Camino a casa

3

No podemos estar del todo seguros de que es esto lo que está pasando, y no podemos estarlo porque otras veces nos ha parecido que estaba pasando y, tras unos dulces momentos de confirmación, vino de nuevo la caída de la casa Usher en forma, por ejemplo, de nueva derrota ante Levante, sin ir más lejos, por no mentar la bicha de la sangrante eliminación copera.

Y, sin embargo, deje de leer aquí quien no crea -quien no se esfuerce en creer- que es exactamente esto lo que está pasando ahora. Deje de leer quien no haya experimentado -quien no esté experimentando- esa extraña y salvífica sensación de vuelta al hogar tras tanto polvo y paja. Deje de leer quien no haya visto ayer que las aguas volvían a su cauce, que el cosmos volvía a merecer tal nombre, que los pájaros no se tiraban a las escopetas, que es el perro quien mordía a la persona y no al revés, que en resumen el corazón vuelve a ocupar su lugar en el pecho, que la razón en la cabeza y que el primero vuelve a mandar las señales adecuadas a la segunda para que esta no tenga más opción que regir en feliz concordancia. Ya nos perdonarán los sesudos analistas de grandes cabezas, pero el Real Madrid nos ha enseñado que no hay mejor definición de lo cabal que esta asociación, acaso porque -detalle no menor- el escudo se coloca a altura del corazón y no precisamente en la cabeza.

Dirán algunos que con escudo (con corazón, valga la redundancia) no se gana al PSG. Dirán que la trayectoria del equipo invita a lo peor. Dirán que, puestos a escoger un favorito, ese viene de París, sin cigüeña y con Mbappé, Neymar y Cavani, entre otros gigantes. ¿O son molinos? Puede que digan bien quienes así dicen, aunque cometen un error que estamos seguros no cometen dichos supuestos gigantes en busca de que quede borrada la suposición. El error de olvidar que quienes sí han demostrado ser gigantes pueden volver a hacerlo en cuanto corazón y cabeza recuerden lo mucho que se necesitan. A los nuestros parece conocerlos mejor el resto del mundo que nosotros mismos. Los nuestros recordaron ayer sus virtudes y las volvieron a poner sobre la mesa cuando más urgente se hacía. No han olvidado el camino a casa y aquí estamos para recibirles esta vez y todas las veces, no obviando trayectorias, estadísticas y oprobios, pero tampoco obviando precisamente trayectorias, estadísticas y glorias, si es que somos capaces de ampliar apenas un poco la mirada, las tablas comparativas, los datos, la información del relato… la Historia.

Marca Portada Artillería 11.02.18As Portada CR 11.02.18

Cristiano celebrando goles es tal vez la imagen que resume el regreso a casa. Cristiano en capilla de la única y mejor manera que Cristiano viene dictando desde siempre. Tres goles para creer, tres goles para saber. Tres goles para que los de Emery confirmen lo que seguro ya sabían y para que a nosotros se nos refuerce la memoria y el latido, más el latido que la memoria, siempre flaca por estos lares, siempre tendente a la amnesia.

No negamos que pueda haber un punto de delirio en nuestras convicciones, pero ya sabemos que Jessica Rabbit no era mala, sino que la habían pintado así, y a nosotros el Madrid -su historia, la lejana y la de anteayer- nos ha dibujado constantes posibilidades de seguir siendo malos con los amnésicos. Si hay delirio en esto, no es otro que el delirio de un equipo que ha demostrado poder ganar a cualquiera en cualquier circunstancia, el delirio del gran sí cuando todo indicaba que no, el delirio que darían la fe y la esperanza si estas no fueran datos fehacientes, datos milagrosamente empíricos si les vale la contradicción, hechos tan razonables y tan objetivos como que estamos aquí y ahora terminando este portanálisis, como que el antes influye en el después.

Antes fue otra vez ayer mismo, y ayer mismo fue otra vez el instante-siempre en el que el Madrid ha recordado no olvidarse de sí mismo.

Mundo Deportivo Yerry Mina 11.02.18Sport Portada Examen 11.02.18

P.D. Ya que hablamos de recordar, no olvidamos acusar recibo de las portadas deportivas catalanas, en las que el debut de Yerry Mina -¿cuánto se ha gastado el Barcelona en fichajes, Sor Lucía?- no opaca la verdadera noticia del día: “La Real hizo de sparring cara al PSG”, dice en sus bajos Mundo Deportivo. Hay que perdonar no solo la cuestionable redacción del titular, sino sobre todo el hecho de que por allí estén intentando olvidar a cada paso y sin éxito lo que este portanálisis ha recordado. “Anoche soñé que volvía a Manderley” hubiera sido un titular más adecuado a lo que en Mundo Deportivo saben de sobra que puede volver a pasar cada vez que el Madrid amenaza con volver a casa. Sudor frío, amics.

3 COMENTARIOS

  1. Buenos días, viendo los horarios de hoy, veo con pesar que el del baloncesto contra Tenerife y el del Castilla coinciden prácticamente a la misma hora, me imagino que el del baloncesto lo habrán puesto los matarifes de Moviestar, pero ¿ y el del Castilla ?, tan difícil era jugar por la mañana a las 12 horas o las 13 horas, esta escabechina horaria es un síntoma claro de que el club se haya absolutamente desnortado.
    Saludos blancos, castellanos y comuneros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí