1-2: Real Cristiano

7

No me disgustó el Real Madrid en Ipurua. Muchos pensarán que estoy loco y otros tantos creerán que me conformo con poco. Sobre la primera no digo que no, pero con la segunda afirmación nunca podré estar de acuerdo. Lo que sucede es que el equipo de Zidane se midió a un rival correoso, que siempre pone en aprietos a todo aquel que visita su estadio. El Eibar lleva el sello de Mendilibar grabado a fuego. Equipo intenso, solidario, con hambre, que nunca firma el empate. Ganar en Ipurua casi nunca es un trámite. Cierto es que el juego del Real Madrid no fue vistoso y la solvencia que se vio en París no la encontramos en el regreso a la Liga, pero viendo cómo ha ido la temporada en la competición doméstica y el escenario que teníamos, el partido, más allá de que tuvo que decidirlo Cristiano a última hora, me dejó satisfecho.

Zidane introdujo ligeras modificaciones en la alineación -volvieron Kroos, Modric, Isco y Bale- y armó un equipo con Bale y Cristiano como islotes en zona ofensiva. De forma inteligente, el Real Madrid resumió su juego en la primera media hora en intentar mandar balones al espacio a la pareja de atacantes. El Eibar presionaba arriba con una intensidad altísima, por lo que el guión no podía ser otro que arriesgar lo más mínimo en la salida de balón y atacar el espacio que quedaba a la espalda de la zaga local. No se tradujo en goles, aunque sí sirvió para suavizar la efervescencia de los hombres de Mendilibar. El Real Madrid acabó durmiendo el partido y se adaptó a él.

volvieron kroos, modric, isco y bale

En una jugada que parecía no ir a ninguna parte, Modric encontró a Cristiano con una deliciosa asistencia y el portugués tiró de calidad para que la jugada acabase en gol: control orientado con el pecho para deshacerse de su par y definición impecable ante la salida de un Dimitrovic que estuvo imperial durante los noventa minutos. 0-1 sin alardes, pero 0-1 al fin y al cabo. Habríamos firmado algo similar en muchos de los partidos que se nos han ido en esta Liga.

Tras el descanso, Ramis aprovechó un despiste de Sergio Ramos en la marca para poner el 1-1 a la salida de un córner. Sólo un error individual permitió al Eibar volver a la pelea ante un Real Madrid tan gris como serio y solvente. Zidane reaccionó metiendo a Lucas Vázquez y Benzema por Kroos e Isco, respectivamente.

El partido se convirtió en un divertido ida y vuelta en el que Dimitrovic y Keylor Navas se repartieron el trabajo. El Eibar no se conformó nunca con el empate, situación que benefició a un Real Madrid que no está a estas alturas para quebraderos de cabeza ni defensas numantinas de cuarto de hora de duración. El toma y daca acabó como suelen hacerlo últimamente, con victoria del que tiene en sus filas a Cristiano Ronaldo. El portugués empezó la acción del 1-2 más alejado de la portería que Lucas Vázquez y Benzema, pero la finalizó atacando el espacio para enviar a la red un buen centro de Carvajal. Doblete y tres puntos más. Su 2018 es extraordinario. Le da igual París que Ipurua. Entiende el Real Madrid como una batalla diaria, como un largo camino en el que no hay que dosificarse ni un solo día. Le debemos más de lo que pensamos, aunque me temo que no nos daremos cuenta hasta que hayan pasado varios años de su retirada. La semana grande se resume en dos palabras: Real Cristiano.

 

Compartir
Artículo anteriorLa extraña bendición
Artículo siguienteLas notas del Eibar-Real Madrid
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

7 COMENTARIOS

  1. Hay k venderlo…está acabado…se esconde en los partidos importantes…CR7, cojo, ciego y manco, es el mejor jugador del mundo y, si las marionetas de villar y sánchez arminio, en minúsculas, a lo cerdolaño, hubieran pitado TODOS los penaltys cometidos, hoy, otra vez, 2 sin pitar, sobre jugadores blancis o por manos de jugadores rivales, ni la mentira más grande del futbol mundial, ésa a la que l@s demagog@s de siempre, ponen al nivel de Di Stéfano, Maradona o Pelé, sería pichichi ni la mafia de su actual equipo tendría ganada la liga…. del partido en sí, comentar la habitual fragilidad defensiva liguera de Ramos, me imagino que, dado k este año no mete los goles decisivos del pasado, en su próxima renovación pedirá al tito Flo una reducción de sueldo.
    Buen partido en lineas generales, quitando los errores defensivos k nos podrían haber costado el empate en caso de jugar ante un rival con más calidad k el Eibar, donde me quedo, obviamente eliminando a CR7, con Modric como mejor jugador blanco…HALA MADRID, si somos capaces de mejorar defensivamente en la salida del balón, estamos en el mejor momento del año, además cuando hay k estarlo, para hacer realidad nuestro objetivo de ganar la 3 orejona consecutiva.

    • Un equipo con más calidad que el Eibar no jugaría en un futbolín tratando de sacar el máximo partido a esa circunstancia. Es un partido más difícil de lo que parece. Y el Madrid lo sacó con solvencia. Estoy muy de acuerdo con Quillo Barrios: “Habríamos firmado algo similar en muchos de los partidos que se nos han ido en esta Liga.”

  2. El arbitraje en la línea indecente de siempre, aparte de los posibles penaltis hay dos fuera de juegos que nos pitan, clamorosos (que no han repetido ni una vez) , a Bale le saca tarjeta por plancha y minutos después hace lo mismo uno del Eibar y se hace el loco , hay un agarron a Kroos que tampoco sanciona con tarjeta . Al final R.Madrid 7 faltas Eibar 12 y una tarjeta para cada equipo.
    Ver un partido con estos árbitros y con los comentaristas de la TV es algo casi insoportable

    • A ese mismo del Eibar con el que “se hace el loco” le acababan de perdonar otra en una acción sobre Kroos justo antes de la plancha de Bale sobre el mismo jugador.

  3. Queda claro que la maniobra desestabilizadora de principio de temporada, la caciquil sanción de 4 partidos a Ronaldo, cumplió su objetivo.

  4. Partido muy intenso, y duro ante un rival que nos exigió mucho.
    Pusimos ganas, actitud y supimos leer el partido. En otros partidos, si hubiésemos hecho lo mismo, no habríamos perdido.
    Me gustaron Modric (espectacular), la línea de defensiva, Navas y el mejor delantero de todos tiempos CR7.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí