El Barça independiente

4

 

Resulta curioso comprobar cómo personalidades culés de diversos rangos, así como simpatizantes de la independencia de Cataluña, pretenden justificar ante la masa social culé la “no existencia” de problema alguno para el FC Barcelona llegado ese momento hipotético.

Y no es que no encuentren ningún problema en la idea de que el club azulgrana se desenvuelva jugando en una teórica Lliga Catalana de Futbol. Es que ni siquiera se plantean esa posibilidad, a pesar de ser probablemente la única viable.

De entrada, comienzan asegurando que el Barça continuaría jugando en la Liga Española (nótese que siempre se refieren exclusivamente al Barça, no al Girona, al Lleida, a la Gramanet, al Español o al Mollerusa, solo por poner algún ejemplo de otros equipos catalanes). Cosa que por un lado resulta sorprendente en un club que ha apostado de manera bastante clara por la independencia y que debería de ser el primero en querer dar ejemplo en eso de lo que se supone que debe ser un Estado independiente de todas todas, competiciones deportivas incluidas.

Y aseguran que continuarían en la Liga Española siempre desde la perspectiva de su particular punto de vista, que invariablemente acaba en su propio ombligo. Porque piensan que la Liga Española tendría mucho más que perder sin el Barcelona en la competición que lo que perderían ellos mismos. Y que por lo tanto el Barça (solo el Barça) sería afablemente invitado a participar en ella. Se escudan en el supuesto interés social y por supuesto en el interés económico (devaluación de la Liga en derechos televisivos, etc…). Y tampoco deja de haber personas relacionadas con el mundo del fútbol español, desde profesionales del mismo hasta periodistas de cualquier medio, que no se imaginan un campeonato sin el club azulgrana y que hasta ya lo están añorando de manera preventiva.

Pero lo cierto es que la Liga o la Copa del Rey seguirían existiendo sin el Barcelona. Y las perspectivas de futuro no serían tan inciertas o tan negativas como algunos pretenden creer.

En condiciones normales, en la actualidad podemos ver un partido Madrid-Barcelona, Barcelona-Madrid dos veces al año. Partido de Liga de ida y partido de vuelta. Las ocasiones en las que el azar les ha emparejado también en Copa del Rey y Champions League son muy escasas, a pesar de que tenemos muy reciente aún alguna temporada en la que sí se ha producido ese hecho y en las que teníamos un Madrid-Barça hasta en la sopa. Pero lo más frecuente es que se enfrenten únicamente un par de veces al año, y ahí están las hemerotecas para comprobarlo.

Dos veces al año desde siempre. Y curiosamente, el fútbol mundial, y específicamente el español, siempre ha sobrevido a tal escasez de Clásicos durante el resto del año… Porque en el mundo existen (afortunadamente) más equipos que el Real Madrid y el Barcelona. Y la vida prosigue con todos ellos.

Crean lo que crean los apóstoles culés del independentismo, los campos siguen llenándose para ver partidos en los que no participa el Barcelona. Y no hace falta ningún Barça-Madrid para que la gente siga disfrutando del fútbol el resto de la temporada.

Una Liga Española sin el Barcelona seguiría teniendo un gran nivel. Existen equipos de mucha categoría que además, lejos de lo que podría llegar a pensarse ante la ausencia del Barça, lo más lógico es que se reforzaran aún más, pues la posibilidad para ellos de conseguir títulos aumentaría enormemente.

Crean lo que crean los apóstoles culés del independentismo, los campos siguen llenándose para ver partidos en los que no participa el Barcelona.

En la actualidad, equipos como el Atlético de Madrid, Valencia, Sevilla, Villarreal, Athletic y alguno más, ven la puerta cerrada a la posibilidad de ganar la Liga (con la excepción de la conseguida por los colchoneros hace pocos años) ante los dos colosos madrileño y barcelonés. Puede fallar uno. Pero ahí estará el otro para llevarse el gato al agua. Es muy difícil superar a ambos a la vez.

En una competición sin el Barcelona (que estaría disputando “orgullosamente” la suya propia), bastaría con que el Real Madrid atravesase un bache, tuviese un mal momento o sufriera cualquier otra circunstancia adversa para que cualquiera de los equipos antes mencionados se pusiera por delante y acabase ganando dicha competición.

La no presencia del Barcelona sería un estímulo para esos equipos, no una rémora. La posibilidad muy cierta de poder convertirse en “grandes” dentro de España les animaría a invertir en mejores jugadores, con un riesgo de fracaso o de no éxito bastante inferior al actual. No hay que olvidar que la plaza europea que suele ocupar el Barcelona la ocuparía alguno de ellos. Y en muy poco tiempo el nivel de la Liga española habría aumentado notablemente en la parte media-alta de la tabla.

Habría que deducir por lo tanto, que la respuesta del fútbol español a la pretensión del Barcelona de jugar en la Liga sería un NO bastante rotundo.

Pero esas personalidades culés no se desaniman con facilidad. Afirman alegremente que su gran club sería admitido sin problemas en cualquier otro gran campeonato europeo. Como el francés, poniendo como ejemplo al Mónaco.

Y no caen en la cuenta de la tremenda diferencia que existe entre el club monegasco respecto a Francia y su Ligue 1 y el propio FC Barcelona. Se podría empezar diciendo que el Principado de Mónaco está enclavado en territorio francés y que su lengua oficial es también éste idioma. Se podría hablar también del acuerdo firmado en 1924 entre el club y la Federación Francesa de Fútbol y por el cual el Mónaco pasaba a pertenecer a dicha Federación. El Mónaco ya era a esos efectos “club francés” OCHO años antes del comienzo de su campeonato de Liga…

Pero creo que un solo dato debería bastar para sacar de sus pretensiones a los que piensan que el Barça podría jugar tranquilamente en cualquier otra Liga poniendo como ejemplo al Mónaco e incluso al Andorra:

Mónaco: 38.500 habitantes.

Andorra: 86.165 habitantes.

Cataluña: 7.523.000 habitantes.

– Bueno, ¿Y qué..?- podría decir alguien…

Sigamos.

Bulgaria:               7.079.000 habitantes

Serbia:                   7.032.000 habitantes

Paraguay:             6.954.000 habitantes

Dinamarca:          5.768.000 habitantes

Finlandia:             5.507.000 habitantes

Eslovaquia:          5.436.000 habitantes

Noruega:               5.275.000 habitantes

Irlanda:                 4.845.000 habitantes

Croacia:                4.166.000 habitantes

Uruguay:              3.493.000 habitantes

Bosnia H:             3.408.000 habitantes

Letonia:                1.938.000 habitantes

¿Y qué? Pues que todos estos países, sobradamente conocidos, disponen de su propio campeonato liguero, a pesar de contar con bastante menos población que Cataluña. Y ninguno de sus más conocidos clubs de fútbol ha decidido nunca pasar por el bochorno de mendigar el jugar en alguna otra Liga más potente que la suya propia.

Pero estas personalidades culés que se miran una y otra vez el ombligo y llegan a la conclusión de que su ombligo es el mejor y más hermoso del planeta siguen pretendiendo que con ellos, con el Barça, se pueda hacer una excepción. Aunque suponga cambiar las leyes de los supuestos países receptores para poder albergarles.

Y no se dan cuenta de que cada vez son más los que comienzan a ver la verdadera cara de su club.

Ovrebos, Aytekines, Friskis, Busaccas y demás trencillas, unidos a la cada vez más conocida actitud del Barcelona a la hora de intentar fichar jugadores por el mundo, no contribuyen precisamente a que el FC Barcelona, otrora relativamente respetado, sea en la actualidad especialmente querido y admirado en el fútbol europeo. No protege ya al Barça la prensa extranjera, garantía con la que tal vez sí cuenta en España.

El caso es que no queda más remedio que sonreír ante ese supuesto Barça “independiente” que busca denodadamente, en caso de independencia,  “depender” del campeonato de cualquier país menos del suyo, del catalán.

4 COMENTARIOS

  1. Esta forma de ver la independencia de CataluÑa respecto al futbol y al fc barcelona creo que la pretenden aplicar en muchos otros aspectos economicos y sociales. Algo así como la Gran BretaÑa con la UE, que se quiere ir pero conservardo acuerdos que le son beneficiosos.
    Es decir, independencia pero jugando en la liga española de futbol, no pertenecer a EspaÑa perteneciendo a la UE, con hacienda propia pero sin pagar su deuda con el estado español, siendo cosmopolitas pero sin turistas, con fronteras pero sin aduanas ni pasaportes, con policia independiente pero con la ayuda de la policia nacional y la europol, con su independencia pero anexionandose Valencia y Baleares, sin el centralismo de Madrid pero con el centralismo de Barcelona, lo que nos venga bien SI y lo que no nos venga bien NO

    • Siempre se ha tratado de eso.
      Como al niño consentido, papá Estado (o más bien papá gobierno) siempre ha creído que los regalos y el trato privilegiado harían mejor al niño díscolo. La realidad es bien distinta. Un niño consentido nunca dejará de serlo si se le consiente. Pero para papá gobierno siempre ha sido más cómodo consentirle sus caprichos y salidas de pata de banco para que no haya follón en casa, incluso a costa de tratar injustamente a otros hijos que si se comportan con educación y respeto.
      El problema ahora es que el niño ha llegado a una edad en que ya no tiene arreglo y yo, que también formo parte de la familia, creo que lo mejor es que se le deje ir para que no emponzoñe más el hogar común. Eso sí, ni se puede llevar nada del hogar ni se le pueden seguir pagando sus caprichos. Si se va es con todas las consecuencias.

  2. Me parece un análisis acertado. Y le doy la vuelta a ese planteamiento, ¿va a querer alguno de estos campeonatos admitir al Barcelona y que otros clubs vean mermadas sus posibilidades de ganar títulos o jugar en Europa? No creo. En cambio sí me parece plausible que se eleve el nivel medio de la liga española, que por otra parta, falta hace. Estos verían también aumentados sus ingresos en tv al no tener al Barcelona que se lleva buena parte. Y otro ejemplo, la Premier League negó la admisión del Celtic y el Rangers. Para el independentista de verdad el fútbol y el Barcelona debería ser su última preocupación. Otra cosa es que estén en su mundo pensando que se los van a rifar.

  3. Se os olvida una cosa que creo muy importante, Mónaco y Andorra, son principados europeos, Cataluña, si senindependizase, quedaría fuera de Europa, como va a jugar una liga europea un país que no es europeo ni reconocido por el resto de la unión? Por lo tanto no tendría cabida ni en la champions, porque de momento, para ser un país, no basta con ser independiente, tienes que ser reconocido por la comunidad internacional, cuantos años llevaría eso? Sobreviviría el Barcelona (y ya no digo el resto de equipos regionales…) 4 o 5 años sin jugar una liga de nivel ni una competición europea…?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí