Fernando Hierro: “Renovaría a Zidane mañana”

9

En La Galerna ya habíamos entrevistado a héroes de hoy y de anteayer, pero nos faltaba quizá un héroe de ayer. Nos citamos con Fernando Hierro en el muy recomendable restaurante Barbillón Oyster, en Aravaca. Es pausado en el hablar, correctísimo en el trato -afectuoso incluso- y renuente a entrar a fondo en cuestiones polémicas, lo que no impide que la entrevista depare algunos jugosos titulares. La Galerna ya tiene otro paladín del madridismo (y uno de los más grandes) en su colección de entrevistados. 

P: Llegaste al club en el año 89, pero se dice que antes estuviste muy cerca de fichar por el Atleti. 

R: Hubo un acuerdo entre clubes, el Valladolid y el Atleti. Me transmiten que está todo cerrado, pero no era verdad porque no habían hablado con mi representante ni conmigo al respecto. Pero es verdad que había una servilleta firmada (Risas) por la cual traspasaban mis derechos federativos al Atlético de Madrid. Claro, se cruza el Real Madrid y era la ilusión de mi vida, la ilusión de niño. Yo pensaba que si fuera posible jugar en el Real Madrid, yo no quería otra cosa, ¿no?

P: Lo tenías claro…

R: La única ilusión que tenía era ser jugador del Real Madrid, porque desde pequeñito oía en la radio los partidos de la antigua Copa de Europa. En aquellos tiempos, estando en 8º de EGB, hicimos una excursión y con mi colegio vinimos a ver Madrid, y también Segovia, Toledo… Vinimos al Santiago Bernabéu y yo alucinaba, me parecía que era algo fuera de lo normal. Así que cuando más tarde se cruza en mi camino el Madrid, pues imagínate…

fernando hierro entrevista la galerna

P: En tus comienzos (Antic retomaría eso después) eras más centrocampista que defensa, ¿no es verdad?

R: Hay algo curioso ahí porque yo llego al Valladolid en los últimos dos, tres meses de campeonato y Cantatore me coloca en la posición de defensa cuando yo nunca, nunca, había jugado ahí… No sé, él siempre le decía a todo el mundo que yo iba a ser el mejor defensa de España. Y era algo que a mí no me entraba en la cabeza porque yo nunca había jugado en esa posición ni a mi juicio tenía condiciones de defensa ni nada… El hecho es que cuando llego al Real Madrid yo llevo año y medio jugando de defensa pero enseguida viene Antic y me dice que yo todavía soy muy joven para correr poco, que tenía que seguir corriendo (Risas), que eso de quedarme ahí detrás viéndolas venir, que no, que yo era muy joven aún … Y me cambia la posición. Me lo tomo como una vuelta atrás a mis características ofensivas, lo que me hizo feliz. Y no es que me negase a jugar de central porque, en definitiva, yo como jugador sé que son los entrenadores los que tienen que tomar la decisión, y es cierto que luego en la Selección, en toda la época de Clemente, yo sigo jugando en el centro del campo a pesar de que en el Madrid ya había vuelto a la defensa. Eran posiciones diferentes, similares pero a la vez muy diferentes. Y me quedo hasta el año 98 con Clemente jugando de centrocampista. Después llega Camacho como Seleccionador y ya a partir de ese año juego, tanto en el Madrid como en la Selección, en el centro de la defensa. Al final, el tiempo dio la razón a la gente que apostó por que ése era mi puesto. Fueron unos visionarios, porque sacaron de mí algo que yo no pensaba que tuviera dentro.

P: Pero el jugar de central no te impidió superar los cien goles en tu trayectoria como jugador del Real Madrid. Podemos intuir que hubieses sido un gran goleador de jugar más arriba.

R: Bueno, también es verdad que yo tiraba faltas, penaltis… Pero yo mismo me sorprendo muchas veces cuando salen por ahí las cifras de goles tanto en el club como en la Selección. Todo el mundo me pregunta y me dice: macho, la cantidad de goles que metiste, ¿no?

Yo mismo me sorprendo de la cantidad de goles que marqué en el Madrid y la Selección.

P: ¿Qué recuerdas de las Ligas de Tenerife?

R: Imagínate. Tantas jornadas dependiendo de ti, dependiendo de ti, dependiendo de ti… Y dos años consecutivos, ¿no? La misma historia. Fue algo que no conseguíamos procesar.

P: Y con actuaciones arbitrales dudosas, ¿o no?

R: Bueno, pero al final te das cuenta de que todo eso son cosas que pasan en la vida, igual que hay otros momentos en donde nosotros a lo mejor hemos sido beneficiados. Pero fue terrible. Sobre todo el primero de esos dos años. ¿Cómo nos pudieron remontar ese 0-2?  Es algo que ves el partido, como lo vimos después en televisión, y dices ¡es que esto es imposible! Y, bueno, el segundo año es verdad que nosotros habíamos jugado la semifinal de la Copa del Rey en Barcelona, 70 minutos con uno menos por una expulsión… Logramos pasar la eliminatoria y pagamos el esfuerzo en la última jornada de Liga.

P: Dijiste alguna vez que para ti eran los dos peores partidos de toda tu trayectoria futbolística…

R: Sí, porque después de 37 jornadas de trabajo lo tienes en tu mano. Cuando las cosas que dependen de ti mismo no salen, te frustras mucho más.

P: En tus mejores momentos, ¿qué lugar ocupa el marcaje que le haces a Del Piero en la Final de la Séptima? 

R: La Séptima es un antes y un después, pero no por el marcaje sino por la victoria. Todos sabíamos que era nuestra oportunidad. Todos intuían que ese era nuestro momento, pese a que la Juve era la gran favorita. Nadie daba un duro por nosotros. De no haber ganado esa Champions, se habría hablado de que el Madrid no era ya lo mismo, que había que buscar otra cosa. Estábamos mal en Liga y afortunadamente pudimos centrarnos un poco más en la competición europea. Es el día más importante de la historia reciente del Real Madrid; yo creo que con la Séptima el Madrid vuelve a ganar en Europa, en cinco años hacemos tres Champions y dos semifinales, el Madrid vuelve a marcar una buena era en Europa. Y la afición, el madridismo, todos lo necesitábamos, ya estábamos cansados de la eterna promesa de cada año: este año la Copa de Europa. Era algo que nos debíamos a todos, al club, a nosotros, ¿no? Íbamos a cualquier lado y la gente nos decía: sí, sí, la Liga, bien, pero ¿la Champions? Y así nos tiramos muchos años, todo el mundo hablando de Champions… Aquel día, sin duda, fue el día más importante de la historia reciente. Después de 32 años, ¡cómo lo vivió el madridismo! ¡Cómo fue nuestra llegada a Madrid! ¡Cómo lo disfrutó la gente!… Sin duda para mí, como jugador, el día más importante de mi carrera.

P: Después viene la Octava y te toca verla desde otro punto de vista porque tienes una temporada con unas lesiones de espalda horribles, ¿no? ¿Qué papel te toca desempeñar?

R: Me toca el papel de un jugador con una determinada edad en un momento difícil. Es verdad que cuando nos clasificamos en Rosenborg fue un día dificilísimo, con muchas lesiones, con chavales jóvenes que nos vinieron a ayudar. Uno de los que jugó fue David Aganzo… Me lesiono en ese partido, con una rotura parcial del ligamento lateral interno faltando dos minutos para acabar la primera parte y de allí salimos ganando 0-1, gol de Raúl. Y una vez que pasa eso pues indudablemente era ya la confianza en el grupo lo que entraba en juego, sobre todo porque Vicente leyó muy bien el rumbo de la temporada. Cambió el sistema, pasando a jugar con tres centrales para sustituirme. Tanto Iván Campo como Aitor como Iván Helguera tuvieron rendimientos extraordinarios. Eso hizo que llegáramos a la final en París contra un Valencia que todo el mundo también daba como favorito; en aquel momento estaba extraordinario. No obstante ganamos y lo hicimos con un equipo diferente, porque en dos años habíamos cambiado mucho el equipo; se había ido gente importante, que en la Séptima nos había ayudado muchísimo, para ser sustituidos por otros como McManaman o Anelka, aunque todavía con Redondo, con Raúl, con Morientes…

P: En efecto. Esas tres Copas de Europa se logran con tres plantillas totalmente diferentes, ¿no?

R: Sí, pero respetando un núcleo de jugadores nacionales. Cuando me refiero a jugadores nacionales no quiero decir sólo españoles, sino que hablo de jugadores que llevaban ya mucho tiempo aquí, como Roberto Carlos y compañía. Esa generación de Roberto Carlos, Míchel Salgado, Iván Campo, Aitor Karanka, Morientes, Iván Helguera, Makelele, Solari, que empezó a jugar con la llegada de Figo, y Zidane. En París Anelka nos ayudó mucho, McManaman nos ayudó mucho… Fueron jugadores que aportaron. Pero estoy seguro de que sin la Séptima, la Octava y la Novena no hubiesen llegado, porque fue la que hizo que el grupo se sintiera con mucha confianza.

IMG_0762

P: Has tenido tres presidentes en el Real Madrid. ¿Cuál fue tu favorito? 

R: Cada uno es diferente. Yo llegué con Ramón Mendoza, que era un presidente extraordinario en el día a día, siempre muy cercano con el jugador, muy encima de nosotros… Lorenzo Sanz era una persona muy natural, muy normal. Lorenzo era un perfecto conocedor del madridismo, muy cercano. Sabía sacar lo mejor de cada uno de nosotros. Y con Florentino llegó un cambio general del club que pienso que es más global y más internacional y ha fortalecido la imagen del Real Madrid en el mundo. Es alguien que en su momento dio un paso por delante de los demás. A Ramón Mendoza le tuve un afecto especial porque es él quien hace una apuesta muy fuerte por mí, es él quien que me da la posibilidad de llegar al club de mis sueños, y por eso siempre le estaré eternamente agradecido.

Ramón Mendoza fue quien me trajo al club de mis sueños y le estaré eternamente agradecido.

P: ¿Cómo viviste la Novena con Zidane?

R: Fue algo inenarrable. Me quedo con su felicidad, porque él vino al Madrid en busca de la Champions, esa que el propio Madrid no le había dejado ganar en el 98.  Y fue el actor principal de aquella película, con el que es quizá el mejor gol de la historia de la competición. Él había venido en busca de un objetivo y sintió que lo había conseguido.  

P: ¿Cómo le ves como entrenador?

R: Muy bien. Le veo fenomenal. ¿Quién le va a explicar a él lo que es el club? Ha hecho su preparación, ha estado año y medio entrenando al filial y de segundo de Ancelotti. Y yo digo que todo el mundo tiene que empezar, todos los entrenadores tuvieron su primer día. Él conoce muy bien el club, a los jugadores, conoce fantásticamente bien al presidente y ha jugado en los mejores equipos, incluida su Selección Francesa campeona del mundo. Y cuando la gente habla de la falta de experiencia, yo respondo:  ¿qué es la falta de experiencia? Zizou en su carrera deportiva habrá ido interiorizando y cogiendo lo mejor de cada entrenador que ha tenido hasta componer su propia mezcla. Le veo muy seguro en la toma de decisiones y la verdad es que me encanta. Me encanta que Zizou esté entrenando al Madrid y solo espero que le vaya estupendamente.

P: Siempre has hablado del liderazgo de Raúl. ¿Ves a Cristiano llevando ahora esa antorcha?

R: No sé si realmente nosotros estamos valorando todo lo que nos transmite Cristiano. Me da la impresión de que siempre estamos buscando un gesto, buscando un comentario, buscando una frase, y realmente no estamos analizando el rendimiento de Cristiano, cuando es una brutalidad. Cuando, desgraciadamente (y ojalá sea dentro de cuatro o cinco años) no lo tengamos, analizaremos si realmente hemos valorado todo lo que Cristiano le ha dado al Madrid. Yo creo que no somos conscientes, realmente, de lo que significa Cristiano para nosotros. A mí me parece que estamos hablando de un jugador que estará dentro de la historia del Madrid como uno de los mejores. Pero es que estamos continuamente analizando cosas suyas que no tienen ningún sentido… Compitiendo contra un jugador de la categoría de Messi, Cristiano ha logrado tres Balones de Oro. Y la gente dice: no, es que tiene un carácter… Oiga, es que tiene un carácter ganador, y si tiene que arengar a sus compañeros y hacer cualquier gesto, pues lo hace porque quiere ganar, lo hace porque quiere que el equipo se alce con la victoria.

No sé si realmente valoramos todo lo que Cristiano le da al Madrid.

P: Jugadores de raza. 

R: Sí, gente con carácter. Como Camacho, tipos con ese gen ganador. Se exigen primero a sí mismos, luego al resto. Cristiano, aparte de sus registros estratosféricos en el Madrid, representa muy bien el carácter ganador del club. Cada equipo, cada club tiene su esencia, su filosofía y nosotros tenemos la nuestra; ni mejor, ni peor, la nuestra, la del Madrid, y él la encarna muy bien.

P: Ya que hablamos de la plantilla actual, hablemos de Casemiro, un mediocentro defensivo también con mucho carácter, pero que ya hay quienes apuntan que en un futuro podría jugar de central. ¿No te recuerda un poco tu caso?

R: Mira, podemos pensar que puede ser, que tiene condiciones para ser defensa, pero el Madrid tiene a Sergio Ramos, a Pepe, a Varane, a Nacho. Y, claro, con unas características diferentes, pero cada uno es… Ves a Nacho, por ejemplo. Cada vez que Nacho sale a jugar, lo hace con una seguridad que parece que juega de titular todas las semanas. Además representa a la cantera. Me encanta su forma de ser, es un chico extraordinario, un futbolista extraordinario y un profesional magnífico. Rafa Varane es otro portento, un jugador con las condiciones físicas más maravillosas que yo he visto en mucho tiempo, un chico de veintitrés años, que es internacional con Francia, que sabe lo que significa el Madrid y prácticamente lleva ya cuatro o cinco años en el club.

P: Y ya ha sido capitán con Francia.

R: Claro, tiene mucha personalidad. Y después están Pepe y Sergio Ramos. El mejor club del mundo pagaría una fortuna por tenerles. Por lo tanto, yo creo que en ese sentido Casemiro para ese puesto tiene a otros por delante, ¿no? Pero yo creo que es un chico que ha venido sin miedo, sabiendo que tiene que ponerse manos a la obra y trabajar, trabajar y trabajar para que cuando le den la oportunidad esté preparado. Y él, cuando le llega el momento, está preparado; y ha estado preparado para jugar contra el Barcelona, contra el Eibar, ha estado preparado para jugar contra cualquier equipo, dentro y fuera de casa, Champions… Sí, es verdad que hace unos meses ha estado sin minutos o con muy pocos minutos, pero está preparado, y eso habla muy bien de su profesionalidad, de su día a día, de su entrenamiento cotidiano. Y no es nada fácil llegar y que un entrenador de la noche a la mañana te ponga y rendir. Eso es síntoma de que estás sumamente preparado.

P: A varios de estos jugadores que citas ya los has tenido como entrenador, como segundo de Ancelotti. ¿Cómo fue ese paso poco habitual de ser director deportivo de la Federación Española a segundo entrenador del Madrid? 

R: No fue tanto cambio porque, afortunadamente, conocía a muchos jugadores que ya habían pasado por las categorías inferiores de la Selección, o habían sido internacionales con nosotros, y tenía esa sintonía. Y a mí es que se me pasaba por la cabeza el probar a ver qué tal lo de entrenar, quería ponerme a prueba para ver si en un futuro… Y ser segundo ha sido una experiencia magnífica, con gente trabajadora y que ya conocía del día a día de mi época, y con un entrenador, la verdad, sensacional. La experiencia de trabajar con Ancelotti para mí fue muy enriquecedora.

P: ¿Por qué pegó ese dramático bajón el equipo después de veintidós victorias?

R: Bueno, el equipo se va al Mundialito. La planificación era la de llegar muy bien a competir ya con el Sevilla la Supercopa Europea, en agosto. Y al Mundialito ya llegamos con mucha exigencia para esa altura de temporada. Y el equipo ya en el Mundialito se veía ya físicamente… son dos partidos muy exigentes. De todos modos, a mí me da la sensación de que a todo el mundo se le olvida, pero lo cierto es que el Real Madrid, entre comillas, juega como campeón contra el Sevilla, es campeón del mundo de clubes, llega a la semifinal de la Champions y estuvo peleando la Liga hasta el final… Esa es la realidad.

P: ¿Pero entonces fue un tema físico? 

R: No es un tema físico, pero sí es verdad que hubo lesiones de jugadores muy importantes ¿no? La lesión de Luka Modric fue muy importante, la lesión de James fue muy importante; luego también Bale, Marcelo… Pero ya no es una cuestión de eso, yo creo que es más de analizar, yo firmaría si cada año, por decir malo, consigues dos títulos internacionales, llegas a la semifinal de la Champions o estás muy cerquita de la final y te quedas peleando la Liga. Y yo, de verdad, creo que los chicos dieron todo lo que tenían; cuando alguien da todo lo que tiene dentro no tienes por qué… Se pueden conseguir los objetivos o no, pero yo creo que el año ése no se puede reprochar nada.

P: Hablando de ese final de etapa con Ancelotti, cuando fue cesado a raíz de todo esto se sucedieron muchas informaciones. El periodista Antón Meana dijo: “Hierro, Solari, Míchel, gente que son el Real Madrid, creen que el culpable no es Ancelotti. No creen que la solución sea cargarse a Ancelotti”.

R: Yo eso no se lo he dicho a nadie; a veces ponen cosas en mi boca y yo no he dicho nada a nadie. Bueno, estamos acostumbrados a eso. ¡Pero si yo no soy nadie para pensar que la solución no sea…! Mira, para mí el Madrid tiene su forma de pensar. Es la forma de ser del Madrid. ¿Que te gusta más, te gusta menos? Eso es otra cosa, pero la forma de entender el Madrid es reinventarse por ganar continuamente porque en el Madrid sólo vale ganar. Yo creo que es el proceso del Madrid históricamente. Históricamente el Madrid es capaz de cambiar de un perfil de entrenador por otro perfil de entrenador, de cambiar una plantilla casi entera porque no ganas el título. ¿Por qué? Porque ése es el gen ganador del Madrid, el Madrid es así. Ahora, que todos podemos pensar o que todo el mundo puede pensar que le gustaría que se hiciesen las cosas de otra forma, ir un proyecto a 5 años o lo que sea… Para el Madrid quedar segundo, o a un punto, no vale para nada. El Madrid tiene que ganar títulos, y ganar, y ganar, y ganar, y ganar. Y eso hace que magníficos jugadores y gente que son magníficos profesionales no se adapten a la exigencia tan brutal que tienen.

El Madrid se reinventa continuamente para ganar.

P: ¿Y eso explicaría, entonces, lo del cambio de Ancelotti? ¿No haber ganado en el segundo año?

R: Mira, a mí Carlo me parecía un entrenador ideal, por lo que transmitía, porque tenía mucha experiencia, era un entrenador muy querido y respetado por todo el mundo, incluso por la prensa… A mí Ancelotti me parecía que era entrenador para cualquier equipo del mundo. Es decir, Ancelotti podría entrenar a todos los equipos del mundo por eso, por su experiencia, por lo que es, por lo que significa, por lo rápido que se adapta en la toma de decisiones, por ejemplo. Ya ha entrenado a la Juve, al Milán, al Madrid, al París Saint-Germain, al Chelsea… Si se va un entrenador como Ancelotti, cómo no vamos a decir que era un entrenador magnífico, por favor. Todos lo dijimos.

R: ¿Tu salida del club es un poco en coherencia con la salida de Ancelotti?

R: No, no, yo ya había tomado la decisión.

P: ¿Tú ya la habías tomado?

R: Sí, ya había cumplido un año como segundo y ese año me había servido de experiencia… Tampoco me  veo yo un perfil de entrenador. Si en el futuro quiero entrenar, pues daré un paso para entrenar; y si no quiero entrenar pues buscaré otra cosa en mi vida, pero no me veo en el perfil de segundo entrenador mucho tiempo, ¿no? Pero eso sí: en esa época de segundo intenté aportar todo lo que era mi experiencia de jugador en el Madrid, todo lo que habían sido mis cuatro años de Director Deportivo de la Federación, y si surgía el momento de ser importante en algo pues bienvenido sea. Pero Ancelotti tenía un equipo de trabajo con el que llevaba mucho tiempo, tenían mucha confianza; tenía un asistente fantástico. Y, bueno, yo era el hombre de la casa, con conocimiento del día a día del club en el que había pasado mucho tiempo de mi vida. Cada uno aportábamos nuestras cosas, pero Ancelotti es un hombre que no necesitaba nada porque atesora tanta experiencia, con tantos presidentes diferentes, con unas culturas del fútbol y unas formas de pensar diferentes. Él ha tenido a un presidente árabe en el París Saint-Germain, a un ruso, a Berlusconi, a Florentino… ¿quién le va a enseñar nada? ¿Qué le voy a enseñar yo al lado de estos?

P: Comentas que todavía no tienes claro si vas a emprender una carrera como entrenador, o si vas a tener otro tipo de actividad. ¿Te ves en un futuro en el Real Madrid? ¿De entrenador? ¿En la directiva?

R: Es una pregunta siempre muy difícil… pero a la vez también es fácil. El Madrid es mi casa, tengo muy claro lo que yo pienso del Madrid, todo el mundo sabe que he estado allí catorce años y que a mí el Madrid me lo dio todo, y yo no puedo decir lo contrario. Mi relación con el club es excelente, excelente. Mucha gente me pregunta: “pero ¿y vas a volver?”. El Madrid es mi casa, a partir de ahí si se da la oportunidad y se dan las condiciones que uno necesita, bien. ¿Que no? Pues no pasa nada; el Madrid ya tiene a Chendo, a Butragueño, a Zidane, a Ramis, a Solari, a Guti, a Álvaro… Gente que ha llevado mucho tiempo la camiseta del Madrid.

P: Hay una leyenda negra que dice que estabas en una candidatura a la presidencia, junto con Raúl y otros.

R: Sí, sí… Eso es un periodismo de investigación escandaloso… Mira, de verdad, es que te cansa, a mí eso me cansa… Me cansa y lo que me cansa es la utilización tan fácil del nombre de una persona, diciendo que estamos preparando no sé qué. Mira, con Raúl ceno siempre que podemos. Como es lógico porque somos compañeros, somos amigos, nos encanta vernos y nos encanta reír. Si tuviéramos algo que ocultar pues ya nos esconderíamos; pero vamos al restaurante más céntrico de Madrid porque es donde nos gusta… Y después esto se utiliza para que alguien pueda pensar que he estado en una candidatura, que si han hablado con él; pero nadie nunca me llama para preguntarme si es verdad…

P: Nosotros ahora te lo estamos preguntando. Tienes la oportunidad de desmentirlo, si quieres.

R: Es que no es una cuestión de desmentir, es una cuestión de utilización; que si uno te utiliza; otro es que estás en contra del club; otro que si estás a favor del club; otro que si estás en una candidatura y por eso te metes en el club. Así que yo me pienso mucho hacer entrevistas, cuándo hacerlas, qué voy a decir y qué no voy a decir porque como hay una utilización tan grande al final decido hablar lo mínimo posible. Porque, de verdad, me cansa. Que si he comido, que si no he cenado, que si me estoy preparando, que si no me estoy preparando, que si voy en contra del club, que si digo algo pueden pensar que es que si yo tengo rencor, que si no digo algo puedan pensar… Al final la decisión es hablar lo mínimo posible porque digas lo que digas lo van a utilizar. Cada vez que pierde el Madrid dos partidos seguidos, sacan una candidatura y nos meten a nosotros.

IMG_0817

P: Vamos a ver si ahora citamos algo que de verdad has dicho o no. En 2013, sobre el tema de Casillas y Diego López. Es para saber si sigues pensando igual, si ahora lo ves desde otra perspectiva cuando ninguno de los dos porteros está en el Madrid. Al parecer dijiste: “Casillas necesitaba cariño cuando la lesión, pero tenía que haber puesto las cosas en su sitio; haber tomado una decisión y no haber dejado a nadie hablar por él: mire, hay un compañero que está delante de mí, que está de titular y yo voy a seguir como siempre, soy el capitán y tengo que ser ejemplar”

R: Mira, yo me acuerdo perfectamente, yo creo que fue en una entrevista en una radio por la noche. Me preguntaron por eso y yo lo que dije fue que Iker tenía que haber dicho una serie de cosas en su momento; pero no del tema deportivo sino: miren, yo soy un profesional, un futbolista, he sido titular durante mucho tiempo y ahora hay otro compañero que está jugando… Pero, ¡¿de lo demás?! Es que nadie tiene que hablar de más.  También entiendo que muchas veces cuando es por sentimiento al club y por ser capitán es muy difícil poner muchas cosas en su sitio, sabes que no a todo el mundo le puede gustar. Yo a Iker le tengo mucho cariño y tenemos una relación fantástica,  y oye, que el entrenador decida poner a un compañero, vale, es decisión del entrenador. Pero eso de “topo sí, topo no” de las redes sociales… Este país requiere un cambio social muy fuerte, todo eso de las redes sociales, de la nueva forma de entender el mundo, tu vida personal, profesional, privada… Los chavales no están preparados para el uso de las redes sociales. Todo eso que se organizó en torno a Iker…

P: Pero hablabas de que Iker debería quizá haber dicho cosas que no dijo. ¿Ejercía la capitanía de un modo distinto al que tú hubieras utilizado? 

R: Cada uno somos un mundo. Para mí lo que es muy difícil de entender es cómo se cierra el caso de Iker, ¿no? Cómo se puede llegar a un fin así… Yo siempre soy más de los de “hablando se entiende la gente”. Entiendo que hay un día que entras, que se tiene que ir alguien, y que hay un día en el cual el que se va eres tú. Y todo ese tránsito es difícil y yo estoy seguro de que Iker nunca quiso… Yo ya lo he dicho muchas veces, y no me importa volver a decirlo: yo creo que a Iker en determinados momentos le faltó protección. Lo he dicho muchas veces.

Al final, Iker debió decir cosas que no dijo, pero le faltó protección por parte de todos.

P: ¿Protección por parte del club?

R: Protección de cara a todo y por parte de todos.

P: De la prensa la tuvo. ¿O no?

R: Cuando se retire yo creo que todos nos vamos a dar cuenta de la dimensión de lo que ha significado para el Madrid de toda su vida, y que volverá. Vamos, a mí me gustaría que Iker volviera a ponerse la camiseta del Madrid, a tener su partido de despedida, y ver al Bernabéu despidiéndole como se merece.

P: Las salidas del Madrid, además, son complicadas. La de Iker. O la tuya, que coincide con la de Vicente del Bosque. ¿Qué pasó ahí? Porque se dijeron muchas cosas.

R: No, mira, yo no voy a volver para atrás. No he hablado nunca y no voy a hablar. Yo sé lo qué pasó, por qué pasó y lo tengo clarísimo. Yo tenía mucha información y ya está. Lo que cuenten no cambiará lo que siento por el Madrid, como no cambiará lo que Iker siente por el Madrid, lo que cualquier jugador que haya jugado en el Real Madrid siente por ese escudo. Yo hablo por mí, yo entiendo que el club está por encima de cualquier jugador, de cualquier presidente, de cualquier entrenador; porque es el Real Madrid y el Real Madrid es más grande que todo eso. En mi caso yo no tengo nada contra el club, mis relaciones allí son muy buenas. Pero estas cosas son mías.

P: Son tuyas y ahí se quedan.

R: Y ahí se quedan.

P: Como capitán que fuiste, dinos: ¿son Sergio Ramos y Marcelo buenos capitanes?

R: A Sergio le veo fenomenal. A Marcelo le veo fenomenal. Sergio haciéndolo perfecto, tiene 30 años pero lleva ya mucho tiempo en el Madrid. Marcelo también. Pepe. Cristiano. Son gente que sabe perfectamente cuál es el día a día del Madrid y cuál es su funcionamiento. En eso lo tengo claro, lo dignifican mucho, ellos saben lo que significa, son chavales que son extraordinarios. Cada uno con su peculiaridad y dentro de su manera de ser, pero son chavales extraordinarios que tienen un corazón grande y que juegan en el Real Madrid.

Cuando echaron a Ancelotti, yo ya había decidido que no seguiría como segundo en todo caso.

P: Hablemos un poco ahora de Del Bosque.

R: Me lo esperaba (Risas de todos).

 P: José Luis Sánchez nos dijo en una entrevista que le hicimos: “El club ofrece a Del Bosque la insignia de oro y brillantes y él la rechaza. Y tú puedes estar enfrentado con Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, pero creo que tienes que separar lo que es Florentino Pérez de lo que es el propio Real Madrid. Si el Real Madrid, como club, te ofrece una insignia por tu trayectoria, yo creo que tienes que aceptarla, aunque estés disgustado con el actual mandatario. Vicente debió aceptarla, debió recogerla y demostrar al madridismo precisamente que es madridista. Es un gran madridista. Pero ese rencor que guarda respecto a su salida le está perjudicando dentro del madridismo”.

R: No estoy de acuerdo. Si alguien cree que Vicente, después de treinta y seis años de trabajo en el club, no es madridista… Si hay gente que puede pensar que Vicente es antimadridista es que no lo conoce… Mira, cada uno puede tener su opinión y yo respeto todas las opiniones, pero quien diga que no es madridista conoce muy poco a Vicente. Vicente es una persona que aparte de estar 36 años en el club es alguien que estaba en la Ciudad Deportiva hasta las diez de la noche. Es una persona ejemplar, alguien que transmite y ha transmitido todos los valores que le inculcaron, y que son los del Madrid. Lo otro ya son situaciones personales, pero que yo no puedo permitir ni por un momento que alguien piense que Vicente no sabe lo que hace, que Vicente no sea y no represente lo que a él le enseñaron cuando llegó al Real Madrid. Ojalá fuésemos todos un poco cómo él.

Conoce muy poco a Del Bosque quien diga que no es madridista.

P: Muchos madridistas no entienden su defensa a Piqué, por ejemplo. El hecho de que justifique sus conductas. ¿Tú qué harías con Piqué?

R: Primero, le diría que no tuviera redes sociales. Yo conozco a Piqué desde hace mucho tiempo y le tengo mucho aprecio, mucho cariño, porque le he tratado desde que llegué allí, a la Federación. El problema es lo que yo te estaba diciendo antes: los tiempos que corren no son fáciles para los chavales. Las redes sociales lo ponen difícil cuando tienes un mal partido y tienes que leer determinadas cosas, aguantar algunos comentarios personales, familiares…

P: Antes de terminar, dinos algo sobre Bale y Benzema. Las B de la BBC, porque ya has hablado de Cristiano.

R: Son jugadores tremendos, diferentes, cada uno con sus características pero son unos jugadorazos totales, con un poderío… Y yo creo que Karim es necesario para que Bale y Cristiano saquen lo mejor de sí mismos. Es necesario por la forma de asociarse que tiene, cómo intuye el fútbol, cómo lee entre líneas. Es fantástico cuando un delantero se aparta de su posición para que los demás la aprovechen… A mí Karim me parece un jugador extraordinario; un jugador que sale con el 9 o le ponen el 9, pero es capaz de jugar en otras posiciones del campo.

IMG_0829

P: Y la pregunta del millón: Bale, ¿por la derecha o por la izquierda?

R: A mí me da igual. Yo creo que el problema, posiblemente, sea que en Inglaterra jugaba mucho por la izquierda y aquí juega por la derecha… En el fútbol se suele cambiar de pierna, puedes jugar por la derecha, por la izquierda… los interiores a pierna cambiada y Bale tiene eso. La riqueza que tiene Bale es que a veces te tienes que adaptar y él lo hace.

P: ¿Eres optimista respecto a Champions y Liga? 

R: El Madrid va a pelear, ya está. Hace un mes pensábamos que no había Liga y ahora hay opción. Y hemos pasado de pensar que la Champions era un reto imposible a estar en la semifinal. Esa es la realidad que hay… La victoria del Nou Camp fue el punto de inflexión para el cambio de mentalidad y para generar autoestima.

P: Vamos a ponernos en el peor escenario para el Real Madrid, que era el que hace unas semanas muchas personas querían vender: ni Liga ni Champions. ¿Renovarías a Zidane? 

R: Yo lo renovaría ya. Si fuese por mí, si yo tuviese que tomar esa decisión, yo mañana por la mañana lo renuevo.

Entrevista: Francis García Cedeño (DiosaMaracana), Ramón Álvarez de Mon

Fotos: J. Bengoechea

 

 

 

 

 

9 COMENTARIOS

  1. Fernando Hierro siempre en mi equipo y en mi once ideal del Real Madrid. Un mito, una leyenda, que en face to face es sumamente cercano, sencillo, amable, sereno al hablar y con un humor fino que hizo una delicia la entrevista, aunque no se perciba tanto al leerla. Yo me lo imaginaba más parco al hablar, y fue una gran sorpresa descubrirlo cómodo respondiendo con detalles nuestras preguntas.
    Para mí, fue un doble privilegio el poder entrevistarlo junto a Ramón para La Galerna; también lo fue porque mi madre (qepd), que no era tan futbolera como yo, tenía entre los futbolistas españoles y madridistas a dos grandes favoritos: Fernando Hierro y Emilio Butragueño. Qué mejor homenaje para ella que hoy, siendo el Día de las Madres en España, se publique nuestra entrevista.
    ¡Hala Madrid y nada más!
    Hechi

  2. Pues qué quieren que les diga, no me fío un pelo de este muchacho. Cuanto más lejos, mejor. Y les explico a vuelapluma algunos de mis motivos, aunque no creo que es interesen.

    – Chantaje al club justo antes de que Florentino le enseñara la puerta, y por eso se la enseñaron. Recuerden los motivos, se niega a celebrar el título, a ir al Ayuntamiento, reta al presidente en público, etc.

    – Cuatro años de Director Deportivo en la cueva de la RFEF durante los años de la ignominia. Cómplice del MarquésMalo para el RM.

    – Defiende el madridismo y la honradez del Marqués del resentimiento, lo que me quedaba por ver. Textualmente dice “Es una persona ejemplar, alguien que transmite y ha transmitido todos los valores que le inculcaron, y que son los del Madrid”. ¿En serio, ejemplar, valores, los del Madrid? Por favor, este se cree que somos estúpidos o ciegos.

    – Defiende el madridismo de Raúl (el que estuvo cobrando del club por a geró), el que últimamente sale un día sí y otro también en ese gran periódico madridista, el AS. Venga, coño.

    – Seguimos para bingo: Defiende al topor con estas lindezas, entre otras: “…yo creo que a Iker en determinados momentos le faltó protección”. JA, JA, JA. El capitán que azuzó a sus fieles de la prensa contra un compañero de equipo, el gran trabajador Diego löpez. Es que no me jodas, que poca memoria.

    Esta frase de la entrevista es antológica: “Este país requiere un cambio social muy fuerte, todo eso de las redes sociales, de la nueva forma de entender el mundo, tu vida personal, profesional, privada… Los chavales no están preparados para el uso de las redes sociales. Todo eso que se organizó en torno a Iker…” Retratado hasta la médula.

    En resumen, defiende a los tres peores madridistas que ha tenido el RM que yo recuerde, y no me leo con detenimiento su etapa con Ancelotti porque no me apetece.

    Ni olvido ni perdón. Insisto, ante la duda cuanto más lejos, mejor.

  3. Muy bien los entrevistadores. No se puede decir que Francis, Ramón y Jesús no lo hayan intentado, pero cuando el entrevistado no quiere, es muy difícil que esa entrevista se convierta en algo interesante. Muchos que ya peinamos canas seguiremos recordando a Hierro como un gran futbolista, pero sus catorce años en el Madrid no van a hacer que comulguemos con ruedas de molino. Miren, a mí me da igual que Del Bosque estuviera treinta y tantos años en el Madrid. Yo llevo más años de aficionado. El argumento de que Fulanito es muy madridista porque estuvo en la casa no sé cuántos años no me vale. Despreció la insignia, despreció la historia no yendo a funerales de otros madridistas y se ha colocado claramente en el lado oscuro por elección propia. Y lo de Casillas y su desprotección ya es de traca. Es que coño, ni siquiera es capaz de mojarse con los vergonzosos arbitrajes de Tenerife, de hace casi treinta años. En fin, qué pena da cuando ídolos del pasado te decepcionan así.

    Enhorabuena por el intento y más suerte con el siguiente.

    • PLAS, PLAS, PLAS. A eso mismo me refería en mi comentario, será porque ya tengo más años que la injusticia. LOL

      Gran futbolista en el campo pero bastante torpe y “dictadorzuelo” fuera, aunque 100 veces mejor que Ramos respecto a los medios de comunicación.

      A mí no me gustó nada cuando lo pusieron de segundo de Ancelotti (porque fue con él, ¿no?), no me fiaba entonces y no me fío ahora. Lo mismo me pasa con Raúl. Por no fiarme, no acabo de hacerlo con Roberto Carlos, al parecer reciente adquisición de RMTV.

      Será que me hago viejo.

    • Casillas en su autobiografía: “Nunca olvidaré, y se lo recuerdo constantemente para que no se le olvide ni a él [Del Bosque] ni a Hierro, que entre los dos me limpiaron del equipo y me mandaron al banquillo. No voy a parar de repetírselo hasta que no me lo reconozcan. Los dos. No voy a parar. Ninguno me lo reconoce, entre ellos dos se tapan. ‘El marqués’ me dice que no estaba bien. Mentira. Me limpiaron”,.

      Ahora tienen los dos (Del Bosque y Hierro) mala conciencia. Creo que hicieron muy bien no renovándoles a ambos, por falta de profesionalidad. Otra cosa es que de aquella plantilla tenían que haber echado a 4 o 5 más (ese era el trabajo de Valdano, que no hizo) además de cambiar de entrenador.

      Pero lo del marqués fue más fuerte porque no sólo no le echaron (en realidad finalizaba su contrato) sino que le ofrecieron volverse a dedicar a la cantera a pesar de que de sus años como responsable el único fruto que dio fue … Casillas ¡Al que sentó! Qué injusticia. Qué maldad para con el pobre marqués .Con estos profes cómo no iba a reaccionar como lo hizo Casillas cuando años después un entrenador le volvió a sentar, esta vez sí, por bajo rendimiento.

  4. Pues para mí, simple y llanamente, el mejor central que he visto jugar en el Madrid (tengo 51 años) y con mucha diferencia. Y me han gustado mucho Karanka, Helguera, Bonet, Maceda, Pepe, Ramos (cuando está centrado… ¡CENTRATE!).
    También es uno de los mejores jugadores en cuanto a carácter, defensa del madridismo y orgullo de club. Ya lo he dicho en otras ocasiones, pero Hierro es uno de esos jugadores que lleva dentro y transmite a otras generaciones el gen competitivo, luchador y ganador del Real Madrid.

  5. Felicitaros por haber conseguido la entrevista, dicho esto, me siento estafado por Hierro. Me parece muy bien q no quiera hablar y también q sea políticamente correcto pero para eso mejor no dar ninguna entrevista.
    Y puede vendernos la moto del marqués pero no se la voy a comprar porque el del nabo tiene un resentimiento tan grande contra el Madrid que ahí están las pruebas para corroborarlo. Rechazar la insignia y no asistir a ningún funeral de tres históricos, alguno de ellos compañero suyo, de nuestro club. Y de la defensa del periscopero qué decir.
    No voy a seguir porque Hierro no merece que yo gaste más tiempo en analizar una falsa entrevista.
    Felicitaros a los entrevistadores y a la galerna por el esfuerzo y por el tiempo dedicado.
    Saludos

  6. De todas formas, agradeciendo de cualquier manera a La Galerna la entrevista que le habéis hecho, creo que se os ha ido vivo. Hierro no ha querido hablar de su salida, pero podíais haberle preguntado por la suplencia de Casillas. O, a propósito de la 7ª, por la marcha de Heyncknes, que según Lorenzo Sanz, se le presentaba en mitad de temporada en el despacho diciéndole que se sentía incapaz de reconducir a la plantilla porque no le hacían ni caso y que se sentía derrotado.

    A Hierro sólo queda recordarle como un magnífico central y como un ejemplo de lo difícil que es controlar a la plantilla de un club como el Madrid.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí