Su excelencia Paco Buyo

3

Hablar de Paco Buyo es hablar de madridismo puro y duro, con todo lo que ello implica. Grandeza, genialidad, dominio, injusticia adversa…

Pionero de una manera de jugar bajo los palos que se caracterizó por hacerlo normalmente lejos de ellos, para lo cual era condición sine qua non manejar muy bien el balón con los pies. Con las manos ya demostró a lo largo de su extensa carrera como guardameta hacerlo magistralmente.

Diecisiete años en la élite de la Primera División fueron testigos de ello. Seis de ellos en el Sevilla FC (en los que dejó un grato recuerdo) y once en el que sería el equipo de su vida (con perdón del Depor): el Real Madrid.

A Don Paco Buyo hay que tratarle de “Excelencia”, tanto por su merecida Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, como por la que hacía gala sobre los terrenos de juego con los guantes puestos. Sus asombrosos reflejos “gatunos”, sus rapidísimas salidas atajando cualquier peligro que rondase su portería, o su ya mencionada mítica manera de observar el desarrollo del juego cinco ó seis metros fuera del área, entre otras muchas virtudes, hicieron que mucho antes de que Iker Casillas fuera apodado por algunos como “El Santo”, el protagonista de este escrito ya hubiese sido elevado a los altares por el madridismo en general como “San Francisco de Betanzos”.

Hablar de paco buyo es hablar de madridismo puro y duro

El término “pionero” se puede aplicar a Buyo en más de un aspecto. En la competición liguera española fue el primer jugador de la historia en alcanzar los 500 partidos disputados.

Con el Real Madrid llegó a jugar 454 partidos oficiales, conquistando 13 títulos, 2 trofeos Zamora, y consiguiendo llegar (en época de sequía europea) tres veces consecutivas a la Semifinal de la Copa de Europa. En la memoria de los que la vivimos quedará para siempre aquella tanda de penaltis ante la Juventus en el año 86, en la que detuvo dos y ello significó el pase a cuartos de final.

Para muchos -y no solo madridistas- fue el mejor portero de España durante varios años. Pero aquí entra en juego una de las particularidades que antes decíamos que acompañan al Real Madrid y por ende a sus jugadores: la injusticia que suele recaer sobre el club y sus integrantes.

Una de las grandes ilusiones del “Tigre de Betanzos” fue la de ser convocado con la Selección Nacional. Y no sabemos si porque el número siete va ligado a las vidas máximas que estos felinos tienen derecho a disfrutar, el caso es que ese fue precisamente el número de veces que pudo ser convocado con la Absoluta. Y el verbo “pudo” suena aquí como un rechinar de dientes, porque poder, lo que se dice poder, bien pudiera haberlo sido al menos un centenar de veces.

Pero se interponía Zubizarreta, que si bien sus inicios con “la Roja” fueron muy buenos, llevaba ya varios años cantando “jondo” y profundo; mas seguía siendo convocado inexplicablemente por los seleccionadores de turno en detrimento de nuestro estimado Paco.

Como consuelo podría quedarle a la estrella o galán de este breve reportaje el hecho de que uno de esos siete partidos fuese el mítico España-Malta del 12-1. Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno; y éste podría ser uno de esos casos.

Para finalizar con esta escueta disección biográfica de su Excelencia Paco Buyo, se podría añadir un dato curioso. Tras su retirada profesional de los terrenos de juego, constituyó una empresa dedicada a la instalación de césped artificial.

Y parece ser que no necesitó para ello consultar en ningún momento los excelsos conocimientos de Xavi Hernández sobre el césped y sus modalidades …

3 COMENTARIOS

  1. No sé porqué tantos palos a Buyo, al menos es de los pocos ex-madridistas que se parten la cara por el club y no piensan que el madrid les debe algo eternamente, como los Sanchís, Helguera, Morientes… que esos sí que dan pena. Para ex-madridistas así, prefiero a Stoichkov.

  2. Yo recuerdo muchos partidos en el Bernabéu en los que tenía varias intervenciones y los 100.000 gritábamos aquello de … Buyo selección!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí