2-2: Otro mal día

4

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿El llamado equipo B juega mal porque sus integrantes juegan poco o juegan poco porque están jugando mal?

Supongo que habrá parte de razón en ambas opciones, como también es cierto que ahora mismo uno introduce a Pelé en este Madrid y al poco tiempo se parecería al peor Robinho. Cuestión de dinámicas y la del Madrid es realmente preocupante.

Tras la rueda de prensa de Zidane partiéndose el pecho por su plantilla, uno esperaba que hoy el equipo saliera a comerse el campo. Pero el problema no es sólo de actitud, sino también de confianza. El equipo se desubica con una facilidad pasmosa y a cada contratiempo parece fundirse como un terrón de azúcar en un café hirviendo.

No resulta extraña la cantidad de contraataques que conceden los blancos. El equipo duda entre presionar o esperar y conceder el balón al contrario. Cada minuto que un equipo inferior toca el balón, baja un punto la maltrecha autoestima del equipo que, cuando se lanza a presionar, lo hace sin orden ni colocación cediendo ocasiones al contrario que está sabiendo aprovechar.

el real madrid duda entre presionar o esperar y conceder el balón al rival

Todo parte del juego, claro. Cuando un equipo no ataca bien, no logra posicionar sus piezas en el campo contrario en buena situación para presionar tras la pérdida. La duda expuesta anteriormente desgasta al equipo a todos los niveles. Se corre mal, no necesariamente poco, al menos en la mayoría de casos.

A parte de la clasificación, ya certificada en la ida, se puede rescatar la buena actuación de Lucas -único caso de un jugador que va de menos a más-, los buenos detalles técnicos de Mayoral, Ceballos e Isco y las ganas de Vallejo. Zidane no ayudó con el último cambio, ya que dejó al equipo sin vuelo y permitió que el Numancia de un heroico Guillermo se estirase.

El Madrid necesita un click que le haga recuperar la autoestima. Recordar cómo se jugaba ayer, pero con el hambre y la ambición del que no hubiera ganado nada.

4 COMENTARIOS

  1. Análisis muy acertado. Hay un problema enorme de moral, del que no sabemos cómo salir. En cuanto al cambio de Mayoral, completamente de acuerdo. Sin preocupaciones defensivas, todo el Numancia se sumó al ataque en el último cuarto, además de que en defensa no se mejoró ya que Casemiro salió andando. Y en cuanto a la colocación y ubicación del equipo, comienzo a pensar que el equipo simplemente está mal entrenado. No creo que haya que echar al entrenador, creo que es el mejor gestor de vestuario posible, pero habría que revisar su staff técnico, porque estas cosas son responsabilidad de todo el cuerpo técnico.

  2. Especialmente de acuerdo con estos comentarios: “ahora mismo uno introduce a Pelé en este Madrid y al poco tiempo se parecería al peor Robinho”, “el problema no es sólo de actitud, sino también de confianza. El equipo se desubica con una facilidad pasmosa y a cada contratiempo parece fundirse como un terrón de azúcar en un café hirviendo.”

  3. Desde mi punto de vista la cosa no es tan complicada. Hay jugadores que valen y otros no. Una cosa es el fútbol base, otra el fútbol profesional y otra el fútbol profesional de élite. Para cada categoría hay un tipo de jugador. El que quiera subir de categoría, debe de adaptarse a las nuevas exigencias, físicas, técnicas , tácticas, psicológicas y vitales que le exija ese nivel. Por eso no todos valen.

    • Sin embargo yo creo que algunos jugadores que son válidos son víctimas de la época que les ha tocado vivir en un equipo. Un equipo que funciona hace mejores a sus jugadores, y viceversa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí