Di Stéfano, Lennon y Cristiano

7

En la cena de anoche con los de la redacción de La Galerna «prometí» a mi amigo Falstaff una contestación concisa a su artículo, en forma de panfleto, sobre Lennon. Antes de irme a la cama cumpliré mi palabra. Debo comenzar por agradecerte, querido Falstaff, esta amena «playlist» de magníficas composiciones de John Lennon para los Beatles que acabo de montar en mi «spotify», con la obvia intención de escucharla mientras escribo. Casi he tardado más tiempo en componerla del que dedicaré a estas líneas. Así que no la disfrutaré entera: ¡Son tres horas y cuarto de la música de un genio! Vale, en fin, de preámbulos y vamos al tajo.

 

Planteada tu tesis sobre una revisión culé de Lennon, respetado Falstaff, no superaste la objeción de que era una boutade identificar a los Beatles con el Madrid y a Lennon con el Barça. Sostener, para refutarla, que los Beatles habían sido los Beatles «a pesar de» John Lennon es «un puto disparate», como, efectivamente, te señaló un compañero de la redacción. Fui yo —admito públicamente— ese compañero sincero y poco dotado para la diplomacia. Debería, quizá, haberme disculpado. Tras leer tu artículo, no encuentro motivo alguno para hacerlo.

Nada, nada, absolutamente nada en tu texto, Falstaff, rebate esa objeción inicial. Lo mejor de tu artículo es su valor como paradigma de la «ignoratio ellenqui», la madre de todos los sofismas. En eso estás magnífico: La argumentación elude concienzudamente los hechos. Reinventas los Beatles para escindirles de la impronta de Lennon, presentándole como una personalidad irrelevante y sometida por el grupo que había creado. Claro. Lo más probable es que todos los críticos musicales atribuyan contigo la variedad de escenas y registros que van de Please, Please Me a Come Together pasando por I Should Have Known Better, Help, Strawberry Fields Forever o I Am The Walrus y tantas otras que estoy escuchando ahora, al cachondo de Ringo Starr, con el que, por cierto, colaboró Lennon siempre en sus discos —desde Ringo a Ringo´s Rotogravure pasando por Goodnight Viena— después de disolver el grupo que fundó. O sea, cuando, según tú, ya no era más que un «pedorro».

Un «pedorro», sin embargo, pudiendo elegir —y Lennon podía hacerlo—, no elige tener al FBI de Richard Nixon pegado al culo y conspirando para deportarte de los USA. Una vez más, los hechos despreciados. Y sólo reescribiendo completamente «Imagine» —para lo que ni tú ni yo tenemos talento— se podría identificarla con el discurso del nacionalismo rampante y el fundamentalismo «del país pequeñito» que encarna Guardiola. esencialmente antitético al propio tenor literal de la canción: «Imagine there´s no country / It isn´t hard to do / Nothing to kill or die for» («Imagina que no hay países ⁄ No es difícil hacerlo ⁄ Nada por lo que matar o morir»).

En fin, Falstaff, no importa que no conozcas los Beatles. O les conozcas y no les entiendas. Al fin y al cabo, La Galerna no es Melody Maker. A ninguno nos cabe la menor duda de que las opiniones musicales de sus redactores traerán sin cuidado a sus lectores. Lo preocupante es que la única vez que tu artículo se ajusta a los hechos sea para demostrar que a quien no conoces es a Alfredo Di Stefano, «un sujeto habitualmente malencarado, insufriblemente narcisista, fatuo y vanidoso», por usar las palabras con las que describes a John Lennon. Dudo mucho que la imagen de nuestro Cristiano sea otra. Y como sujeto colectivo, es precisamente eso, adjetivo más, adjetivo menos, lo que los antimadridistas predican del Madrid. Enhorabuena.

7 COMENTARIOS

  1. Hombre, Manuel, yo no sé si serán los efectos secundarios de tres horas de Lennon o que tu agudeza para penetrar el significado de su figura es incompatible con el sentido del humor, pero tómate una tila, o algo. Para mí el madridismo tiene mucho más de joie de vivre que de estar enfurruñado, por más que me cojas el rábano de Di Stéfano por las hojas y me lo agites con aspaviento. Sonríe un poco, hombre.

    Además en mi artículo, si bien deslizaba algunas críticas menores a Lennon, acababa por reconocer que era una bellísima persona. Bien es verdad que tanto más bella cuanto más lejos, pero qué importan esos detalles.

  2. Perdón por inmiscuirme. Seguramente hay muchos puntos de vista desde los que la cuestión podría ser analizada. Yo quiero aportar uno de los que más peso aportan a mi toma de posición. (que es favorable a mi admirado Falstaff y desfavorable a mi también admirado Manuel Matamoros).

    Beatles = Mainstream (con perdón del anglicismo)
    Real Madrid = Contracorriente

    Personalmente, yo soy del Real Madrid justamente por espíritu de rebeldía contracultural. Por esa misma razón abomino de los Beatles, cuya música y filosofía (?) se nos ha impuesto desde los potentes altavoces culturales y mediáticos oficiales de las últimas décadas.

    Otra cosa es que el Real Madrid sea o no contracultural por elección propia, y lo mismo sucede con el hecho de que Lennon y los Beatles se hayan convertido en uno de los grandes modelos culturales de nuestro tiempo.

    Pues uno intuye que lo del Real Madrid es más bien simple espíritu de supervivencia, de no aceptar el rol que se le ha asignado desde la Propaganda. Y que su vocación real sea estar bien avenido con los centros de decisión. Pero no es así: ha sido elegido por los guionistas de la película que diariamente se exhibe en la pantalla de los medios de comunicación para interpretar al malo, al destinado a llevarse los tortazos y la antipatía del público. Pero, claro, el guión es muy malo, muy tramposo y lleno de costuras, tal como se ocupa de recordarnos la Galerna diariamente.

    De la misma manera ¿soñaron alguna vez los Beatles, desde el garaje en que empezaron a ensayar sus superficiales productos, que a alguien se le pasaría por el magín equipararles con Mozart o Beethoven, siendo los méritos respectivos tan abismalmente desiguales? Y sin embargo, también ellos fueron elegidos, y elevados a la condición de héroes culturales de una época (la nuestra, por desgracia). Pero, claro, todavía quedan personas con algo de formación y criterio, que no están dispuestas a dejarse embaucar por los que llevan el cotarro de la política cultural. Y quiero recordar que, a pesar de las apariencias, la “rebelde” cultura de nuestro tiempo está tan dirigida por el poder como la de cualquier otra época. Me atrevería a decir que nunca lo estuvo tanto, especialmente en sus manifestaciones más populares (cine y música).

    Feliz Navidad.

  3. «Superficiales productos». Por Dios…
    Ya he dicho en alguna ocasión que los Beatles son a la música lo que el Real Madrid al fútbol. No mancillaréis la música, no mancillaréis el fútbol. Lennon y McCartney son Bernabéu y Di Stéfano. De acuerdo que existen Richards y Jagger, de la misma manera que existen Gaspart y Cruyff, pero… ¿De verdad alguien puede preferir a segundones pudiendo decantarse por los genios?
    Coño, es gratis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí