Felicidades, Chendo

2

Hoy cumple años Chendo, el gran Miguel Porlán Noguera, uno de los mejores laterales derechos de la historia del Real Madrid. 56 años, de los cuales lleva nada más y nada menos que 42 (CUARENTA Y DOS) seguidos en el Club. Vino con 14 años desde su Totana (provincia de Murcia) natal a los juveniles del Madrid, y desde entonces no ha trabajado en ningún otro club ni en otra empresa.

4 años en los juveniles, 2 temporadas en el Castilla (entre otros partidos jugó la mítica eliminatoria de Recopa contra el West Ham londinense en 1980) y 16 temporadas en el primer equipo del Real Madrid.

Con esas 16 temporadas (1982-1998), Chendo se sitúa como 5º jugador con trayectoria más larga, tras las 18 de Paco Gento, el guardameta Miguel Ángel y Manolo Sanchís, y las 17 de Santillana. 16 también jugaron leyendas como Pirri, Raúl y Casillas. Casi 500 partidos (en concreto 497) con la camiseta del primer equipo (amén de unos 40 con el Castilla) e infinidad de títulos (18) entre los cuales las 5 ligas consecutivas en la era Mendoza (86-90) y otras dos más (95 y 97), 2 Copas del Rey, 2 Copas de la UEFA, Supercopas…Y una Copa de Europa también, que no se nos olvide que Chendo formaba parte de la plantilla que ganó la Séptima en Amsterdam, aunque por aquél entonces Jupp Heynckes no lo utilizó en demasía, prefiriendo alinear a Christian Panucci e incluso en ocasiones a Jaime Sánchez, que no era propiamente un especialista en el lateral. Pero Chendo no se quejó, pese a que el alemán no se portó nada bien aquella temporada con él, y pese a que era el primer capitán oficial de la plantilla desde que recogió el testigo en 1990 del meta Agustín (8 años de capitán también en su ilustre palmarés).

De hecho, este es uno de los rasgos característicos de Chendo en toda su carrera, el darlo siempre todo como gran profesional que es, y levantar muy poco la voz (al menos en público) en todas las circunstancias. Eficacia sin estridencias, habiendo “secado” literalmente a primeras figuras como Stoichkov, Overmars o Futre. En letras de oro están sellados los dos marcajes que hizo al mejor Maradona (en 1987) en una eliminatoria contra el Napoli en Copa de Europa.

Cuando se habla de la Quinta del Buitre pocas veces se menciona que su 6º componente fue claramente Miguel Porlán. Lo que ocurre es que cuando Julio César Iglesias escribió su célebre artículo en El País, Chendo ya formaba parte de la primera plantilla desde año y pico antes. Y que los 5 de la Quinta eran jugadores quizás más creativos en su forma de jugar. De ahí la injusticia que entraña el no mencionar a Miguel como uno de los indiscutibles artífices de esa época dorada que supuso aquel equipo que mezclaba el fútbol total y el jogo bonito mucho antes de que algunos inventasen el mal llamado (y muy sobrevalorado) tiquitaca. Y Chendo siempre estuvo allí, de titular indiscutible, un auténtico valladar en defensa que formaba junto a Míchel González un ala derecha absolutamente prodigiosa.

No hay que olvidar tampoco los 26 entorchados de Chendo con la Selección Española y su activa participación en los Mundiales de 1986 y de 1990, bajo los mandos de Miguel Muñoz y de Luis Suárez, en momentos donde debía de competir con el colchonero Tomás Reñones o el culé López Rekarte.

Tras su retirada como jugador en 1998, tras levantar la Copa de Europa más deseada por el madridismo, Chendo se incorporó a las tareas de Delegado del Primer Equipo del Real Madrid. 19 años seguidos lleva.

La temporada actual es su vigésima consecutiva. Ha trabajado en ese puesto bajo los mandatos de Lorenzo Sanz, Florentino Pérez (en sus dos etapas) y Ramón Calderón. Ha compartido banquillo con Hiddink, Toshack, Del Bosque, Queiroz, Camacho, García Remón, Luxemburgo, López Caro, Capello, Schuster, Juande Ramos, Pellegrini, Mourinho, Ancelotti, Benítez y Zidane.

16 técnicos del primer equipo han pasado en esos 19 años y en el banquillo, en cada partido de cualquiera de las competiciones, el único que ha permanecido siempre ha sido Miguel Porlán, contra viento y marea, haciendo siempre gala de su profesionalidad y de su madridismo. “El incombustible” le apodan. En el famoso caso Cheryshev, tras el partido de Copa del Rey en el Ramón de Carranza de Cádiz, algunos iluminados de poca monta quisieron buscar en Chendo el chivo expiatorio adecuado para hacerle cargar con todos los males del universo. Chendo, como en los tiempos de Heynckes, permaneció siempre en silencio. No entró en provocaciones. Sabía que no había cometido ningún error. Meses después, tras la consecución de la Undécima en Milán, el Real Madrid le renovó por otros 4 años más en su cargo (hasta 2020), mostrando fehacientemente que siempre ha confiado en su impoluto trabajo y demostrando plena confianza en él.

No recuerdo muchos casos como el de Chendo, 42 años seguidos en el Madrid, siempre en el frente  aunque en un discreto segundo plano como Delegado de Equipo. Quizás esté siguiendo el ejemplo de otro ilustre murciano (en este caso adoptado en Mazarrón), el gran Agustín Herrerín, casi 50 años al servicio del Club y Delegado de Campo en los últimos 20. Y, por si fuese poca la relación, miembro ilustre de la peña “La Décima” de … Totana! Qué tendrá esa buena tierra murciana, qué carácter debe imprimir, qué reaños hace crecer en sus nativos y en sus visitantes para haber dado al Madrid leyendas como Camacho, Herrerín o nuestro querido Chendo.

¡¡¡Muchas Felicidades, Capitán!!!!

2 COMENTARIOS

  1. Este artículo sobre Chendo es un tributo al perfecto jugador madridista de club. Cuando hago mi 11 ideal de la historia, contando desde 1976, y analizo a los defensas derechos siempre pienso en él. ¿Qué otros jugadores meto? Sol, aunque era más central y no veo a nadie más tan compacto como defensor. No destacaba por su técnica pero defendiendo era una “puta” máquina. Sus saques de banda parecían córneres, no se complicaba la vida. Quizá Arbeloa sea un defensor parecido. Hoy buscan a defensas que toquen, que ataquen pero analizamos sus prestaciones defensivas y dejan mucho que desear…yo quiero un defensa y punto. Hombre serio, recto, disciplinado y por ello gran compañero. Y cierto, por muy poco no entra en la mítica Quinta del Buitre. Gracias don Miguel Porlán Chendo, si lee este artículo quiero decirle que sería un orgullo conocerle personalmente. Mis respetos.

  2. Leyendo este estupendo artículo a modo de homenaje a D. Miguel Porlán ” Chendo “, me vienen imágenes de él en los dos duelos contra el Nápoles en Copa de Europa.
    Y también, un partido en en el Campo Nuevo contra el Varzelona y cortando un balón con la cabeza desde el suelo.
    Merecido homenaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí