacer valer con el jefe no sólo con los jugadores…

        Saludos

  7. Suscribo su comentario.
    Un poco más de claridad por parte del presidente nos vendría bien a los madridistas. La política de comunicación del club es inexistente. Por lo menos debería haber explcado el punto de vista del club ante la salida de Cristiano y la de Zidane. Y no limitarse a un comunicado.
    La “prensa hidráulica” (me gusta la metáfora), empezó la semana pasada, por obra de Pedrerol, a poner chinitas en el camino de Solari, cuando se empezó a hablar de que podría sustituir a Lopetegui.
    Pedrerol se encargó de exhumar unos artículos de Solari en El País, en los que cometía el pecado de elogiar a Messi. Y advertía: “esto no gustará al madridismo”. Ayer, “latiguillo” Serrano, se refirió a los mismos artículos, con la misma cantinela.
    Nada mejor que excitar a la parte más casposa del madridismo con la idea de que al entrenador del Madrid le parece que Messi es un gran jugador. Y encima, Solari, argentino y que habla como Valdano, lo peor de lo peor…
    Una de las cosas que peor llevo, cuando voy al Bernabeu, es el compartir el mismo ámbito espacial que ese “tendido siete”, igualito al de las Ventas, que se las da de entendidos, y se permite silbar a sus jugadores cuando dan un pase mal o pierden la pelota. Ese sector es minúsculo comparado con el resto del estadio, pero los silbidos se imponen sobre los que callan, y acaban generando broncas cuando se dan las circunstancias necesarias. Y ahora, estamos en uno de esos momentos. Ese “tendido siete” es halagado por la prensa porque demuestra “lo exigente y entendido” que es el público del Bernabeu, y acaban por creerse que ellos tienen la razón, y que para que los jugadores funcionen, hay que darles caña. Y no hay nada más desestabilizador de tu propio equipo.
    Me gustaría verlos en sus respectivos trabajos siendo abucheados por una multitud de energúmenos cuando cometan un error. ¿Mejoraría así su rendimiento? Lo dudo. He visto jugadores venirse abajo ante esa presión. y no creo que tampoco beneficie a los que son capaces de soportarlo.
    En fin, ojalá que Solari ponga algo de cordura en las alineaciones y en el juego, y ojalá que tenga suerte. La va a necesitar.
    Saludos.

  8. Se consumó el desastre. Poco puedo añadir; si acaso, que el Madrid debería hacer un análisis objetivo de su situación como club. Por ejemplo: ¿está, efectivamente, obligado a obtener resultados inmediatos? ¿Debe resignarse a vivir en un entorno histerizado? Tal vez, la respuesta sea “sí”. En ese caso, su planificación deportiva e institucional debería ir alineada con ese análisis: debería enfocarse sólo al corto plazo; los entrenadores que contratara deberían ser veteranos al más alto nivel, con un método de trabajo sencillo y versátil, y con capacidad para tratar con jugadores-estrella; en cuanto a los propios jugadores, debería contratar, sobre todo, a gente experimentada, de una cierta edad, mentalmente fuerte; reducir al mínimo la contratación de jóvenes promesas, por brillantes que sean (pues un club histerizado y con urgencias es el peor contexto posible para jugadores así); ello implicaría acudir a la cantera sólo de forma excepcional; por lo tanto, el club necesitaría disponer de suficiente dinero para hacer muchos fichajes caros; por lo tanto, debería desarrollar al máximo su economía; etcétera. Se trataría de un modelo sub-óptimo, desde luego; pero basado estrictamente en la realidad del club.

    Si, por el contrario, el Madrid creyera que puede aspirar a más, y que puede llegar a disponer de tiempo para construir un equipo duradero, entonces debería esforzarse por reducir la frecuencia y la duración de las crisis; para lo cual, debería tener como prioridad la estabilidad; para lo cual, le convendría contratar entrenadores de perfil similar; estos entrenadores aplicarían un modelo de trabajo complejo, que requeriría tiempo para que los jugadores lo asimilaran; tal modelo debería impregnar todas las categorías inferiores del club; al fichar jugadores, habría que priorizar su adaptación a dicho modelo antes que su brillantez general; etcétera. Una buena política de comunicación, tan necesaria en todo caso, sería aquí imprescindible para tranquilizar a socios y aficionados cuando los resultados no llegaran.

    Es decir: no se trataría de elegir “un estilo”, según el gusto y el capricho de cada cual, sino de analizar la realidad del club y actuar de forma absolutamente consecuente.

    Más: ese análisis debería establecer con claridad cuál es la posición del club respecto de, por ejemplo, la prensa y las instituciones del fútbol (la Federación, la Liga, la UEFA, la FIFA), así como de las demás instituciones de la política y de la sociedad que pueden tener relación con el club. De ese análisis, se derivaría la política del club. Por ejemplo: ¿cuál es nuestra relación de poder respecto de la prensa que cubre al Madrid? ¿Estamos en posición de fuerza, o de debilidad? Si es de debilidad, deberemos buscar un pacto y transigir, para evitar males mayores. Si es de fuerza, ¿a qué esperamos para actuar con energía en defensa de nuestros intereses?

    No digo que este tipo de análisis no se haga desde la directiva (ni que sí se haga); sí digo que la línea errática que a veces parece seguir el club estropea lo que, por lo demás, está siendo un muy buen trabajo (como las famosas, pero muy reales, “4 de 5” Copas de Europa, o como la salud económica del club).

    • Plas, plas, plas, plas, plas y muchos y muchos aplausos más, hasta llenar este recuadro de respuesta….lástima no tener a mano el emoticono de las palmas, porque inundarían mi respuesta….

      Saludos

    • Totalmente de acuerdo con usted, siempre es un gusto leerle.
      Paciencia es lo que muchos pedimos al club, con una estrategia bien definida a largo plazo que implique futuros éxitos deportivos. De hecho, con la política de fichajes de los últimos años centrada en la búsqueda de jóvenes promesas más que jugadores ya consolidados en la élite mundial (últimamente inaccesibles dad la inflación del mercado), parecía que esa iba a ser la estrategia seguida por el club. La llegada además de Julen Lopetegui, si bien pudiera ser una opción a vuela pluma dada la repentina marcha de Zidane, podría ir en línea con dicha estrategia, con la idea de implementar un sistema de juego bien determinado como es el que ha propuesto Julen en la selección y ha querido imponer en el Madrid (habría que ver por supuesto si se tenía en mente también que dicho sistema de juego fuera a implementarse a todos los niveles, tanto el primer equipo como categorías inferiores). Es más, los últimos éxitos deportivos podrían haber servido como parapeto (especialmente frente a la prensa malintencionada así como ante ese sector de la afición que se muestra nervioso e irracional) a la hora de afrontar una etapa de transición hasta que la estrategia diera sus frutos, lo cual no implicaría por supuesto que el Real Madrid no estuviera en la pugna por todas las competiciones. No ha sido así y se ha despedido, y de que forma, al entrenador (no tenemos idea de qué ha pasado para que el comunicado tenga tan poco tacto). Y con esto no digo que la situación en la primera plantilla no fuera la que todos esperábamos, los resultados estaban siendo malos y la perspectiva no mejoraba, aunque es cierto que para mí los veinte minutos de la segunda parte del Camp Nou sí que resultaban gratificantes. De hecho, si hubiéramos empatado posiblemente el desenlace del partido habría sido distinto. Pero bueno, agua pasada…
      Ahora habrá que ver hacia donde se dirige ahora el club y si el nuevo inquilino del banquillo es capaz de revertir la situación en el corto plazo mientras presidencia confirma que tiene las ideas claras con un proyecto deportivo bien definido a largo plazo. Y sí, una acertada política de comunicación del club hacia afición y además en defensa del staff técnico y jugadores (algunos desde luego han estado muy mal estas últimas semanas) creo que también ayudaría a esa idea de unidad de club, evitando además que cale ese mensaje negativo por parte de muchos medios contrarios al Madrid entre gran parte de la afición. No entiendo como Florentino, después de los últimos años, no ha puesto los medios necesarios para mejorar este punto.
      Un saludo y Hala Madrid!

      • Gracias, Paz e Y. Mishima. No sé: tal vez el Madrid deba aceptar que sólo puede ser cortoplacista. En todo caso, ésa sería la conclusión de un análisis objetivo, no de una mera resignación. Pero, si es así, debería actuar en consecuencia y no hacerse falsas ilusiones de futuro.

    • Esto ya lo hemos comentado en otras ocasiones desqueran y mi opinión es que el Real Madrid no es un club cortoplacista, es presidencialista. Al socio madridista le gusta un presidente intervencionista, una especie de superheroe con corbata que negocie los fichajes con el manchester y negocie los onces con el entrenador.
      Para instaurar un modelo a largo plazo, el presidente debe delegar el modelo futbolístico sobre otros con más conocimiento y eso en el madrid es misión imposible. Calderón, con todas sus lagunas, legales y mentales, fue el único presidente que supo-pudo hacerlo.
      Por eso el club no se plantea un modelo, porque ya lo tiene, el madrid es Florentino, como antes fue Lorenzo, antes Ramón y durante mucho tiempo, Santiago. Y ojo, no nos ha ido mal, nada mal.
      El Real Madrid actual es un reflejo del presidente, la liga y la copa le aburren, (4 ligas y 2 copas en 15 años. Calderón gano 2 ligas en dos años y medio por ejemplo) la champions le apasiona (5 títulos) y los entrenadores tienen una importancia relativa por lo que no duda en prescindir de ellos aunque tengan buenos números.(13 entrenadores diferentes). El problema es que se ha corrido la voz y muchos ya no quieren venir aquí.
      Asi que tenemos modelo, y es el modelo que a los socios les gusta. cambiará cuando Florentino decida jubilarse.

      • Muy interesante, Fernando. Sí, yo también estaba pensando que, en línea con lo que decía del análisis de la situación del club, ello también tendría consecuencias sobre el papel, o la cuota de poder, de los jugadores y del entrenador (más poder para los jugadores cuanto mayor sea el cortoplacismo del modelo; más para el entrenador, cuanto más medio/largoplacista sea), pero no se me había ocurrido pensar en el presidente. Creo, en todo caso, que no son perspectivas excluyentes, sino complementarias: una perfila el ‘grado de libertad’ o ‘margen de maniobra’ del club en función de las relaciones con el entorno, y otra analiza cómo se reparte el poder en el interior del club. Lo importante es que la política final que se establezca sea coherente con dicho análisis. Siguiendo tu ejemplo: si el club es presidencialista, no tiene sentido hacer pseudo-delegaciones de poder (en figuras que no son más que hombres de paja), sino rodear al presidente de asesores bien cualificados, para que tenga la mejor información al decidir.

      • Tengo a Florentino por una persona inteligente, aunque la fuerza de la pasión arrambla en demasiadas ocasiones con muy buenas inteligencias. Y siendo como es inteligente, creo que tiene una sección de baloncesto que, a una gran cosecha en títulos, añade una superioridad apabullante en juego tanto en España como fuera.
        Es necesario traducir esa gestión al fútbol. Una traducción que no es nada sencilla. Primero porque los 50? 100? mejores jugadores del mundo están todos en la NBA (aunque tienes que reunir a muchos menos que en fútbol), segundo porque el papel de un entrenador en basket es mucho más activo que en fútbol, está mucho más encima de sus jugadores y tiene la opción de parar el juego y arreglar cosas sobre la marcha, amén de hacer cambios constantes durante todo el partido.
        En fútbol es mucho menos influyente en cada partido, con una capacidad mucho menor de intervención. Lo que no haya conseguido hacer durante la semana apenas lo podrá cambiar en el curso del partido.
        Teniendo en cuenta todos estas diferencias, creo que toca analizar el éxito baloncestístico de la entidad (más el que también se ha dado en fútbol) y construir el Madrid del futuro.

        • Es verdad. Pero también hay que tener en cuenta que la sección de baloncesto del Madrid atrae sobre sí mucha menos atención y presión por parte de la prensa (y, posiblemente, también por parte de la afición). Es decir: creo que el Madrid de baloncesto tiene más margen de maniobra para llevar a cabo un proyecto “óptimo” (con el importante límite que señalas: la NBA).

  9. ya que al capitan no le gustan los entrenadores que le haga trabajar y poner un poco de disciplina porque el respecto se gana y la disciplina se impone yo recomiendo a un entrenador que en estos momentos está en china y vendria de mil amores a SOR MANZANO que antes de salir a entrenar y a jugar les preguntaría que les apetece hacer hoy y les vendeceria

    • No me gusta en absoluto tener que decir esto, pero el capitán del Real Madrid debería tener, además de tiempo en el vestuario y éxitos deportivos, un mínimo de formación personal. O al menos ciertas características personales que le hicieran idóneo para el papel.

  10. gracias por el articulo muy bueno

    por otro lado acabo de leer que solari dice en rueda de prensa que el plan es ir a melilla y jugar con dos cojones. Esto ya empieza a ser surrealista

  11. Voy a decir algo que es lo que ha hecho que mi pasión por el fútbol español y, amén de fútbol en general, sea menor. E, incluso, reconozco que desearía que no me gustara. Pero, es el opio del pueblo. Y, ahora, más que nunca.

    Lo que pretendo decir es que el fútbol , me centro en el de aquí, lo ofrecen cargado de connotaciones políticas y como una herramienta “compensadora” de no sé muy bien que agravios.

    Al Athletic de Bilbao y a la Real Sociedad, en épocas de intensa lucha abertzale, se les obsequió con sendas Ligas. Con el “més que un club” ha sucedido y sucede algo muy similar. O exactamente igual.

    Entonces, un Madrid sin Zidane, sin CR 7, sin James, sin disciplina, ni motivación…contra TODOS, lo tiene muy difícil. esto de los mamoneos ya ocurría en la época medieval, donde por asuntos político-económicos hacían vencer en la prueba correspondiente a quien fuera menester.

    Yo sé que la gente se niega a admitir la dura realidad. Lo sé.

  12. El problema con Lopetegui ha sido que los entrenadores blandos vendidos a las jerarquías de un once titular más dos o tres cambios habituales puede funcionar en selecciones nacionales, pero nunca en el día a día de los grandes equipos con exigencias dobles cada semana durante una temporada completa: en selecciones nacionales puede valer para fases de clasificación que se juegan una semana cada dos meses, vendederte a un núcleo de 15 jugadores y que estos tengan que esforzarse y dejarse los huevos dos partidos cada dos meses a tope, para ir en la siguiente convocatoria.

    En los clubes si te vendes a los titulares los suplentes se desmotivan, y cuando los saques no te darán ningún rendimiento. Si sólo juegas con 11 por muy a tu favor que estén pronto el cansancio les hará mella y dejarán de dar ese rendimiento. En clubes debes tener una plantilla motivada de 20 tíos a tope con un equipo A y un plan B como hizo Zidane en la temporada del doblete Liga-Champions.

    Zidane perdió esto y la temporada pasada se quedó con sólo el plan A cuando su plan B desmotivado tiró la copa contra el Leganes. Zidane más listo que Lope lo vio y por eso se largó. Lopetegui no ha sabido verlo y se ha comido el marrón. No entiende que lo que le funcionó en las fases de clasificación con la selección no le haya funcionado en un Club. Se ha demostrado que no es tan buen entrenador. No estaba preparado.

    Entrenar selecciones y entrenar grandes clubes son casi deportes diferentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí