El último suspiro

3

Me mosqueó un poco no ver a Valverde entre los titulares, de tan hecho como ando a disfrutar su aclimatación, y sombríos pálpitos me sugirió también la ausencia de Vinicius, tras la exhibición del otro día. Medio enfurruñado seguía cuando Benzema hizo su excelente tanto, asistido por Lucas Vázquez, y poco a poco fui admitiendo que el Real volvía a jugar bien en su particular estilo, que entre cosas incluye salir de la presión con desplazamientos al primer toque, imitando en cierto modo al acordeón.

No llega a tener la paciencia inaudita del Barça en lances como el primer gol del último Clásico; pero a cambio le mete más puñal ofensivo, y si este sábado el bombazo de Kroos no topa de lleno con un poste, y Asensio no hubiese tirado dos veces al muñeco, tendría una cómoda renta que administrar. Tiempo lleva el Real sin que esto segundo ocurra, y quizá con Vinicius hubiese estado más cerca de lograrlo, aunque Vázquez jugó por fin de manera eficaz -cortando, fintando y asistiendo-, Benzema volvió a sobresalir, Asensio bregó con ganas y Kroos se multiplicó a despecho de no andar fino en su punto fuerte, que son las faltas y córneres. Modric deleitó con su gama de controles y amagos, por no decir que con su soberano tempo para frenar y acelerar el juego colectivo, y quizá un día de estos se sacuda el mal de ojo que le impide disparar con el tino o la fuerza debidos.

KARIM BENZEMA VOLVIÓ A SOBRESALIR

Carvajal, Varane y Ramos cumplieron con suficiencia, Llorente un pelín más, y Marcelo no estuvo tan bajo como en partidos recientes, aunque para nada a la altura sublime de otras veces. En efecto, quizá ni Modric dispone de su cintura e inventiva, que le aseguran un puesto sempiterno entre los técnicos de los técnicos. Sin embargo, fue Courtois quien se erigió en salvador cuando una flojera se apoderó de casi todos, la proporción de balones divididos ganados por el Rayo se tornó alarmante, y desembocó en dos ocasiones seguidas. No es la primera vez que ocurre esta temporada, y si fuese Solari aprovecharía los diez minutos finales para analizarlos segundo a segundo con sus protagonistas.

Con certeza, quien tiene boca se equivoca, y pretender otra cosa es insensato. Pero desenlace y actitud son cosas distintas, y cuidar lo segundo parece singularmente esencial al comienzo y al término, lo uno para encarrilar y lo otro para no descarrilar. El empate habría sido injusto a la vista de lo ocurrido desde el comienzo; pero de milagro no premió la falta concentración, que es sin duda un defecto de actitud.

3 COMENTARIOS

  1. Muy de acuerdo en la descripción del partido, en cuanto a quién debió jugar, quizá tenga otra opinión, pero tampoco me parece que haya dicho ninguna tontería.

  2. Totalmente de acuerdo en la descripción de lo acontecido en el encuentro del sábado. Qué diferencia con el artículo de Quillo Barrios. Y que decepción que éste siga teniendo cancha en La Galerna

  3. Animo a ver los calentamientos de los partidos en Real Madrid Tv, son espejos de la actitud. Pintus les exige y ellos responden según llevan el día. Carvajal es máximo esfuerzo, Marcelo mínimo, entre medias el resto. Una vez visto esto ya se sabe por dónde van a ir los tiros de cada uno.

    No recuerdo, quizá don Antonio usted sí, ciclos de equipos ganadores de más allá de cinco años. Nosotros lo hemos hecho varias veces y éste ciclo lo hemos cumplido con creces, como cumplimos las primeras cinco Copas de Europa, las cinco Ligas del Madrid de Di Stéfano, las cinco de la Quinta, el ciclo de tres Champions en cinco años y este último de cuatro Champions en otros cinco. No hay seguro otro equipo en el mundo que se acerque ni a paso de bota de Pulgarcito.

    Y es por esto, por experiencia única, que se debía haber planificado el relevo deportivo con jugadores contrastados y hambrientos. Llevamos no sé cuántos años dando superávit y nos dedicamos a fichar perlas que, al no tener la preparación táctica de nuestra cantera, requieren de tiempo infinito de aclimatación. Sube Reguilón, el puesto está tácticamente cubierto de forma perfecta. Sube el zagal que viene detrás de él y ciertamente se nota poca diferencia (y si vamos a la cantera, el Cadete A está preparando un lateral izquierdo que es un espectáculo y que de seguir así dará que hablar). Sube Fede Valverde, y puede jugar perfectamente en los tres puestos del centro del campo porque es un jugadorazo formado en la mejor cantera del mundo. Llega Odriozola sin embargo, y es un desbarajuste táctico de futbolista que desconoce los fundamentos del puesto, la diferencia con Carvajal es de ejemplo a los niños. Llega Ceballos, y deambula por la posición de interior izquierda sin entender el trabajo con el lateral y el punta izquierdo. Del suricato Vinicius qué decir, a mi de momento me parece que se tendría que poner vídeos de los Juveniles acompañado de algún tėcnico de La Fábrica que le explique lo que está viendo. Con las condiciones técnicas que tiene, este futbolista se habría pulido de tal forma que iría para mejor del mundo en su posición, a día de hoy le falta no ya hervir sino incluso ponerse al fuego. Y ninguno de estos jugadores está contrastado, las carencias en experiencia y calidad que refresquen la plantilla en los diferentes puestos son patentes. No recuerdo quién dijo que si fuera por Florentino sólo se ficharían medias puntas, pudo ser Ancelloti.

    Una prueba de la terrible planificación deportiva es que tenemos cuatro futbolistas que se disputan el puesto de interior izquierda: Kroos, Isco, Asensio y Ceballos. Si todos son dieces y el titular sin discusión es Kroos, junto a Modric por su derecha, ¿dónde ponemos al resto, si además queremos traer a James que es otro diez? Pues Asensio de punta por ambas bandas (infinitamente mejor por la izquierda donde se beneficia Benzema y le permite desarrollar mejor su mejor juego), Isco de punta por la izquierda desde donde busca constamente el centro sin tener último pase, y Ceballos sólo si no juega Kroos, de ahí que si juega es casi siempre recambio del alemán. Pero en la punta izquierda el imperativo legal es Bale y hoy no se puede prescidir de Lucas, así que de nuevo, ¿dónde juegan?

    Es lógico pues que se desmotiven, cumplimos ciclo y la planificación deportiva ha sido putapénica, más allá de la falta de previsión en la malísima venta de Cristiano que refuerza a un rival directo por calderilla. Zidane lo sabía, se vio incapaz de motivarlos y se marchó avisando. Hasta nuestro capitán está en silencio, dejando que unos y otros se tiren dardos a travės de la prensa. Me recuerda mucho a cuando Hierro se marchó del Madrid, después de una liga no celebrada en la cena de fin de temporada. Fue un desastre y hubo que recuperarse de aquello, al punto de que el presidente dio la espantá, creo un par de temporadas después, afirmando que había mimado demasiado a los jugadores. Esta vez no se trata de mimos, pero aún así el presidente vuelve a tropezar con la misma piedra por diferente motivo, quiere el cartucho faraónico con su nombre en el nuevo templo blanco. Propongo que el jeroglífico sea la imagen de Tino Casal con una flor blanca bien hermosa en la solapa 😀

    Difícil salida tenemos, viene una deuda de seiscientos millones innecesaria desde cualquier punto de vista. Más valdría pensar en traer de vuelta a la afición al estadio, las entradas hablan por sí mismas y sólo nueva savia contrastada llenaría las gradas. Hay que juntar hambre con ganas de comer rico, la vajilla es lo de menos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí