Cuando la política no es política

19

En la última jornada del campeonato nacional liguero, el Santiago Bernabéu lució miles de banderas españolas antes y durante el partido contra el RCD Espanyol. Algunos lo tomaron como un acto casi político, situando, incluso, al Real Madrid detrás de todo ello. Siro López, de hecho, habló de lo perjudicial que puede ser mezclar fútbol con política. Sin embargo, otros, como Jesús Bengoechea, no lo ven de la misma manera.

El editor jefe de ‘La Galerna’ cree que fue un acto espontáneo en el que ni siquiera participó el club blanco. Fue una movilización solidaria de los madridistas con un sector de Catalunya que se siente español. ¿Qué opinas tú?

19 COMENTARIOS

  1. La política es siempre política, otra cosa es que estemos más o menos de acuerdo. Únicamente ese exhibición de banderas españolas concuerda con tu pensamiento, que es además hegemónico en el conjunto de España, que no de Cataluña, y por eso se le quita la carga política, añadiéndole el valor de lo natural y la sensatez. Desde la no violencia cualquier postura política me parece respetable, y no te da sensatez ni el ser solo español ni solo catalán, sino como te comportes. Ni se puede enconsertar lo sucedido en Cataluña a unas leyes que pueden actualizarse, como en el caso del artículo 135 en el que no se consultó al pueblo español ni a unos políticos cuando hemos visto a decenas de miles de personas manifestándose en Cataluña. Que tienen los mismos derechos que los que se manifestaron el domingo pasado. Como se conculcan los derechos de la gente que quiere votar no articulando una base legal. Volviendo al estadio, me parece que esa asociación quiso aprovecharse de la afluencia de público a un acto ajeno a la política para visibilizarse, cosa que ha conseguido plenamente, es decir, ha empleado al club para sus fines políticos. Al menos debería haberlo consultado por cortesía. Y sí, fue un acto político bajo mi punto de vista, negarlo sería negar la condición de ente político a España.

  2. Que no se trata de mostrar banderas, sino de dónde se muestran y con qué objetivo se muestran. Porque a las banderas le ha acompañado un discurso de apoyo a España y de oposición al referendum de Cataluña. Es decir, un gesto sobre un problema político. Intentando ser consecuente con su manera de pensar, sr Bengoechea, usted no consideraría un gesto político el pitar el himno español y al rey en plena Copa del Rey? Y es verdad que el Madrid no ha apoyado ese acto de las banderas y no se ha politizado en ese aspecto, pero no se trata de que el Madrid se haya politizado (que también), sino de que los que quieren politizar al Madrid son sus aficionados. Y, aunque estén en su derecho (libertad de expresión), creo que muestra un desconocimiento de la razón de ser universal de nuestro club, y, por lo tanto, un poco de irrespeto de corte moral y ético. Es como que un amigo mío musulmán me haya invitado a comer a su casa, y yo lleve de regalo para la comida una pierna de jamón ibérico.

  3. Es cierto que el Madrid no entra (ni ha entrado nunca) en temas políticos. Y es cierto que es un club de carácter universal y por lo tanto cualquier expresión o manifiesto a favor o en contra de una política, llamémosla local, no tiene por qué interesar y probablemente no interesa a los millones de seguidores que tiene el Real Madrid en todo el mundo.

    Pero también es cierto que el Bernabéu no se suele llenar con aficionados de Indonesia, China, EEUU, Japón, Rusia, México, Marruecos, Venezuela o Noruega, por ejemplo.

    Salvo tal vez unos pocos cientos en cada partido, se llena con aficionados principalmente españoles.
    Y los aficionados españoles, sean de la provincia o del equipo que sean, no viven ajenos (o no deberían) a la preocupante situación política que se vive en estos momentos en España.

    El Bernabéu se llenó de banderas españolas el día 1. Sí. Solo banderas españolas. Ninguna bandera antinosequé. Esas decenas de miles de aficionados (principalmente españoles) decidieron manifestarse exhibiendo una bandera común, que no es excluyente de nada ni de nadie. Probablemente en contraposición de quienes no paran, un día sí y otro también, de exhibir banderas excluyentes.

    ¿Son esos aficionados unos ceporros o unos descerebrados por haber hecho tal cosa?
    ¿Serían mucho más consecuentes o inteligentes si símplemente hubieran ido al Bernabéu a animar a su equipo (y de paso silbar un poquito a alguno de sus jugadores) como si de un día más se tratase y olvidándose completamente de la realidad social que les rodea y en la cual viven día a día?
    ¿El aficionado español del Bernabéu tiene que ser un simple androide programado exclusivamente para animar y aplaudir y no pensar absolutamente en nada más y no comprometerse ni solidarizarse con nada, aunque sea con algo que le atañe muy directa o indirectamente?

    El Real Madrid es universal, sí. Pero por suerte o por desgracia (¿desgracia..?) tiene su sede en Madrid, que hoy por hoy no deja de ser la capital de ese país en el cual están ocurriendo todas esas desagradables cosas. Y quienes acuden regularmente al Bernabéu, digo yo que tendrán algún derecho (¡Algún derecho un madridista..! ¡Qué cosas digo..!) a manifestar líbremente sus sentimientos. Aunque se trate (Oh, Dios mío!) de horripilantes sentimientos patrióticos…
    ¿Es eso un defecto? Tal vez.

    Pero como suele suceder, nosotros mismos (los madridistas) somos los primeros en sacarnos “defectos” y en señalarlos públicamente, como si no hubiera nadie más dispuesto a hacerlo muy gustosamente en nuestro lugar…

  4. La universalidad no está reñida con ser de un sitio concreto. Y ese sitio concreto pues es, qué le vamos a hacer, España, una nación centenaria con una constitución votada no hace demasiado por una amplia mayoría de la población a la que ahora una fracción minoritaria de esa misma población se empeña en destruir.

    Y según la tesis antibanderista, que ciudadanos españoles se opongan a la destrucción de España y lo manifiesten sacando banderas es, cómo lo diría para que lo entiendan bien los lectores de La Galerna… falta de señorío.

    Yo creo que la sacada de banderas españolas del otro día fue un acto pleno de responsabilidad y civismo.

    Por último, qué mala es la equidistancia entre lo legal y lo ilegal, entre lo legítimo y lo ilegítimo, entre lo justo y lo inicuo.

  5. El Real Madrid es un club español con sede en Madrid. Que haya crecido tanto y que tenga seguidores por todo el mundo no le resta nada a su condición de club madrileño y español. Estamos en un momento social y cultural en el que hablar de nación no está bien visto, que aquí todos somos ciudadanos del mundo y bla, bla, bla. Pues NO. Los verdaderos propietarios y dueños del club son sus accionistas pero como no es sociedad anónima deportiva no nos vale, entonces son sus socios. Si se disuelve el club ese patrimonio resultante habrá que acudir a los estatutos para repartirlo. Ser simpatizante es solo eso, simpatizante pero no propietario. Y el club tiene denominación muy clara, si no que cambie su nombre y su sede por todo el planeta. Y las banderas…ole los cojones. Estamos en España, en nuestro territorio y no tenemos que andar con milongas ni escusas para lucirlas. No reivindicó más que el apoyo a un país, España, y al que le pique que se rasque, que ya está bien de bienqueda y complejos. Joder, estamos ante la ruptura y desaparición de España, del territorio, base esencial del sujeto constituyente, ¿qué coño esperan, risitas, banderas de todos somos hermanos? Esto se derrumba y, ténganlo muy claro: la raíz de todo nacionalismo y aversión a España viene de la Leyenda Negra. Cuanto más me informo y más veo la mentira y difamación de nuestra historia más comprendo nuestro presente. Lean “Imperiofobia y Leyenda Negra” de Elvira Roca Barea y escuchen podcast y vean página web de “radio Ansite”, sencillamente acojonante.

  6. Buenas noches, hasta hoy por cuestiones de trabajo no he podido escuchar la
    alocución de D. Jesús, no estoy de acuerdo con sus conclusiones, la exhibición
    de banderas monárquicas españolas en el contexto actual es un acto de
    manifestación política, porque significa tomar parte por una de las posiciones
    en conflicto, ojo, que los señores que las portaron y las exhibieron están en todo
    su derecho, la cuestión no es si fue una manifestación política que lo fue, lo
    importante es dilucidar si fue un error o no, afortunadamente la iniciativa no
    fue del club. Para terminar recordar a esa masa de seguidores blancos que
    lucieron las banderas monárquicas españolas, que su club esta siendo tratado
    como un apestado, como un paria, por las instituciones que tienen esa bandera
    como porta estandarte principal. Vamos que la mierda con gusto no pica
    Saludos blancos, castellanos y comuneros

  7. Cuando se acaba mezclando fútbol con política y con banderas, se acaba siendo excluyente, y excluyente es contrario a universal, que es lo que el Madrid es. Un club que hasta puede que tenga seguidores catalanes independentistas. Entonces, qué necesidad hay de utilizar al fútbol y al Madrid para algo como eso. Es que no hay canales para hacerlo que tenemos que acabar cogiendo al club para eso? El que quiera expresar su apoyo a la unidad de España, que convoque a una manifestación, o lo que sea, y dejen disfrutar del fútbol en paz.

  8. Mostrar una bandera de España NO PUEDE SER CONSIDERADO POLÍTICA. Es la bandera legal, la bandera que representa a todos los españoles de cualquier edad, sexo, ideología (les guste a ellos o no). Aunque lo hubiese hecho el club estaría bien, porque no es política y el Real Madrid es un club ESPAÑOL con carácter universal. La Señera de toda la vida no es política, la estelada SÍ ES POLÍTICA. La bandera oficial y legal no puede ser tan proscrita como la rebelde o reivindicativa porque la que esgrime significado político de separación es la no oficial. Dar el mismo significado político y polémico a ambas banderas es de todo punto improcedente. El Real Madrid es el club más grande, más universal y en el que cabe todo el mundo, pero no creo que por eso deba renunciar a su identidad castiza, madrileña y española. En su nombre está la propia capital de España y el título de Real ¿es por eso monárquico y regionalista? Nuestro himno oficial canta ‘las mocitas madrileñas’, ¿excluye u ofende esa frase a las mocitas de Cuenca, Colonia, Miami o Manila? Nadie en su sano juicio piensa eso. Apoyaré siempre un Real Madrid mundial e integrador pero orgulloso de su identidad madrileña y española. Como siempre ha sido.

    • Buenas noches, hasta hoy no había leído su categórico alegato, hay que tenerlos cuadrados
      para decir que esa bandera nos representa aunque no queramos, somos millones los que al
      ver esa bandera nos produce un rechazo imposible de controlar, un consejo no presuma tanto de español porque esas instituciones tan españolas F.E.F., C.S.D. C.O.E., le tratan a su Madrid como si fuese
      una mierda. Por cierto léase los estatutos fundacionales del club y vera que el club se define
      como castellano, para más información el artículo de D. Antonio Valderrama sobre el Escudo
      se lo explica muy bien. Aunque tengo la ligera impresión de lo que va a leer no le va a gustar
      Saludos blancos, castellanos y comuneros

      • Buenos días Comunero. Dice que hay que tenerlos cuadrados para decir que esa bandera nos representa porque hay millones, entre los que entiendo que está usted, que no la sienten. Bueno, es su sentimiento, pero mientras tenga usted esta nacionalidad y no se la cambie la bandera le representa porque es oficialmente su nacionalidad.
        El poder es una relación, y por lo tanto la actitud de los castellanos respecto al que manda marca el desarrollo del poder. Ver cómo se sacan réditos asesinando, extorsionando, chantajeando es destructor para crear una sociedad justa, eso es verdad.
        Yo le puedo decir que mi pueblo es “castellano” y a la gran mayoría les produce repulsión la bandera tanto de “nuestra” provincia como de “nuestra” comunidad por razones muy similares a las que usted habla de España respecto a Castilla.
        Ajustemos cuentas en vez de solucionar problemas y los grandes beneficiados serán unos cuantos países de Europa que en silencio se alegran de la división en España.
        Saludos de un lector que en general disfruta mucho de sus comentarios.

        • Buenas tardes José Luis, en primer lugar muchas gracias por
          su amable comentario de que disfruta mucho de mis
          comentarios. En segundo lugar quisiera explicarme mejor, yo lo
          que le reprocho a Juakomuako, es que generalice con la
          bandera monárquica, es la bandera legal y representa a muchos
          pero a otros muchos no, entre los que me encuentro, y esa
          generalización es la que yo he tratado de obviar en mi comentario
          anterior, quizás demasiado vehementemente, un ejemplo si se
          diese una vuelta por la población donde vivo en los barrios ricos,
          muchas banderas monárquicas, en los barrios de clase media-baja
          ninguna.

          Saludos blancos, castellanos y comuneros

          • Buenas tardes Comunero. Me mantengo en que disfruto mucho con sus comentarios, es la “puta” verdad. Es más, desearía que escribiese algún artículo cañero.
            En cuanto a la bandera yo distinto a la bandera propiamente dicha que representa a la Nación (nosotros) del escudo que, para mí, representa al Estado (personalidad jurídica necesaria y herramienta de la Nación para poder actuar jurídicamente pero que nos debora y nos hunde, va contra nosotros, en vez de servirnos de sirve de nosotros). Me encantaría conocerle personalmente. Un saludo afectuoso.

  9. Sinceramente, para mí no es política. Es la bandera de nuestro país, y por lo tanto no veo política por ningún lado. Y en eso estoy seguro que estaremos de acuerdo los que seamos de un partido u otro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí