Günter Netzer: el cerebro de la melena rubia

6

Hoy día 14 de septiembre cumple años el germano Günter Netzer, el primer jugador que fue campeón del mundo cuando militaba en el Real Madrid (anteriormente ya habían pertenecido a la disciplina blanca el charrúa Britos y el brasileño Didí).

En el año 1973 se abrieron las fronteras para los jugadores extranjeros en la Liga española después de varios años de cierre. Mientras el Barça fichaba a Cruyff, el Real Madrid contrató al alemán Netzer, jugador que había cautivado a Santiago Bernabéu en la Eurocopa de 1972 y que fue segundo en la votación para el Balón de Oro ese año.

Nacido el 14 de septiembre de 1944 en Mönchengladbach (Alemania), cuando la II Guerra Mundial tocaba a su fin, Netzer jugaba de centrocampista. En el mediocampo destacaba por su elegancia, su visión extraordinaria, su magnífico toque de balón y pase y, además, por un disparo muy potente y preciso.

El otro extranjero que llegó a la casa blanca fue el argentino Mas en una temporada 73-74 muy dura en el club de Chamartín. El teutón debutó errando un penalti frente al Castellón en un curso donde llegó a disputar 25 partidos. El Campeonato doméstico fue a parar a manos de un Barça liderado por Cruyff que además venció a los merengues en el Bernabéu por 0-5. El equipo dirigido por Luis Molowny acabó levantando la Copa precisamente contra los catalanes, pero Netzer, al ser foráneo, no disputó ningún minuto en todo el torneo. Su primer año fue decepcionante y comenzó a tener en la parroquia blanca a muchos reticentes de su juego. Le acusaban de ser muy lento, frío e irregular.

La firma de su compatriota Breitner en el verano de 1974 le ayudó a mejorar su nivel en las dos siguientes temporadas que vistió la camiseta blanca. El centro del campo poderoso y preciso que formaban los dos germanos fue clave para recuperar el título de Liga tras una campaña en la que aventajaron en doce puntos al Real Zaragoza. Miljanic sacó un mejor rendimiento de Netzer, que se fue a los 31 partidos ligueros y los 7 tantos. Varios de ellos resultaron claves en el devenir del equipo en la Liga, como fue el segundo gol que dio el triunfo en Mestalla en la primera jornada, el tanto que le marcó al Málaga de penalti en la jornada 16 o el doblete frente al Español en Sarriá en la que, probablemente, fue su mejor actuación en su estancia en la capital. Para completar un curso magnífico se volvió a levantar la Copa, aunque seguía la prohibición a que los extranjeros disputasen la competición del KO.

Su último año en Madrid fue en la temporada 1975-1976. Continuaba el debate de si debía jugar Velázquez o él, pero en muchas ocasiones lo hicieron juntos y el teutón rindió bien, aunque no con la brillantez del curso anterior. El club revalidó la Liga por delante del F.C. Barcelona, pero no pudo alzar la anhelada séptima Copa de Europa tras caer con el Bayern de Munich en semifinales. Netzer llegó a los 29 duelos ligueros anotando contra el Granada y el Elche y además marcó una diana en la Copa de Europa frente al Dinamo de Bucarest en la primera ronda. Al término de la campaña dejó la institución blanca después de 100 partidos y 13 goles y con la sensación para numerosos aficionados de que su trayectoria en el equipo pudo ser mucho más exitosa.

Netzer dejó el Madrid tras 100 partidos

Aterrizó en Suiza para firmar con el Grasshopper de Zurich, en el que estuvo dos temporadas antes de colgar las botas de manera definitiva en 1978 con casi 34 años de edad.

En la ‘Mannschaft’ fue internacional en 37 ocasiones con seis tantos en su haber. Fue un niño prodigio y con 21 años recién cumplidos debutó en una selección de Alemania Federal que ya contaba con Beckenbauer, además de Weber, Tilkowski o Hottges. Se quedó cerca de ir al Mundial de Inglaterra 1966, en el que fue preseleccionado, pero Overath le arrebató el puesto a última hora. Tras ese torneo ya se hizo con las riendas del combinado teutón en el mediocampo y no lo soltaría hasta siete años más tarde. Su mejor momento tuvo lugar en la Eurocopa de 1972 donde Alemania Federal se impuso en cuartos a Inglaterra con una exhibición suya en Wembley y posteriormente a Bélgica en semis y a la URSS en la gran final celebrada en Bruselas. Dos años después aún entró en la lista de Helmut Schön para el Mundial de Alemania, pero solo disputó el choque frente a la RDA. Su país levantó la copa contra los Países Bajos, aunque el poder de los jugadores del Bayern se impuso ante los futbolistas con pasado o presente en el Gladbach como el propio Netzer, Jupp Heynckes o Herbert Wimmer.

En su vida posterior al fútbol abrió una tienda de deportes, una agencia de publicidad y una discoteca, fue manager del Hamburgo en los años 80, en una gran etapa del club hanseático y ha trabajado en la ARD alemana como comentarista de los partidos del equipo nacional alemán.

6 COMENTARIOS

  1. Maravilloso articulo como siempre. Solo un matiz. La discoteca, agencia de publicidad(que editaba la revista del Borussia), tienda de deportes las tenia cuándo era jugador del Borussia. El club le permitió estas actividades para poder mantenerle en su nomina ya que tenia ofertas muy superiores a lo que ganaba en el Borussia. Despues de ser manager en el Hamburgo fue director ejecutivo de una empresa( Infront Sports & Media AG.) que vendia derechos televisivos, entre ellos los de los mundiales.
    Una anecdota contada por el fue que Bernabeu le quito las llaves de su Ferrari(en aquellos tiempos era bastante exotico que un jugador tuviese un Ferrari) se las dio a un chofer y ordeno que el coche volviese a Alemania. El argumento era que los jugadores del Madrid no deberian tener un Ferrari. Hay otras bastante divertidas con Miljanic o su escapada a los Oscar sin conocimiento del club. Como ve muchas cosas que pasan ahora ya pasaron antes.
    Un comentario sobre Breitner. El dice que la unica persona sabia que ha conocido en el mundo del futbol fue Santiago Bernabeu.
    Un Saludo

    • Hola Richard,

      Muchas gracias por tu comentario y el matiz. Intentaré que me lo rectifiquen, en la fuente donde lo encontré venía como actividades tras colgar las botas.

      La anécdota del Ferrari la había escuchado alguna vez pero la de los Oscar no. Investigaré para ver que encuentro.

      Respecto a Breitner en entrevistas que ha hecho en los últimos años siempre ha tenido grandísimas palabras para Don Santiago.

      Un abrazo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí